¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Narrativa del fraude electoral

De la tinta Arturo Espinosa Silis.

Arturo Espinosa Silis Miércoles 24 De Junio, 2020 · 11:16 am
Narrativa del fraude electoral
Andrés Manuel López Obrador acusó que en caso de existir fraude electoral en las elecciones de 2021, él tendría la responsabilidad de denunciarlo / EFE

Parte de las estrategias de campaña de muchos y muchas políticas consiste en construir una narrativa en la que se advierte que en caso de que ellos o ellas no logren un resultado favorable será en virtud de un fraude orquestado en su contra. Son diversos actores políticos alrededor del mundo quienes, desde años antes de los comicios en los que participarán, van construyendo discursos en las cuales se colocan como víctimas inminentes de conspiraciones en su contra para evitar que ganen elecciones, esto sin presentar ninguna prueba o evidencia que sustente sus dichos.

Para estos personajes, el fraude electoral en su contra puede venir de cualquier lado, puede ser orquestado por el gobierno, la oposición, las autoridades electorales, incluso en ocasiones la narrativa se centra en intereses del sector privado o del extranjero que buscarían evitar que este candidato o candidata se convierta en gobernante.

En días pasados, Donald Trump acusó la posibilidad de un fraude masivo mediante el voto postal en las elecciones a celebrarse este año en su país. Esta narrativa del presidente norteamericano no es novedosa (también la utilizó en 2016) y genera un daño irreversible en la confianza ciudadana sobre el sistema electoral estadounidense. Esto quedó demostrado en un estudio elaborado por un grupo de especialistas de diversas universidades de Estados Unidos en el que exploran los efectos de acusaciones de fraude electoral sin fundamento y sobre la confianza en las elecciones.

Las conclusiones de este estudio son claras al señalar que las acusaciones sin sustento pueden minar la confianza en las elecciones, particularmente cuando los reclamos son políticamente coincidentes con las creencias del receptor y los efectos no pueden mitigarse efectivamente mediante la verificación de hechos. De esta manera, la proliferación de afirmaciones sin fundamento de fraude electoral amenaza con minar la confianza en las elecciones y, por extensión, la democracia misma.

Estos hallazgos parecen especialmente pensados en el contexto mexicano en el que desde hace algunos días el presidente López Obrador ha hecho diferentes referencias sobre un eventual fraude electoral en las elecciones del próximo año. Por si fuera poco, estas declaraciones estuvieron acompañadas por la presentación de una iniciativa de ley para tipificar esta conducta como delito electoral por parte del coordinador parlamentario de Morena en el Senado.

En las conferencias mañaneras del 16 y del 22 de junio, Andrés Manuel López Obrador acusó que en caso de existir fraude electoral en las elecciones de 2021 él tendría la responsabilidad de denunciarlo, y que, si fuera necesario se convertiría en el «guardián de las elecciones» para garantizar que se respete el voto de la ciudadanía. En este contexto también aprovechó para descalificar la labor del Instituto Nacional Electoral para organizar y garantizar elecciones libres y auténticas.

Ésta no es la primera ocasión que el Presidente de México habla de fraude electoral; antes de ser el primer mandatario acusó fraude electoral en su calidad de candidato en las elecciones presidenciales de 2006, y del mismo modo, en los comicios por la gubernatura de Tabasco de 1994. Aunque destaca que ésta es la primera ocasión que lo hace en referencia a las elecciones de 2021.

La construcción de una narrativa de fraude electoral es muy peligrosa para un Estado democrático, especialmente proviniendo de quien encabeza el Poder Ejecutivo, pues naturalmente genera desconfianza en la ciudadanía hacia el sistema electoral y sus instituciones, lo que en muchas ocasiones termina provocando daños irreparables al interior de estos países. Las elecciones de 2021 son sumamente importantes, afortunadamente contamos con autoridades electorales sólidas y confiables, pero no podemos permitir que a partir de discursos polarizantes y falsedades se coaccione al electorado antes de siquiera conocer las candidaturas o llevar a cabo las campañas.

 

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias