¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Piden frenar aumento de temperatura global en 1.5 grados

De la tinta de Arturo Barba.

Viernes 20 De Septiembre, 2019 · 08:30 am
Piden frenar aumento de temperatura global en 1.5 grados
El aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra ha elevado / Foto Ilustrativa

Las intensas lluvias ocasionadas por el huracán Lorena, que afecta a buena parte del occidente del país, son el contexto nacional a dos trabajos científicos que esta semana se publican en las revistas Sciencey Nature,respectivamente, sobre el cambio climático que afecta a nuestro planeta.

En el primer caso, un grupo de 20 investigadores de 14 países (Alemania, Argentina, Australia, Bahamas, China, Estados Unidos, Francia, Indonesia, Italia, Jamaica, Japón, Noruega, Reino Unido y Suiza) sostiene que limitar el calentamiento global a 1.5° Celsius en lugar de 2.0° Celsius debe ser un imperativo humano para evitar llegar a puntos críticos de inflexión climática donde hay riesgos no solo peligrosos sino catastróficos.

El aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra ha elevado, desde el período preindustrial, la temperatura media global en 1.0° C, pero de acuerdo con un Informe especial reciente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) rebasar este calentamiento por encima de 1.5° C generará riesgos con implicaciones importantes para múltiples geografías, climas y ecosistemas.

Por ello, los investigadores encabezados por Ove Hoegh Guldberg, del Centro de Estudios de Excelencia en Arrecifes de Coral de la Universidad de Queensland, Australia, señalan que el imperativo de limitar el calentamiento a 1.5° C en lugar de 2.0° C tiene el objetivo de mantener proporciones sustanciales de sobrevivencia de algunos ecosistemas y disminuir los impactos sobre todo el planeta, pero especialmente en países pobres y en vías de desarrollo como México.

Entre algunos de los efectos más importantes en caso de rebasar el incremento de 1.5° C se encuentra el aumento de los fenómenos climáticos extremos, por ejemplo, los huracanes muy intensos ocurrirán con mayor frecuencia, lo cual incrementará los daños provocados por las lluvias de tormentas.

Los autores subrayan que lograr el objetivo de 1.5° C requiere acciones inmediatas y transformadoras en la próxima década, e incluso, aunque sería costoso, los beneficios superarían en gran medida el precio que probablemente se presentará si no se hace nada.

Este desafío proporcionaría posibilidades significativas de supervivencia de algunos ecosistemas como el hielo marino del Ártico, los bosques de manglares y los arrecifes de coral, lo cual tendría beneficios para la salud humana y la economía.

El cambio climático es uno de los mayores desafíos para la humanidad ya que la temperatura global está aumentando a una tasa de entre 0.1° C y 0.2° C por década, y en la actualidad hemos alcanzado 1.0° C por encima del período preindustrial. A este ritmo se calcula que entre 2030 y 2050 se llegará a 1.5° C.

Los investigadores consideran que, dada la sensibilidad climática internacional y la reducción del uso de combustibles fósiles en todo el mundo, es factible no rebasar el incremento de 1.5° C y, en determinado momento, estabilizarlo.

Sin embargo, limitar el calentamiento a 1.5° C requiere una inversión anual en el sector energético de 1.5 billones a 3.5 billones de dólares estadounidenses; asimismo, suministrar energía limpia con cero emisiones implica un gasto de entre 640 mil millones a 910 mil millones de dólares. Por el contrario, en caso de que no se hicieran estas inversiones, se enfrentarían daños catastróficos por alrededor de 496 billones de dólares, es decir, se tendría un costo de más de seis veces la inversión preventiva.

La humanidad ya cruzó el umbral de 1.0° C que tiene graves impactos en la naturaleza y en la sociedad. Por ejemplo, se ha incrementado la frecuencia y duración de olas de calor en grandes partes de Europa, Norteamérica y Oceanía. De igual manera, han aumentado la frecuencia, intensidad y cantidad de fenómenos hidrometereológicos en todo el planeta.

También hay evidencia del incremento de las lluvias asociadas con huracanes y tormentas. Si bien el número total anual de huracanes ha disminuido, son más intensos. En el lado opuesto, hay mayor tendencia a la larga duración de sequías en amplias zonas de la Tierra como el Mediterráneo, y otros hábitats costeros y marinos han experimentado una mayor frecuencia, intensidad y duración de olas de calor bajo el agua.

Asimismo, el hielo en los polos está disminuyendo a pasos acelerados. En promedio, en el Mar Ártico la extensión del hielo disminuyó entre 3.5% a 4.1% cada año de 1979 a 2012. Los cambios en la temperatura del océano también han disminuido la concentración de oxígeno presente en la masa oceánica y ha generado zonas muertas en muchos hábitats costeros de aguas profundas.

La lucha contra el cambio climático no solo es cuestión de dinero y de políticas públicas sino, fundamentalmente, es cuestión de vida o muerte para miles  y quizá millones de personas.

Podrían desaparecer los arrecifes de coral para el 2070

Todos los arrecifes de coral del mundo podrían desaparecer para el año 2070 si el calentamiento global continúa a su ritmo actual, señala un informe dado a conocer en Naturede esta semana, el cual fue llevado a cabo por científicos de Australia, Estados Unidos y Reino Unido.

Los arrecifes de coral cubren solo el 0.5% del suelo oceánico, pero son el sostén de casi el 30% de la especies de peces marinos. Su pérdida tiene enormes implicaciones para la biodiversidad y para aproximadamente 400 millones de personas que dependen de ellos para su trabajo, alimentación y su protección contra las olas, tormentas e inundaciones, en más de 100 países en regiones de Oceanía, Sureste Asiático, Medio Oriente, el Caribe y América.

El grupo de investigadores encabezados por Tiffany H. Morrison, del Consejo de Investigación Australiano de Estudios en Arrecifes de Coral, sostiene que es urgente un cambio de enfoque de los esfuerzos de grupos que buscan salvaguardar los arrecifes, entre ellos ecologistas, conservacionistas, organizaciones no gubernamentales, políticos y filántropos. “Dichos grupos deben abordar las causas de la disminución de los ecosistemas del arrecifes: no solo centrarse en su biodiversidad, o tratar de restaurar un arrecife o región particular”.

Hacen énfasis en que el enfoque debe orientarse a buscar el reemplazo de los combustibles fósiles por fuentes renovables de energía, desarrollar la acuicultura terrestre (que evita la liberación de desechos animales y antibióticos en el mar), y restaurar o rehabilitar la vegetación terrestre, humedales, manglares y pastos marinos. Todas de estas acciones, sostienen, reducirían simultáneamente emisiones contaminantes, captura de carbono, frenarán los desechos agrícolas hacia los arrecifes costeros, mejorarán la seguridad alimentaria, el nivel de vida de la población y, por lo tanto, los beneficios se extenderían mucho más allá de la preservación de los arrecifes de coral.

Desde 1998, las olas de calor han blanqueado o matado corales en más del 90% de los arrecifes catalogados como sitios patrimoniales en todo el mundo, incluidos los del Caribe mexicano.

Existe un enorme interés por el ritmo del declive de los arrecifes, ya que pueden proteger otros ecosistemas, salvaguardar las zonas costeras y proporcionar un modelo para enfoques similares que podrían ser aplicados a diversos ecosistemas.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com