¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Moscas, mosquitos y otras molestias

Moscas y mosquitos matan a más personas en el mundo que otros animales; quizá sólo nuestros políticos sean letales más que tales insectos.  

Héctor Zagal Domingo 25 De Febrero, 2018 · 08:11 am
Moscas, mosquitos y otras molestias
Foto: Archivo

Entre las peores cosas que te pueden suceder de vacaciones, figura quedar repleto de piquetes de mosquito. Hay unos tan poderosos que la comezón dura casi una semana, ¿les ha pasado? Y los mosquitos, así como las moscas, han sido odiados desde la antigüedad.

En Olimpia, por ejemplo, se ofrecían sacrificios a Zeus para mantener a las moscas alejadas. Las moscas se reúnen en los deshechos, persiguen lo que ya está muerto, por ello siempre se les ha asociado con putrefacción y deterioro. ¿Leyeron “Las Moscas” de Jean- Paul Sartre? A todo esto, ¿saben de dónde proviene el nombre de Belcebú? Significa “Señor de las moscas”, nombre que los judíos usaban para burlarse de Baal, dios de los filisteos, pues los templos de éste dios estaban infestados de moscas que volaban en torno a las animales sacrificados en su honor. Las moscas son molestas.

De hecho, Sócrates era tan molesto con sus preguntas que se ganó el apodo de “tábano de Atenas”, un insecto inoportuno, pariente próximo de la mosca casera. A pesar de todo, algo le debemos a los mosquitos.

Dice el mito que Dionisio, dios del vino, se enamoró de un joven sátiro llamado Ámpelo. Pero el sátiro fue picado por el tábano de Ate, también conocido como el mosquito de la locura. De pronto, Ámpelo tuvo el deseo de impresionar a Dionisio, intentó montar un toro y terminó desnucándose.

Dionisio, profundamente dolido, consiguió que reencarnara en una parra. Y con aquella vid, Dionisio fabricó el primer vino. A mí me parece que algo de la locura del tábano de Ate se transmitió hasta el vino. Como ven, sí es peligroso tener a mosquitos rondando cerca. Increíblemente, algunos supieron mantenerlos alejados. Tal fue el caso del faraón egipcio Pepi II.

Este faraón odiaba tanto a los mosquitos que obligaba a sus esclavos a estar bañados en miel para que los mosquitos se entretuvieran con ellos y al monarca ni se le acercaran.

Tampoco faltó quien intentara domesticar a las moscas. Según una leyenda, Virgilio, el poeta romano, se encariñó con una mosca que tenía por mascota.

El insecto se murió y Virgilio le organizó un funeral con mausoleo y todo. La mosca quedó enterrada en una pequeña tumba situada en la villa de Virgilio. En realidad, lo que Virgilio hacía, era convertir aquellas tierras en terreno sagrado (por la tumba), de suerte que las autoridades no pudieran expropiarle su tierra. Claro, es leyenda.

También hubo quienes pudieron sacarles provecho a las moscas. Las malas lenguas dicen que Fernando II de Aragón, el rey “católico”, era un auténtico lujurioso.

Este rey usaba un extraño afrodisíaco hecho cantárida, la “mosca española”. La cantárida era el viagra de antaño. Y es probable que el abuso de este menjurje acabara matando al monarca.

Pues hay que tener muchísimo cuidado con las moscas y los mosquitos; no sólo son molestos, sino que verdaderamente son un peligro. Yo diría que los mosquitos son el auténtico rey de la selva.

Moscas y mosquitos matan a más personas en el mundo que otros animales; quizá sólo nuestros políticos sean letales más que tales insectos. El problema es que de los mosquitos nos podemos defender con un repelente, ¿y de los políticos tramposos?

Sapere aude! ¡Atrévete a saber! @hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias