¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

México: el ignominioso muro de Trump

De la tinta de Guille Gómora

Guille Gómora Miércoles 12 De Junio, 2019 · 07:25 am
México: el ignominioso muro de Trump
Con el paso de los días, se confirma que el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México, para evitar la imposición de aranceles a productos aztecas, es una ignominiosa capitulación ante Trump y su política antimigratoria con fines electorales.

¡Bienvenidos!, a la terca realidad. Luego de una semana de angustia, los mexicanos pasamos del júbilo de la unidad, a la cruda de la fiesta y nos invade una sensación agridulce de sometimiento y derrota ante el primer desafío real que enfrenta el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en los primeros seis meses de su mandato.

Con el paso de los días, se confirma que el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México, para evitar la imposición de aranceles a productos aztecas, es una ignominiosa capitulación ante Trump y su política antimigratoria con fines electorales.

Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, lo reconoció en pleno festejo ante el jefe del Ejecutivo y expresó su inconformidad: “… es inmoral e inaceptable el doble rasero entre la frontera norte y sur, por una parte, exigimos que nos abran las puertas y por el otro lado sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un favor a Estados Unidos”.

¿Favor?, no, Trump no pide favores, ordena y todo indica que hay disposición para complacer el más mínimo deseo, bajo el argumento de “amor y paz” con el poderoso vecino del norte.

Para empezar, López Obrador renuncia a una promesa de campaña hecha en Tamaulipas en 2018: “Nosotros, a partir del 1 de diciembre, vamos a dar trabajo, empleo a centroamericanos; es un plan que tenemos, que el que quiera trabajar en México va a tener una visa de trabajo, no sólo con deportaciones sino dando opciones, dando alternativas”. ¡Ajá!

Se acabó la política de puertas abiertas; México reforzará la seguridad fronteriza, desplegará 6 mil soldados de la Guardia Nacional “para frenar la migración irregular” y “asilaremos” por tiempo indefinido a los que logren quedarse de manera legal o ilegal.

El impacto del “venturoso acuerdo”, provocará un efecto carambola que agudizará la crisis registrada en diversos estados, por donde cruzan los migrantes en busca del sueño americano y que se ha convertido en una pesadilla para ellos y los habitantes de los municipios donde se quedan varados.

En Chiapas, en el río Suchiate, que divide a México con Guatemala, una de las principales rutas que usan los migrantes para cruzar de manera ilegal a territorio mexicano, existen 3 mil balseros (de ambos países) agrupados en 30 cooperativas, que aseguran estar nerviosos porque el gobierno mexicano pretende militarizar la frontera sur. Y no es para menos la inquietud, del lado mexicano, elementos de la Guardia Nacional, conformada por el Ejército mexicano, Marina y Policía Federal, han instalado diversos puntos de revisión acompañados por agentes del Instituto Nacional de Migración, en un tramo carretero de 80 kilómetros desde Ciudad Hidalgo hasta el municipio de Huixtla, para impedir el paso de migrantes.

En el norte del país, en Tijuana, Baja California, la crisis migratoria es alarmante, continúan llegando los migrantes centroamericanos, principalmente de Honduras, El Salvador, Guatemala y en los últimos días de Ghana y Haití. Los 17 albergues que hay, están rebasados por los centroamericanos de la caravana pasada deportados de Estados Unidos y no hay recursos económicos para apoyarlos.

¿Será que con el favor que le haremos a Estados Unidos, el gobierno de AMLO destine más recursos?, recordemos que el Ejecutivo redujo en un 20% el presupuesto de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar), el presupuesto más bajo en siete años, y hoy es una institución desbordada que ha recibido un 200% más de peticiones que el año pasado y sólo cuenta con 50 empleados en todo el país.

Los motines en las estaciones migratorias son cosa de todos los días, igual que las deportaciones. México triplicó la cifra en los primeros meses del gobierno de López Obrador, al pasar de 5,717 expulsiones en diciembre de 2018 a 15, 654 en mayo. En 2018 hubo 26,566 solicitudes de refugio, el número más alto del que se tiene registro.

En los primeros cuatro meses del año, el Instituto Nacional de Migración, que dirige el invisible y rebasado académico, Tonatiuh Guillén, detuvo a 53 mil 544 extranjeros que estaban de forma irregular; Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Tamaulipas ocupan los primeros lugares en esta lista negra.

Y para rematar la agridulce resaca, Donald Trump, nos recetó el siguiente tuit: ¡MÉXICO HA ACCEDIDO A EMPEZAR INMEDIATAMENTE A COMPRAR GRANDES CANTIDADES DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTROS GRANDES AGRICULTORES PATRIÓTICOS!”. En su cuenta oficial de Twitter también deslizó: “Es importante destacar que se acordaron algunas cosas que no se mencionaron en el comunicado de prensa ayer, una en particular. Eso se anunciará en el momento adecuado”. ¡Sopas!

Así las cosas, convendría reflexionar sobre la estrategia del “amor y paz” ante un político pendenciero que le tomó la medida al gobierno de México y lo manipulará a su antojo.

@guillegomora