¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Ofender y violentar

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 19 De Septiembre, 2020 · 07:00 am
Ofender y violentar
La comunidad LGBT mexicana celebra el orgullo gay en la Ciudad de México / Reuters

Hace 27 años que México cuenta con una Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de la Inmunodeficiencia Humana y hace dos décadas que tuvo algunas modificaciones con el objeto de garantizar, atender, proteger y salvaguardar los derechos humanos de las personas que viven con VIH y SIDA. En atención a la salud, a las políticas públicas y humanas, nuestro país ha trabajado con diversas asociaciones civiles, médicas y organismos internacional para promover una cultura de respeto y garantías individuales a los pacientes con esta pandemia. Es decir, que cuando México publicó esta Norma Pedro Ferriz Hijar tenía alrededor de 25 años de edad, y seguramente llegó a sus manos los lineamientos de esta normatividad. Fueron los años en que el país transitaba en una verdadera conciencia colectiva, mediática, educativa y de Estado por cambiar viejas formas de discriminación por ignorancia y desconocimiento, por modos culturales en que crecimos una generación educada con conductas discriminatorias y atentando los derechos humanos. Por fortuna esa normalización de la violencia está cambiando. Y estoy seguro que, de estos cambios de los discursos machistas, homofóbicos, violentos, tiene conocimiento Pedro Ferriz, se trata de un comunicador y un hombre activo de la realidad social, política del país. Es decir, es un hombre de su tiempo.

Han constado muchísimos años de activismo, de discusiones, de cambiar y erradicar actos y conductas de discriminación y estigmatización por parte de grupos médicos, de instituciones, agrupaciones religiosas, medios de comunicación, servidores públicos, instituciones de Estado y sociedad en general para hacer posible y viable una vida lo más lejano a la violencia, la discriminación con respecto a VIH y las personas que lo padecen. Sobretodo si partimos que por años se trató de una enfermedad ligada a un sector de la población que ha sido objeto de burlas, agresiones, menosprecio y señalamientos como es la comunidad LGTB+; hoy día sabemos que no es exclusiva esta condición viral de este sector. No es suficiente ni podemos cantar victoria. Aún falta mucho por aprender, cambiar y erradicar de nuestro lenguaje, conductas y relación con los otros, sobre todo en cultura de la diversidad sexual, derechos sexuales, reproductivos y de género. Los estigmas son tantos como las resistencias a.

Es por ello, que las expresiones que el periodista Pedro Ferriz Hijar ha vertido contra el conductor y crítico de moda Edy Smol en las redes sociales en días pasados, refiriéndose como: “te está matando el sida… Ahora muy sentida” no es sólo una ofensa sino que violenta los derechos humanos como lo marca el artículo 8 inciso B de la cita Norma Oficial que indica sobre los principios fundamentales de Derechos Humanos, la Ética y la Humanidad aplicables en el contexto del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), donde se indica que ninguna institución sea de salud, y hospitalaria, educativa, de servicio público, medio de comunicación, comunicadores, servidores públicos, debe atentar, discriminar, denostar, descalificar con apelativos que denigren, descalifiquen a una persona por su físico, condición de salud, origen o naturaleza de la enfermedad.

No se trata de una “ataque o pleito entre los dos involucrados” como lo ha escrito a modo de disculpas el propio periodista Pedro Ferriz Hijar, sino estamos ante una expresión de violación de derechos humanos. Aquí es donde esta la ligera pero sustanciosa diferencia entre una ocurrencia de dos personajes que pelean o se agreden, se trata de algo más, una expresión de alguien que representa una ideología, un medio de comunicación, una voz pública (no sé si líder de opinión) pero es un profesional de la comunicación que debe atente todo, atender, apegarse, y en el pleno ejercicio de la libertad de expresión, conocer las diferencias entre ofender y violar derechos humanos. No es una agresión personal a la persona involucrada Edy Smol -objeto del insulto– sino que expresa un acto discriminatorio, violador de las garantías que otorga el Capítulo III de la Norma de Oficial arriba citada a todas aquellas personas que esta naturaleza de la enfermedad y promueve el periodista Ferriz Hijar conductas discriminatorias, de homofobia y violentas.

Lo dicho por Pedro Ferriz Hijar, no es una agresión es más que eso, una violación a derechos humanos. También es un reflejo, de expresiones, conductas, acciones y tratos ofensivos y discriminatorios que a diario se viven, se manifiestan y se reproducen en la casa, la oficina, en los espacios públicos, en las instituciones y los medios de comunicación, pero que no deben considerarse insignificantes o menores, representan verdaderos retos a los medios de comunicación y sus portavoces para que asuman un compromiso real, eficiente e informado de los que son los Derechos Humanos en nuestro país, ejercerlos en pleno uso y promoción, para evitar que conductas como la que acabamos de ver de un comunicador se normalicen y retrocedamos en los que por espacio de treinta años se ha luchado, reflexionado, creado leyes y promovido un respeto y garantía de su aplicación.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias