¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Los hijos de nadie

De la tinta de Pamela Cerdeira

Pamela Cerdeira Lunes 5 De Octubre, 2020 · 07:00 am
Los hijos de nadie
Bebé recién nacido- Archivo

A lo largo de la semana pasada, dimos seguimiento a través del espacio que conduzco en MVS Noticias 102.5FM a la historia de dos bebés, que llevaban dos meses en el Hospital General listos para ser dados de alta, sin que nadie fuera por ellos. La historia tiene varios matices que la hacen distinta a cualquier otra historia de abandono de menores en un hospital. Los bebés nacieron de una subrogación de vientre, motivo por el que su historia representa también la tragedia de un tema que sólo ha sido legislado en dos entidades del país, y que deja en el abandono legal a quienes menos tienen: los menores y las madres gestantes.

La madre gestante, como se le llama a la mujer que decide rentar su vientre, dice que lo hizo para obtener los recursos que le permitieran darle una mejor vida a su único hijo. El trato se hizo a través de una agencia, de la que estamos a la espera de poder entrevistar para poder terminar este rompecabezas, y los padres de intención, un hombre y una mujer mexicanos que residen en el extranjero a quienes no hemos podido contactar aún.

Pero las cosas no salieron como esperaban, los bebés llegaron antes de tiempo. A los seis meses de embarazo, le practicaron a la madre gestante una cesárea, en su versión, hay un abanico de acciones que caen en el marco de la violencia obstétrica, que empezaron en el momento en el que le implantaron dos embriones, en lugar de uno, como ella esperaba. Con una cuenta millonaria en un hospital privado, la mujer, según su propia versión, fue acusada de abandono de menores y posteriormente éstos fueron trasladados por orden del ministerio público al Hospital General. En tan sólo 15 días, los menores que llegaron en condiciones críticas, estaban ya a salvo, lo que nos obliga a cuestionarnos sobre los cuidados que recibieron, o dejaron de recibir en el hospital privado.

Quizá titulé erróneamente esta historia, porque los hijos de nadie, se convirtieron en los hijos del personal médico y de enfermería. Entre las enfermeras cooperaban para comprar mejores pañales que los que hay en el hospital y ropa, pues la que traían ya no les era suficiente. Fue tras la publicación de esta historia, que las autoridades correspondientes atendieron a los menores y fueron trasladados a una casa hogar. Pero esta historia va más allá. La mujer que decidió entrar en esto porque necesitaba recursos, enfrenta ahora una denuncia por abandono de menor, no recibió el dinero que le habían ofrecido, y ante la ley, es ella quien debería de quedarse y cuidar de los menores. Los padres de intención volvieron a su vida anterior; para la agencia, la mala anécdota de una familia que no se puedo formar; y para los bebés, la espera de que puedan ser recibidos por una familia de acogida o en una casa hogar, pues por cuestiones legales, su adopción se antoja complicada.

Insisto, a este rompecabezas aun le faltan piezas, pero queda claro que la falta de legislación deja más desprotegido a quien menos tiene: a las mujeres que aceptan estos tratos por cuestiones económicas y a los menores que quedan flotando en un limbo en donde quien menos importan son ellos. Todo, por querer ser papás.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias