¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Los partidos políticos que necesitamos

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 4 De Marzo, 2020 · 10:44 am
Los partidos políticos que necesitamos
"La construcción de una democracia funcional empieza en el corazón de los partidos políticos"

Dentro del descontento ciudadano que existe respecto de la democracia, los partidos políticos son las instituciones que más rechaza la ciudadanía. Lejos de verlos como organizaciones que sirven de vínculo entre el gobierno y la ciudadanía, y que son el conducto para acceder a los cargos de elección popular, los perciben como grupos de poder controlados por personas que únicamente buscan su propio beneficio y velan por intereses personales o cupulares.

Admitiendo que existe un rechazo generalizado hacia los partidos y no se ve en ellos una solución ciudadana a temas trascendentales de la vida del país, tales como la corrupción, el abuso de poder, la inseguridad o la búsqueda de condiciones para mejorar la calidad de vida, es importante reconocer que los partidos políticos son necesarios para la vida democrática de un país y –como lo he dicho en otras ocasiones- un sistema de partidos políticos débiles nunca es deseable.

Actualmente en México se viven dos procesos importantes de configuración o reconfiguración de los partidos: por un lado el partido en el gobierno se encuentra en un complejo proceso de renovación de su dirigencia nacional, del cual, como ha ocurrido con otros partidos, sus definiciones más importantes han terminado en los tribunales. La semana pasada tras varios meses de intensa disputa, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se pronunció sobre la designación de Alfonso Ramírez Cuéllar como nuevo presidente interino del partido. Este episodio es solamente el más reciente de los desencuentros protagonizados por un partido político en el que se da muestra del talante poco democrático de estas instituciones.

Por el otro, ha iniciado la etapa definitoria del proceso de registro de organizaciones ciudadanas como partidos políticos, de acuerdo con la última información publicada por el INE y al cierre del plazo para la solicitud de registro, sabemos que siete organizaciones solicitaron su registro como partido político y que –de manera preliminar- cumplen con los requisitos para serlo. (Al respecto de este tema, escribí una crítica hace unas semanas.)

Frente estos procesos de conformación y transformación partidista, la pregunta que debemos hacernos es ¿qué tipo de partidos políticos necesita el país? Durante la transición a la democracia vimos el surgimiento de decenas de partidos políticos, aunque gran parte de ellos desaparecieron casi inmediatamente y otros se transformaron; ninguno ha sabido qué hacer para crecer o para acercarse más a la ciudadanía. Sin embargo, vimos como un partido se configuró, creció de manera súbita y hoy gobierna a la mayoría de los mexicanos y las mexicanas del país, pero lucha por sobrevivir ante las disputas del poder.

En un sistema político como el nuestro, la construcción de una democracia funcional empieza en el corazón de los partidos políticos. Probablemente sea difícil configurar un partido político ideal, pero no debe ser tan complejo que una fuerza política entienda las necesidades de una ciudadanía desesperada por los abusos de poder, que percibe a la clase política como distante y fría, que no encuentra en la política soluciones a sus problemas cotidianos, ni a sus necesidades más básicas.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias