¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Los Tacos de Moronga de Odiseo

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 4 De Marzo, 2018 · 09:26 am
Los Tacos de Moronga de Odiseo
Foto: Ilustración

Los tacos de moronga son un platillo al que muchos mexicanos le entran con singular alegría. Yo prefiero otros manjares. La verdad no me gusta para nada la moronga. No sé si sea la presentación o el hecho de saber que la moronga es literalmente la sangre embutida del cerdo. Tampoco me hace gracia la morcilla, versión española de nuestra moronga. Eso sí, como tantos otros platillos, tiene su historia.

Aunque no se trató propiamente de moronga, en la “Odisea” ya se narra una peculiar escena con sangre de por medio. Recordemos que Odiseo necesitaba consultar al difunto Tiresias, el gran adivino, y no había otra posibilidad que visitarlo en el inframundo. La bruja Circe instruyó al ingenioso Odiseo para tan singular viaje. Entre las instrucciones estaba ofrecer en la morada de los muertos un sacrificio de vacas y otros animales. Cuando Odiseo derrama la sangre, los difuntos se aproximan a beberla.  “La primera forma de vampirismo”, pensarán algunos.

Pues resulta que los difuntos no podían hablar a no ser que bebieran antes la sangre derramada por esos animales sacrificados. Excepto Tiresias, los demás muertos estaban, por así decirlo, medio antontados en el inframundo griego. Eran sombras, fantasmas. En otras palabras, si ustedes quieren hablar con los muertos, olviden al ouija y ofrézcanles tacos de moronga.

Entre las primeras referencias a la morcilla, está la de cocinero Ruperto de Nola en su célebre recetarios del siglo XVI. El tal Ruperto cocinó para el rey Fernando de Nápoles, así que sus recetas son de alcurnia. Les confieso, sin embargo, que a poco estuve de colgar un letrero en mi oficina que rezara “No entre aquí si usted come tacos de moronga”. Algo así como la Academia de Platón que tenía su anuncio “Prohibida la entrada a quienes no sepan geometría”. Se trata de un prejuicio que no he logrado superar.

¿Por qué nos dan asco algunos alimentos? ¿Hasta qué punto el asco es instintivo? Comer siempre tiene algo de riesgo. Piensen en las alergias a los cacahuates y a los mariscos. ¿Y las fresas? ¿Y las indigestas leguminosas? ¿Por qué algunas religiones prohiben el cerdo, la vaca, la sangre de animales?

En fin, esta fue tan sólo una probadita del tema que trataremos el próximo sábado de “El Banquete con el Dr. Zagal”. Si quieren saber más, no se olviden de escucharnos ese día a las 5pm.

Sapere aude!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias