octubre 27, 2021
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Neutralidad en la elección

El Presidente de manera expresa, ha señalado que sí está interviniendo en las elecciones, pues ha denunciado delitos electorales.

Arturo Espinosa Silis
Neutralidad en la elección
Foto: Pixabay / Ilustración

La neutralidad de las y los servidores públicos tiene dos vertientes: por un lado, no permite que las autoridades públicas se identifiquen – a través de su función – con candidatos o partidos políticos en elecciones, ni que los apoyen mediante el uso de recursos públicos o programas sociales; y por otro, que a través de sus acciones o declaraciones favorezcan o perjudiquen a un partido político o candidato.

La exigencia de respetar la neutralidad en la elección es mayor en función de la calidad del servidor o servidora pública, de manera que entre más alto sea el cargo que ostente, mayor será el deber que tenga de mantener esta neutralidad.

Cuando un servidor o servidora pública decide incidir en la elección, pese a la existencia de dispositivo constitucional que prohíba tal conducta, éste deberá asumir su responsabilidad; éste fue el argumento bajo el cual la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anuló la elección a la gubernatura de Colima en 2015, ganada por el candidato del PRI.

En en estas elecciones de 2021 uno de los temas que han sido más recurrentes es la neutralidad en la elección a la que el Presidente de la República está obligado.

Según las últimas cifras de SPIN, del 4 de abril al 14 de mayo, el Presidente hizo mención en 100 ocasiones a las elecciones 2021, particularmente a los procesos electorales locales de Guerrero, Michoacán y Nuevo León; incluso de manera expresa, ha señalado que sí está interviniendo en las elecciones, pues ha denunciado delitos electorales.

A esto hay que sumarle que aprovechando la coyuntura de la vacunación ha usado el tema como logro gubernamental. En la conferencia mañanera del 18 de mayo señaló que en julio empezará aplicarse la vacuna contra la covid 19 para personas mayores de 40 años y que para octubre se habría terminado el proceso de vacunación en su totalidad. La realidad es que menos de 8 millones de personas se han vacunado, muchas de las personas mayores de 60 años aún no han recibido la segunda dosis y la vacunación a personas mayores de 50 años apenas comenzó.

Aunque el argumento es que las conferencias mañaneras están protegidas bajo el manto de la libertad de expresión, es evidente el uso electoral que se ha hecho de ese espacio, en el cual no se ha observado la neutralidad electoral a la que está obligada el mandatario y mucho menos se atienden los llamados del INE y el Tribunal Electoral para abstenerse de intervenir en la elección.

La pregunta es: ¿esto pone en riesgo la validez de alguna elección como ocurrió en Colima? Primero, cabe mencionar es que si se tratara de una candidatura ganadora de elección y pertenece al mismo partido que el Presidente, sí podría constituirse una irregularidad que, en su caso, los órganos electorales jurisdiccionales deberían valorar; y la segunda cuestión que debería determinarse es si las declaraciones y acciones del Ejecutivo federal en las mañaneras impactaron en los votantes de esa elección, esto último en principio parecería difícil de determinar, por lo que en todo caso, si se hiciera valer la nulidad de la elección por esta irregularidad, quedaría a criterio de la autoridad electoral si esto fuera suficiente para anular la elección o no.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias