¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Mexicanos obtienen antibiótico del veneno de alacrán

De la tinta de Arturo Barba

Arturo Barba Viernes 14 De Junio, 2019 · 07:46 am
Mexicanos obtienen antibiótico del veneno de alacrán
Los investigadores de la UNAM observaron que el veneno del alacrán Diplocentrus melici, endémico del estado de Veracruz, tiene una toxina con dos compuestos que cambian de color al ser expuestos al aire (uno a color rojo y el otro al azul) y, junto con investigadores de la Universidad de Stanford, EEUU, lograron sintetizarlos y descubrir sus potenciales usos antibióticos.

A partir del desarrollo de antivenenos de alacranes, un equipo de científicos mexicanos y estadounidenses encabezados por Lourival Possani Postay, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, en Morelos, obtuvo dos nuevos compuestos que son efectivos para matar bacterias como Staphylococcus aureus, causante de una gran variedad de infecciones y Mycobacterium tuberculosis, responsable de la tuberculosis.

Los investigadores de la UNAM observaron que el veneno del alacrán Diplocentrus melici, endémico del estado de Veracruz, tiene una toxina con dos compuestos que cambian de color al ser expuestos al aire (uno a color rojo y el otro al azul) y, junto con investigadores de la Universidad de Stanford, EEUU, lograron sintetizarlos y descubrir sus potenciales usos antibióticos.

El hallazgo fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias), el 10 de junio pasado y es el resultado del trabajo de Possani y su grupo de científicos quienes, a lo largo de 45 años, han identificado más de 100 millones de anticuerpos distintos y otros compuestos presentes en el veneno de los alacranes con efectos farmacológicos y terapéuticos como antivenenos, insecticidas y agentes antipalúdicos.

México es uno de los países con mayor biodiversidad de alacranes, con 221 especies, siete de ellas entre las más peligrosas del mundo, que provocan más de un cuarto de millón de víctimas de piquetes al año, lo cual lo convierte en un grave problema de salud pública.

El equipo de investigadores del Departamento de Medicina Molecular y Bioprocesos, encabezado por Possani, está construyendo un banco que contendrá más de mil millones de anticuerpos distintos que permitirán el desarrollo de nuevos fármacos a partir del veneno de animales peligrosos (arañas, serpientes, alacranes, caracoles, etc.), algunos de los cuales tienen efecto quimioterapéutico contra células cancerosas.

Possani y sus  colaboradores, entre ellos Edson Carcamo, de Biotecnología de la UNAM y Monserrat Mendoza, del Instituto Nacional de Nutrición, analizaron el inusual cambio de color e identificaron dos compuestos químicos derivados del veneno del escorpión Diplocentrus melici, una especie rara vez estudiada y de color negro parduzco.

Con los nuevos compuestos descubiertos y sintetizados a partir del veneno de alacrán se podrían generar nuevos medicamentos antibióticos y anticancerígenos.

La recolección del arácnido fue difícil porque durante el invierno y las estaciones secas se esconde debajo de la tierra, sin embargo, pudieron extraer el veneno en cantidades muy limitadas: tan sólo unas milésimas de miligramo, diez veces menos que la cantidad de sangre que un mosquito succiona en cada piquete. Pero, para analizar su peculiar cambio de color, necesitaban identificar y reproducir el compuesto en mayores cantidades, de manera sintética.

Para ello, acudieron al investigador Richard Zare, de la Universidad de Stanford, quien junto con su equipo, logró caracterizar los compuestos en su laboratorio en cantidades suficientes para poder realizar los ensayos químicos y los experimentos antimicrobianos. El veneno de escorpión, de acuerdo con Zare, es uno de los materiales más preciosos y caros del mundo: un galón (4.5 litros) tiene un costo de $39 millones de dólares.

A través de diversas técnicas de análisis químico, los investigadores de Stanford identificaron los ingredientes que hacen cambiar de color el veneno: dos benzoquinonas anteriormente desconocidas. Estas son moléculas de tipo anillo, que se sabe tienen propiedades antimicrobianas. Las benzoquinonas en el veneno del alacrán parecían ser casi idénticas entre sí, pero mientras que el rojo tiene un átomo de oxígeno en una de sus ramas, el azul tiene un átomo de azufre.

Lourival Possani cuenta con una decena de pantentes de compuestos que ha aislado y caracterizado a partir del veneno de alacrán. Junto con farmacéuticas ha logrado producir antivenenos altamente efectivos que se comercializan a nivel nacional e internacional. Foto: Cortesía del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Una vez que fueron caracterizados y sintetizados, los compuestos mostraron grandes propiedades antimicrobianas: la benzoquinona roja es efectiva contra Stafylococcus aureus, una bacteria superresistente y altamente infecciosa. La benzoquinona azul es eficaz contra la Mycobacterium tuberculosis, la bacteria multirresistente de la tuberculosis.

Los investigadores probaron la efectividad de los compuestos en cuatro ratones vivos infectados con Mycobacterium, les aplicaron directamente el nuevo compuesto en el pulmón y, luego de dos meses de tratamiento, tuvieron una disminución significativa de las bacterias, sin sufrir efectos secundarios en los tejidos pulmonares sanos.

El trabajo de Possani es una muestra clara del aprovechamiento benéfico de esta biodiversidad con el uso de la biotecnología. Anteriormente, este investigador, quién ha recibido prácticamente todos los reconocimientos importantes a nivel nacional, como el Premio Nacional de Ciencias, y varios a nivel internacional, produjo antivenenos contra la picadura de alacranes que han reducido en más del 90%, los fallecimientos en nuestro país.

Possani cuenta con una decena de pantentes de compuestos que ha aislado y caracterizado a partir del veneno de alacrán, de hecho, junto con algunas farmacéuticas mexicanas como Silanes y Birmex ha logrado producir antivenenos altamente efectivos que se comercializan a nivel nacional e internacional.

Con los nuevos compuestos descubiertos y sintetizados también se podrían generar nuevos medicamentos antibióticos y anticancerígenos, pero ¿habrá empresas farmacéuticas interesadas?

Los primates, susceptibles a eventos climáticos extremos

Las alteraciones provocadas por el cambio climático que generan fenómenos meteorológicos extremos pueden tener consecuencias catastróficas para poblaciones de primates, señala un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

El equipo internacional de investigadores de China, México, Reino Unido,  Sudáfrica y Suiza, analizaron los efectos de los ciclones y sequías, dos de los eventos climatológicos extremos, en 607 grupo de poblaciones de primates en todo el mundo.

Los investigadores, entre los que se encuentra Eric Ameca, de la Universidad Veracruzana, encontraron que el 16% de los grupos poblacionales de primates son vulnerables a los ciclones, particularmente los que habitan en la isla de  Madagascar; mientras que en Malasia, el norte de Borneo, Sumatra y los bosques húmedos tropicales de África occidental, el 22% de los grupos de primates son vulnerables a las sequías.

Estos hallazgos permitirán focalizar los esfuerzos de conservación de primates e indican la necesidad de llevar a cabo mayores esfuerzos para investigar los contextos específicos de los mecanismos que hacen más vulnerables a los primates ante los eventos climáticos que se espera que aumenten y se intensifiquen en el futuro por causas del Cambio Climático.

Los primates no humanos (monos, mandriles, chimpancés, gorilas, bonobos, etc.) son elementos icónicos de los ecosistemas tropicales ya que son claves en los  procesos ecológicos, sin embargo, más del  60% de las especies de primates en el mundo están en peligro de extinción como resultado de la deforestación, la fragmentación del hábitat, la agricultura a gran escala, la ganadería, la sobreexplotación y la urbanización, agudizados por los efectos del cambio climático.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com