¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

México descansa en paz

De la tinta de Mina Magallón.

Mina Magallón Martes 14 De Abril, 2020 · 09:03 am
México descansa en paz
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Reuters

Es verdaderamente frustrante leer cómo el presidente López Obrador está incapacitado para gobernar.  Intelectualmente, moralmente, temperamentalmente y psicológicamente no está capacitado para ser nuestro presidente. Ahora que el mundo entero está viviendo una crisis, el líder es quien nos sacará adelante o nos hundirá.

En su conferencia mañanera del 27 de febrero, el presidente López Obrador aseguró que tal parece que los conservadores querían que llegare la epidemia con tal de atacar a su gobierno. “La verdad hay quienes quisieran que nos fuese mal, por cuestiones ideológicas, que nos afectaran estas epidemias y que nos fuese mal, están molestos porque ya no pueden robar”.

López Obrador no quiere ni siquiera conocer, entender, distinguir, interpretar, comprender el problema que enfrenta hoy día el mundo entero. Últimamente, todos los días vemos en sus conferencias mañaneras su ignorancia.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Reuters

 

La virulenta combinación de ignorancia, inestabilidad emocional, demagogia, solipsismo y venganza contra lo que él llama conservadores hará más que resultar en una presidencia fallida; podría muy bien conducir a una catástrofe nacional. La perspectiva de López Obrador como primer mandatario debería provocar un escalofrío en la columna vertebral de todos y cada uno de los mexicanos.

Tomó hasta ahora ver la total incapacidad para gobernar, pero la crisis ha llegado en forma de una pandemia de coronavirus, y el mundo entero lee cómo se nombra a nuestro presidente como el peor ejemplo.  El 15 de marzo las redes sociales retransmitían un video que causó indignación en el mundo, debido a que en las imágenes se observa cuando el mandatario sostiene y le da un beso a una niña, resultando en la publicación de una fotografía de AMLO en primera plana en el periódico International Zúrich bajo el encabezado que dice: “El presidente de México el PEOR ejemplo”.

Foto: Internet

 

Sin duda, el presidente no es responsable ni del coronavirus ni de la enfermedad que causa, COVID-19, y no podría haber evitado que golpeara nuestras costas incluso si hubiera hecho todo bien. Dicho esto, el presidente y su administración SÍ son responsables de errores graves y costosos, especialmente las declaraciones en sus mañaneras como la del 18 de marzo donde presumió un amuleto religioso como su escudo protector ante la pandemia y dijo: “Les digo, el escudo protector es como el detente”, comentó al tiempo que mostraba una estampa religiosa con alguna imagen.  “El escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción. Detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Reuters

 

Los fallos épicos de fabricación en las pruebas de diagnóstico, la decisión de evaluar a muy pocas personas, la demora en expandir las pruebas a solo 19 laboratorios autorizados, y problema publicado desde el 28 de febrero por el periódico El Universal de que no había en el mercado ni siquiera lo más elemental como el cubrebocas. Estos errores nos han dejado ciegos y muy rezagados, y, durante algunas semanas cruciales, crearon una falsa sensación de seguridad. Lo que ahora sabemos es que el coronavirus se propagó en silencio durante varias semanas, sin que nos demos cuenta y mientras no hacíamos nada para detenerlo.  Los esfuerzos de contención y mitigación podrían haber disminuido significativamente su propagación en un punto crítico temprano, pero desperdiciamos esa oportunidad. En la medida en que haya alguien a quien culpar aquí, la culpa es de una gestión pobre y caótica de AMLO y la falta de reconocimiento del panorama general.

doctor y paciente
Aplicación de prueba de coronavirus / Foto: Reuters

 

El 12 de marzo, el Dr. Anthony Fauci, el respetado director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas cuya reputación como un hombre honesto e integro el cual sigue ganando el respeto del pueblo americano durante esta crisis, admitió en un testimonio ante el Congreso de Estados Unidos que todavía no tienen pruebas adecuadas para detectar el coronavirus.  “Está fallando.  Admitámoslo”.  Agregó: “La idea de que alguien se haga [pruebas] fácilmente, la forma en que lo hacen las personas en otros países, no estamos preparados para eso.  Creo que debería ser, pero no lo estamos”.  Imagínense ustedes como estaremos en México, si en los Estados Unidos no están preparados, no tenemos los kits suficientes ni para los de la primera fila, no tenemos suficientes camas en los hospitales, no tenemos suficientes doctores o enfermeras, no tenemos ni el mínimo número de ventiladores para dar oxígeno al enfermo, cómo le tocará a México.

La información errónea y la mentira del presidente AMLO sobre el coronavirus son asombrosas.  Prefirió dar su informe de gobierno en lugar de anunciar apoyos a las personas que sufrirán por el COVID-19.  Continúa politiqueando en lugar de ser jefe de Estado, declara blofeando que va a crear dos millones de nuevos empleos en nueve meses, pero detiene la inversión privada más importante realizada en décadas en Baja California donde se estaba construyendo una megafábrica de cervezas con una inversión de MIL QUINIENTOS MILLONES DE DÓLARES, que son TREINTA Y SEIS MIL MILLONES DE PESOS en Mexicali donde iban a generar más de 34,000 empleos.  Les aseguro que los socios americanos estarán presentando en cualquier momento demanda de arbitraje por incumplimiento de contrato de acuerdo con lo que establece el Tratado de Libre Comercio, reclamando su inversión, daños, mas intereses, costas y todos los gastos que ni Charles Dickens se podría imaginar se puedan reclamar de acuerdo con el TLC.  Jesús Seade, el flamante creído Subsecretario para America del Norte/Jefe Negociador del Tratado ni se inmuto, no tuiteo nada como lo suele hacer alabando sus éxitos, ni una sola línea al respecto, cualquier otro mexicano que tuviera el más mínimo concepto de lo obliga el TLC presentaría su renuncia.  Y qué me dicen del otro ignorante de Ricardo Monreal que tuiteo hace unos días el apoyo a Jesús Seade para la correcta implementación del tratado para reactivar exitosamente las economías de la región. Este Monreal seguramente ni inglés habla, ni entiende de tratados o de cláusulas obligatorias en un contrato de inversión, que si lo entendiera o si recordara un poquito las clases en la facultad de derecho sobre lo que es una obligación se hubiera opuesto a que se parara el proyecto en Mexicali por las gravísimas consecuencias legales para México.  Y lo mismo con Héctor Vasconcelos, que su papá de seguro se está retorciendo de rabia desde la tumba al ver que su hijo apoya a un bufón, en lugar de apoyar a México y para aquellos lectores que todavía no crean que nos hundiremos recuerden la mañanera del 2 de abril donde AMLO aseguró: “Vamos a salir adelante.  Ayer usé por primera vez el término ‘crisis transitoria’.  Vamos a salir fortalecidos, o sea, que nos vino esto [la pandemia] como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación”.

Ha tardado mucho más de lo que debería, pero los mexicanos ahora han visto al mago de Oz detrás de la cortina como el gran estafador que es.  El presidente, enfurecido por haber sido desenmascarado, se volverá más desesperado, más amargado, más desquiciado.  Él sabe que nada será igual.  Su administración se tambaleará, pues solo quedará un cascarón hueco.  El México en el que yo crecí, por el cual mi abuelo y padre lucharon usando como arma la pluma se esfumó, se murió para siempre, igual que mi querida hermana Paty.  Descansen en paz.

 

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias