octubre 26, 2021
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Los pretorianos romanos y AMLO

Por la tinta de Héctor Zágal 

Héctor Zagal
Los pretorianos romanos y AMLO
Foto: Ilustración

¿Se acuerda de la película “Gladiador”? En la escena final del circo, aparecen unos soldados vistiendo capas negras; son los pretorianos, la guardia personal del emperador. En la Roma Imperial, el jefe de la guardia pretoriana fue un agente político de primer orden. Ellos controlaban quien se acercaba al césar y de ellos dependía la vida del gobernante. Los pretorianos dieron golpes de Estado, depusieron y entronizaron emperadores. Nerón y Heliogábalo, por ejemplo, fueron traicionados por los pretorianos. Por eso, en la jerga política se habla del “círculo de pretorianos”; los colaboradores del gobernante que aíslan a éste del resto del mundo. Mientras más encumbrado está un político, más aislado se encuentra.

No es casualidad que AMLO recele del Estado mayor presidencial. En repetidas ocasiones, ha declarado que no desea que el Estado Mayor lo cuide durante sus giras y actos públicos. En otras democracias, los militares no cuidan del titular del Ejecutivo. En EU, para no ir más lejos, el Servicio Secreto es quien se encarga de esta tarea; a pesar de que también existe un Estado Mayor y de que los militares también colaboran en la protección del presidente.

En México, el Estado mayor presidencial es muy poderoso; en la práctica, es independiente del resto de las fuerzas armadas. No sólo desempeña la función de guardaespaldas del presidente, su familia, otros funcionarios públicos y visitantes extranjeros. El Estado Mayor también organiza las giras y eventos presidenciales, realiza tareas de inteligencia, asesoría y consejería y, sobre todo, vigila el acceso al presidente. Sin el visto bueno del secretario particular y del jefe del Estado Mayor, es muy difícil entrevistarse personalmente con el presidente.

Comprendo la inquietud de AMLO. Buena parte de su éxito radica en la cercanía con la gente. A diferencia de Peña Nieto, AMLO ha sido capaz de tomar el pulso popular. Desde hace seis años, Peña vive en una burbuja, un mundo color de rosa entre Los Pinos, los campos de golf de Ixtapan de la Sal y Punta Mita, y sus viajes al extranjero. El domingo 1º de julio, mientras los mexicanos votaban contra el PRI, Peña subió al helicóptero en Los Pinos y voló hacia Ixtapan de la Sal para relajarse un rato.

López Obrador no quiere ser aislado por los pretorianos. Necesita protección de sus enemigos; pero también de sus amigos. Una multitud de admiradores eufóricos puede aplastar a la persona a quien admiran. ¿Cómo garantizará AMLO su integridad física? El “pueblo” no es un guardaespaldas eficiente.

Además, hay otro problema. Los altos mandos de las Fuerzas Armadas no simpatizan con AMLO. Marginar al Estado mayor presidencial de la vida política es una provocación que los militares no olvidarán fácilmente.

Se acordarán de mí. A los pretorianos no se les puede borrar de un plumazo.

 

Sapere aude!

@hzagal

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias