¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Política y dinero

De la tinta de Arturo Espinosa Silis.

Arturo Espinosa Silis Miércoles 26 De Febrero, 2020 · 09:40 am
Política y dinero
La creencia común es que entre más dinero se gaste en una campaña electoral, mejores resultados se tendrán / Foto: especial

Un debate permanente en la arena electoral es la relación del dinero con las elecciones. La creencia común es que entre más dinero se gaste en una campaña electoral, mejores resultados se tendrán. Inclusive desde la legislación se han buscado diseñar sistemas de fiscalización para evitar el gasto desmedido o excesivo en la contienda electoral.

En México, por ejemplo, tenemos un sistema de financiamiento de partidos políticos que constituye la principal fuente de obtención de recursos de los partidos, candidatos y candidatas para sus campañas electorales, pues el financiamiento privado que pueden recibir es mínimo; la propia ley establece máximos de gasto para cada candidatura dependiendo de la elección en la que participe.

Para asegurarse de que se apeguen al marco legal, la autoridad electoral −tal como se prevé en la normatividad− ha instrumentado un complejo sistema de fiscalización a partir del cual se revisan detalladamente los ingresos y gastos de todas las fuerzas políticas, así como de cada una de las candidaturas que compiten en las elecciones. A pesar de ello, según el estudio «Dinero bajo la mesa», elaborado por Luis Carlos Ugalde y María Amparo Casar, la mayor parte del dinero que circula durante las campañas electorales es ilícito.

En Estados Unidos, el financiamiento a la política es distinto, para las campañas electorales las y los candidatos pueden elegir entre financiamiento público, el cual es limitado; o pueden optar por fondear las campañas únicamente a través de recursos privados, ya sea donativos de personas físicas o morales, o del propio candidato o candidata. Además, en Estados Unidos, el apoyo financiero a una opción política ha sido considerada una forma de libertad de expresión (ver Citizens United).

Obtener fondos para financiar una campaña electoral no es una tarea fácil, muchas de las candidatas y los candidatos invierten cantidades considerables del valioso tiempo de promoción electoral en convencer a donadores. Sin embargo, en Estados Unidos está empezando a ser cada vez más común que empresarios multimillonarios participen en la política, invirtiendo para ello una parte de sus fortunas en las campañas. Tales son los casos de Donald Trump, Michael Bloomberg y Tom Steyer.

La historia de Trump es bastante conocida, pero la de Bloomberg −uno de los diez hombres más ricos del mundo− es interesante, pues además de empresario fue alcalde de Nueva York durante 11 años (2002 – 2013), y ahora es uno de los 8 precandidatos demócratas que buscan la nominación para competir contra Trump por la Presidencia en noviembre de este año.

Bloomberg fue el último en entrar a la contienda partidista por la candidatura presidencial, ya que hasta el 24 de noviembre decidió participar, cuando el resto de las y los aspirantes ya llevaban al menos 5 meses de campaña. Sin embargo, para el empresario este inicio tardío parece no ser una limitación, pues Bloomberg ha buscado solventar esta entrada tardía a la contienda invirtiendo grandes sumas de dinero en su campaña. Según algunos cálculos, Bloomberg gastó más de 260 millones de dólares en publicidad tan solo en enero, y actualmente cuenta con fondos por al menos 50 millones más convirtiéndose en quien más dinero ha inyectado en su campaña. Para ponerlo en perspectiva basta decir que tan solo con lo gastado en enero, representa más de cuatro veces lo invertido por el también empresario multimillonario, Tom Steyer, el segundo contendiente que más dinero ha invertido.

Aunque esta suma de dinero lo ha impulsado de manera importante en las encuestas, aún está lejos de ser el favorito para ser nominado como candidato demócrata a la Presidencia, y aún está muy lejos de los favoritos Sanders y Biden, y en algunos casos empatado o por debajo de la senadora Warren.

En este debate permanente entre dinero y política, el caso de Michael Bloomberg representa un interesante caso de estudio, pues permitirá analizar datos relevantes sobre la inversión monetaria realizada, el éxito ciudadano obtenido y su impacto en el resultado de esta contienda.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias