¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Malas prácticas en las elecciones

En estas últimas semanas de campaña hemos visto cómo la ola de desinformación se ha acelerado y las noticias falsas multiplicado.

Arturo Espinosa Silis Miércoles 26 De Mayo, 2021 · 07:00 am
Malas prácticas en las elecciones
Este próximo 6 de junio México celebrará elecciones / Foto: Cuartoscuro

Con la cercanía de la jornada electoral empiezan a intensificarse las múltiples malas prácticas a las que apuestan los partidos políticos y sus candidaturas para buscar obtener resultados positivos en las urnas; algunas aparentemente logran los resultados deseables, pero todas dañan la calidad de la contienda electoral y con ello la democracia mexicana.

De acuerdo con Sarah Birch (profesora de Ciencias políticas en el Departamento de Economía Política del King’s College de Londres) las malas prácticas son la manipulación de los procesos y resultados electorales para sustituir el beneficio personal o partidista por el interés público; en otras palabras, las malas prácticas son todas las acciones que se realizan dentro de los procesos electorales para manipular la libertad y secrecía del voto, así como la autenticidad de la elección, entre éstas, se encuentran comúnmente la manipulación de las instituciones electorales y del voto.

elecciones
Este próximo 6 de junio México celebrará elecciones / Foto: Cuartoscuro

En estas últimas semanas de campaña hemos visto cómo la ola de desinformación se ha acelerado y las noticias falsas multiplicado. En redes sociales y en los discursos de candidatos y candidatas se incrementa la manipulación de la información, desde la forma de contabilizar los votos, hasta cuestiones que se repiten elección tras elección como que la tinta indeleble se borra o que aceptarán una identificación distinta a la credencial de electoral para votar, todo ello, información falsa que busca engañar y confundir al electorado.

También se ha incrementado la narrativa del fraude electoral, se ha señalado que en caso de perder, la razón será que las autoridades electorales manipularán los resultados para favorecer a una fuerza política o candidatura determinada, incluso circulan videos en redes sociales con los que se busca dejar constancia de este fraude, lo cierto es que estos videos o están manipulados o son de elecciones anteriores y no existe sustento o prueba para afirmar que se está procesando un fraude para modificar los resultados electorales.

En esta narrativa también vemos que candidatos, candidatas y partidos políticos han aumentado las campañas negativas con las que buscan desprestigiar a sus oponentes a partir de imputaciones falsas sobre conductas ilícitas, lo anterior también a través de la difusión de videos y mensajes en redes sociales, algunos han llegado a la radio o la televisión, y también se entrega propaganda directamente a la ciudadanía ya sea falsa o con contenido errónea o sumamente engañosa.

elecciones
Foto: Cuartoscuro

Además, también se han intensificado otras acciones que son menos visibles pero que son malas prácticas que dañan directamente la libertad y secrecía del voto, como todo aquello que se hace para comprar o coaccionar el voto, el condicionamiento de los programas sociales a cambio del voto y el llamado el turismo electoral, por señalar algunas.

Aunque no se debe generalizar, sí podría decirse que varios de los partidos políticos, especialmente los que tienen más recursos, así como muchas de las candidaturas, recurren a estas malas prácticas de manera desesperada para tratar de modificar las intenciones de voto hacia el final de las campañas y aunque muchas se denuncian ante las autoridades electorales, en diferentes casos, resulta complicado acabar con ellas totalmente.

Finalmente, el día de la jornada electoral veremos, además, como muchos candidatos y candidatas se declararán ganadores a pesar de no serlo, y aunque los diferentes sistemas que tenemos para conocer los resultados (conteo rápido, PREP y cómputos finales) digan lo contrario, la no aceptación de la derrota es otra mala práctica muy común en nuestros procesos electorales.

Las malas prácticas electorales que vemos de manera cotidiana en las campañas demuestran que, aunque tenemos un sistema electoral con una sólida regulación y autoridades electorales profesionales y capaces, nuestros actores y actoras políticas aún prefieren la manipulación de la información y del voto, así como el ataque constante a las instituciones y autoridades electorales, a privilegiar la libertad y secrecía del voto, así como la autenticidad de las elecciones, impidiendo que tengamos elecciones de calidad como se esperaría de una democracia que busca consolidarse.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias