¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Muertes humanas por calor debido al cambio climático

El aumento de la temperatura del planeta ocasionado por el cambio climático es responsable del 37% de las muertes humanas relacionadas con el calor.

Arturo Barba Viernes 4 De Junio, 2021 · 07:00 am
Muertes humanas por calor debido al cambio climático
Con frecuencia se suelen ver los problemas climáticos como abstractos sin incidencia directa en las personas / Pixabay / Ilustrativa||

Hace un año, mientras la pandemia azotaba a media humanidad y se extendía por todo el mundo, en Europa las olas de calor veraniego acabaron con la vida de 35 mil personas. Un año antes había cobrado la vida de 15 mil europeos y en 2017, de 13 mil. El aumento de la temperatura del planeta ocasionado por el cambio climático es responsable del 37% de las muertes humanas relacionadas con el calor.

Con frecuencia se suelen ver los problemas climáticos como abstractos sin incidencia directa en las personas, pero el artículo publicado en la revista Nature Climate Change demuestra que su impacto es directo en la salud humana: existe mayor riesgo de morbilidad y muerte prematura por la exposición a las altas temperaturas exteriores debido al cambio climático.

En lo que representa el primer estudio sistemático de gran escala que cuantifica el impacto del calor en la salud, un equipo de 70 científicos de 32 países encabezado por Antonio Gasparrini, del Centro de Cambio Climático y Salud Planetaria de Londres, Reino Unido, analizó el impacto del clima en la salud y determinó las consecuencias del incremento de la temperatura en 43 países en las últimas tres décadas, periodo en el que se han presentado olas de calor cada vez más frecuentes e intensas.

“En todos los países del estudio, encontramos que el 37% de las muertes relacionadas con el calor en la estación cálida se pueden atribuir al cambio climático antropogénico y que el aumento de la mortalidad es evidente en todos los continentes”, señala la investigación científica en la que participó la mexicana Magali Hurtado Díaz, del Instituto Nacional de Salud Pública.

Foto: Pixabay

Utilizaron datos de 732 regiones en 43 países, entre ellos México, para estimar la carga de mortalidad asociada con la exposición adicional al calor inducido por el hombre entre 1991 y 2018.

Si bien la temperatura no se incrementó de manera homogénea en todos los países y las cargas de mortalidad variaron geográficamente, fueron del orden de decenas a cientos de muertes diarias en muchos lugares. Por ejemplo, en Alemania hubo 28.5 muertes diarias de 1993 a 2015; en Estados Unidos hubo 14 muertes al día entre 1991 y 2006; en Holanda, 88 diarias entre 1995 y 2016; y en México, hubo 43.8 fallecimientos diarios entre 1998 y 2014.

Los investigadores utilizaron métodos de vanguardia en la epidemiología del cambio climático para conformar la base de datos más grande sobre el clima y la salud. Aplicaron técnicas de regresión de series de tiempo para reunir y analizar los datos de temperatura y mortalidad observados en las 732 zonas, durante los meses de calor.

Así, incluyeron 29 millones 936 mil 896 muertes en las regiones de los 43 países de los cinco continentes en períodos superpuestos entre 1991 y 2018 y simularon dos escenarios climáticos: el fáctico y el contrafactual. El primero se basó en datos históricos que fusionaron el escenario natural (sin la intervención humana) con el inducido por el ser humano o antropogénico. En el contrafactual llevaron a cabo simulaciones del clima histórico exclusivamente por efectos naturales, sin intervención humana.

Determinaron lo que hubiera ocurrido con el clima del planeta sin influencia humana y la carga atribuible al cambio climático inducido por el hombre. Con el uso de simulaciones complejas aplicadas a estos dos escenarios, delimitaron la mortalidad relacionada con el calor durante las temporadas cálidas.

Los resultados demuestran que una proporción sustancial de las muertes totales y relacionadas con el calor durante las tres décadas pasadas, puede atribuirse al cambio climático inducido por el hombre. Estos datos coinciden con algunos estudios aislados hechos con anterioridad en algunos países de Europa, sin embargo, la gran contribución de esta investigación es que se llevó a cabo en los cinco continentes, es decir, con un alcance geográfico más amplio y heterogéneo.

Los hallazgos respaldan la necesidad urgente de llevar a cabo estrategias de mitigación y adaptación mucho más ambiciosas para minimizar la repercusión del cambio climático en la salud y, gracias a esta investigación, los científicos pueden identificar las áreas más susceptibles del planeta, lo cual puede servir para preparar respuestas de los diversos países para enfrentar las épocas de calor cada año.

Foto: Pixabay

La COVID-19 afecta gravemente a embarazadas

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 científicos y médicos de todo el mundo observaron que las mujeres embarazadas infectadas son más susceptibles que la población en general, que el coronavirus puede alterar el curso del embarazo y dañar tanto a las madres como a sus recién nacidos. Sin embargo, el riesgo para las madres y los bebés es mayor de lo que se reconoció al comienzo de la pandemia.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo entre 2 mil 130 mujeres embarazadas de 18 países, el SARS-CoV-2 confiere más riesgo de complicaciones maternas y neonatales graves de lo que se reconocía anteriormente.

La investigación publicada en la revista JAMA Pediatrics por un equipo internacional de 100 investigadores de 18 países llamado The INTERCOVID Multinational Cohort Study (El Estudio de Cohorte Multinacional INTERCOVID), encabezados por Aris Papageorghiou, de la Universidad de Oxford, encontró que, en comparación con las mujeres embarazadas no infectadas, aquellas con COVID-19 tienen un mayor riesgo de enfermedad grave, muerte, complicaciones del embarazo, preeclampsia y parto prematuro.

Las probabilidades de experimentar complicaciones del embarazo es 50% mayor en infectadas por el coronavirus, mientras que los recién nacidos también tenían casi tres veces mayor riesgo de complicaciones médicas graves, como la admisión a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), principalmente debido al parto prematuro.

Foto: Pixabay

En el estudio participaron científicos de 43 instituciones de países como Argentina, Brasil, Canadá, Ghana, España, Francia, Italia, Reino Unido, India, Pakistán, Rusia, Japón y México, entre ellos Jorge Cardona Pérez, del Instituto Nacional de Perinatología y Perla García May, del Hospital Regional Adolfo López Mateos del ISSSTE.

La investigación incluyó a 706 mujeres embarazadas con diagnóstico de COVID-19 y mil 424 embarazadas sin diagnóstico de coronavirus, a quienes se les hizo el seguimiento pormenorizado durante todo el embarazo. De esta manera, se observó que el riesgo de mortalidad materna fue 22 veces mayor en embarazadas con COVID-19 de países menos desarrollados, como México. De hecho, si las embarazadas lo requiería, pero no eran atendidas en las Unidades de Cuidados Intensivos, el resultado popdía ser letal.

Asimismo, aquellas mujeres con COVID-19 que ya tenían un alto riesgo de preeclampsia y que padecían comorbilidades como sobrepeso, diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas y respiratorias, tenían cuatro veces mayor riesgo de desarrollar preeclampsia, lo que se podría reflejar en daño renal agudo.

El resultado alentador de este estudio fue que las mujeres asintomáticas con diagnóstico de COVID-19 tuvieron resultados similares a las mujeres sin diagnóstico de COVID-19, excepto por la preeclampsia.

Los científicos esperan que con estos hallazgos se alerte a las embarazadas y a los médicos para que implementen todas las medidas preventivas recomendadas contra la COVID-19, de manera estricta.

 

Comentarios y sugerencias:

@abanav

abanav@gmail.com

sapiensideas.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias