¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Lo social y lo biológico: un reto

De la tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 25 De Abril, 2020 · 09:42 am
Lo social y lo biológico: un reto
¡Estamos en fase 3 de una pandemia! Y eso implica un freno simbólico que puede resultar una amenaza o temor en nuestro inconsciente, que nos lleva a actuar o a frenarnos / Reuters

Así como nuestro organismo tienen su proceso y tiempo para asimilar la información de agentes patógenos antes de alertarnos o protegernos; eso mismo nos ocurre como sociedad. Al recibir una información que cambia el orden de las cosas, modifica la cotidianidad o altera el rumbo y dirección de nuestra vida, vamos asimilándolo y luego actuamos, en ese momento, bajamos la angustia que nos paraliza, todo comienza por autorregula. ¡Estamos en fase 3 de una pandemia! Y eso implica un freno simbólico que puede resultar una amenaza o temor en nuestro inconsciente, que nos lleva a actuar o a frenarnos. Para luego nuestro organismo, mente y actos toman previsiones, atendemos indicaciones y asimilamos lo que pasa.

Somos sociedades autopoiéticas, es decir capaces de autorregularnos. En la sociología como en la biología la autopoiesis en una condición de los seres vivos con el entorno para actuar, comunicarse, operar, funcionar y adecuarse. Estamos ahora en la crisis por la información que el sistema exterior nos está enviando sobre un agente que entra en nuestra vida, alterando nuestro sistema o destruyéndolo –dependiendo de su acción y nuestra condición física y biológica­– y no sabemos dónde ubicarlo ni cómo actúa, ni cómo puede o no pertenecer, convivir con nuestro organismo y la sociedad, y sus alteraciones que produce en el sistema humano, social y psíquico.

Estamos ante la operación social del virus: la psicosis, la crisis, el caos, la emergencia sanitaria, la invasión simbólica. Por otro lado, su propia naturaleza viral: el contagio, la reacción en el organismo, la crisis sistémica del cuerpo, la acción en el organismo, la resistencia a su adaptación o su desintegración. Estos dos sistemas: social y biológicos nos lleva a un primer escenario: el sistema del caos que nos hace responder en desorden, pánico, miedo, alteración, enojo. Luego el sistema social: prevención, regulación, control y autopoiesis. Es decir, el COVID-19 no se irá de nuestro sistema natural, pero vendrá su fase de adaptación al medio, al organismo, al planeta, mientras eso ocurre, debemos aprender a codificar su información biológica y simbólica.

Hasta ahora, no hay medicamento preventivo ni una vacuna y en materia social, alteró el sistema económico, científico y social del mundo. Nos cambió la dinámica del sistema planetario. La autopoiesis que sigue es: el nuevo orden biológico y social. Estamos ahora, en la fase del hecho desastroso: viene la oportunidad de reorganizarnos. Todo se resiste a ello, por el costo que lleva perder para cambiar. La experiencia sociológica de la teoría de sistemas indica que hay que mantengámonos informados, respondiendo responsablemente a los mensajes científicos sobre prevención y cuidado; sobre todo entender algo:  viene el cambio humanitario.

¿De qué tamaño y cómo es la autopiesis que viene para el mundo tras el COVID-19? Eso es lo fascinante, lo inquietante, lo complejo de todo sistema que cambia. No podemos armar el funcionamiento del sistema, cuando los engranes aún no acaban de perfilar su papel en este nuevo orden, funcionamiento y regulación sistémica. La constante deberá ser, a partir de este aviso pandémico que los seres humanos viviremos más ajustes a nuestro modo de ser. Nada volverá a ser igual, pero será un reto aprender a vivir y estar en este mundo tan cambiante.

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias