¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Lo nuestro

De la tinta de Pamela Cerdeira.

Pamela Cerdeira Lunes 11 De Enero, 2021 · 06:39 am
Lo nuestro
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Cuartoscuro

Los enemigos favoritos del presidente en las últimas semanas son los órganos autónomos. Curioso pensar que en las condiciones que está el país con los efectos actuales de la pandemia, todavía necesite buscar enemigos, pero en fin, esa ha sido su modelo de comunicación.

Eliminar a los organismos autónomos y que las dependencias federales absorban sus actividades es su propuesta para, dijo: usar esos recursos para la vacuna contra la COVID-19.

Curioso, pues el 11 de agosto aseguró que contaba con más de 100 mil millones de pesos para comprar la futura vacuna.

Para el 19 de septiembre hablaba de 20 mil millones de pesos disponibles.

El 24 diciembre del 2020 dijo: “…ya contamos con el presupuesto con el dinero para todas las dosis que se requieren para vacunar a los mexicanos.”

Y ahora, ha sugerido que lo partidos donen el 50% de sus recursos para comprar la vacuna y desparecer a los organismos autónomos. La pregunta es seria ¿se robaron el dinero? ¿A dónde fueron a parar los 100 mil millones? O ¿nos mintió?

Más allá de las cuentas nada claras, o justamente por eso, porque las cuentas no son claras, es que necesitamos de organismos autónomos, en este caso, del INAI.

La razón por lo que los políticos que llegan al poder destruyen lo que está a su paso, cual perro que necesita orinar para marcar su territorio, en lugar de construir sobre lo que existe para fortalecerlo, es que entienden lo que hay como si fuera del otro, quien estuvo antes. Y los ciudadanos permitimos que se orinen en este país cada seis años, porque no hay nada aquí que entendamos y defendamos como nuestro. Los organismos autónomos son nuestros. El INE, el INAI, Banxico, la CNDH, etc… ¿Eso quiere decir que están a salvo de las garras del poder en turno? No. El mejor ejemplo es la CNDH: tiene como titular a una militante de Morena cuya trayectoria en la lucha de los derechos humanos es su experiencia como víctima. Pero eso no quiere decir que habría que desaparecer a la CNDH, en su caso, habría que buscar cómo fortalecerla y evitar que entusiastas partidistas, sin habilidades para el puesto, tomen sus posiciones.

Las grandes historias de corrupción, que el periodismo nos dio a conocer el sexenio pasado, y a las cuales López Obrador debe también parte de su triunfo, no se habrían podido escribir sin un organismo autónomo que garantizara la transparencia y el derecho a la información.

Los organismos autónomos son nuestros, y debemos entenderlo como aquellas piedras sobre las que podemos construir el país que queremos.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias