¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

¿Los costos de la democracia o de la desconfianza?

De la tinta de Guille Gómora

Guille Gómora Miércoles 11 De Abril, 2018 · 05:21 am
¿Los costos de la democracia o de la desconfianza?
Foto: Ilustración

En medio de la peor crisis de credibilidad y confianza ciudadana hacia los partidos políticos, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó los montos del financiamiento público, que gastarán en 2018, los nueve registrados, y que asciende a  seis mil 788 millones de pesos, además de 42 millones 963 mil 332 pesos que se destinarán para candidaturas independientes. 

Un financiamiento inaceptable, ofensivo, para un país donde 55.3 millones de personas, son pobres, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social y que para 2018 deberá enfrentar un recorte de 80 mil millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, como lo anticipó, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, durante una reunión con diputados del PRI.

Un derroche de recursos, que intentó justificar el presidente del INE, Lorenzo Córdova, al declarar que, “se busca  lograr autonomía política frente a los intereses privados o eventualmente ilegales”.

Vaya simpleza, todos sabemos, (ellos más que nosotros) que el “pase de charola” seguirá como práctica partidista, igual que “los donativos”, “propinas” o como quieran llamarle; son los usos y costumbres de nuestra costosa partidocracia de la que desconfía el 86% de los  mexicanos, es decir, prácticamente 9 de cada 10, de acuerdo a una encuesta de Parametría.

La lección más reciente de este fastidio, se observó el año pasado, el 4 de junio, al registrarse una ínfima votación en los Estados de México, Coahuila y Nayarit, otorgando cuestionados triunfos a los candidatos participantes quienes arañaron un 33 por ciento de aprobación electoral, dejando insatisfechos a más del 70 por ciento de los ciudadanos que acudieron a las urnas.

Nuestra costosa partidocracia está plagada de rémoras, su encarecimiento no quiere decir que sea más efectiva. De acuerdo con los resultados de la última Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 80 por ciento de los jóvenes considera que los partidos políticos son hoy, poco o nada útiles.

Dato alarmante, pues unos 24 millones 600 mil jóvenes podrán votar en 2018, es decir, el 28 por ciento de un padrón electoral conformado por cerca de 88 millones de personas. Algunos de ellos primo-votantes, ciudadanos preocupados por la situación económica, laboral, de inseguridad, pobreza y corrupción en el país.

El voto de los millennials es el mayor reto para quienes aspiran ganar la elección presidencial del 2018, pues 70% de los mexicanos de esta generación aún no sabe por quién votará.

Además, no hay que perder de vista que el 52 por ciento de los ciudadanos está poco o nada satisfecho con la actual democracia en México  y 66 por ciento de mexicanos no confían en que las elecciones en nuestra nación sean limpias, de acuerdo con el estudio Latinobarómetro.

Como se aprecian las cosas, en el 2018 no está en riesgo la permanencia o ascenso de la franquicia política con el mayor número de votos, se juega la gobernabilidad del país, en una democracia de tercios, a donde nos han llevado las mezquindades políticas de quienes dicen representar al pueblo.

El gran enigma hacia julio del año próximo es cómo solventarán las nueve fuerzas políticas los enormes costos de la partidocracia y la desconfianza ciudadana para evitar que se las cobren en las urnas.

guillegomora@hotmail.com

@guillegomora

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias