¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Las predicciones de Casandra sobre el coronavirus

De la tinta de Mina Magallon.

Mina Magallón Martes 19 De Mayo, 2020 · 08:07 am
Las predicciones de Casandra sobre el coronavirus
La enfermedad probablemente afectará directamente la seguridad global / Foto: Freepik

Casandra era la hija más bella e inteligente del último rey de Troya, Príamo, pero decían que estaba loca. Según la mitología, el dios Apolo le prometió a Casandra el poder de ser profetisa si ella accedía a su propuesta de amor. Ella acepta la propuesta pero rechaza los favores de Apolo. Este, despechado, decidió castigarla condenándola a que sus acertadas predicciones nunca fuesen creídas. Casandra predijo que Troya sufriría grandes desgracias después de que Paris raptase a Helena y que alguien entraría en la ciudad dentro de un caballo de madera. Sus profecías no fueron escuchadas. Hoy en día se usa el termino “El complejo de Casandra” para aquellas personas que predicen malas noticias o advertencias y son ignoradas o se les tira de loco.

Hoy vemos que el castigo a Casandra sigue estando presente. Vemos cómo Donald Trump ha personificado al Rey Príamo de Troya quien rechazó las profecías de Casandra. Leemos cómo han pasado más de tres meses y Trump sigue rechazando cualquier augurio de pandemia, junto con sus asesores, expertos y seguidores que hacen eco a todo lo que dice Trump igual que en la tragedia griega (con excepción a ingerir cloro para curarse). Trump negó a los cuatro vientos que hubiera una amenaza de pandemia para los EEUU, decía que era solo una treta, un engaño por parte del partido demócrata. Trump dejó pasar valiosas semanas para prepararse aumentando las pruebas para el virus, aislando los primeros casos, acondicionando hospitales y movilizando los equipos de respuesta a la pandemia por parte del gobierno federal.

Hoy nos preguntamos cómo fue que las advertencias de Laurie Garret, la Casandra de hoy no fueron escuchadas. La Sra. Garret es investigadora en el Instituto de Asuntos Exteriores para la Salud en Nueva York y ganadora del premio Pulitzer en 1996 por sus reportes periodiodísticos cuando el virus del ébola empieza a aparecer y acabar con la población en Zaire. Tres de sus libros han sido best-sellers: La siguiente Plaga:  Nuevas enfermedades que vendrán al mundo que está fuera de balance (Penguin; 1995); Traición de Confianza: El colapso de la salud pública en el mundo (Hyperion; 2001) y Advertencias: Encontrando a Casandra para que impida las catástrofes (2017).  Laurie Garret viene escribiendo hace ya más de dos décadas sobre la aparición y propagación en el mundo entero de ciertos virus sumamente contagioso.  En un artículo del 2005 en la revista que publica el Instituto de Asuntos Exteriores, la Sra. Garrett escribió:  “la catástrofe que enfrentará EEUU con una grave pandemia de gripe, con millones de muertos y costos económicos inimaginables esta en las puertas. “En respuesta, algunos países podrán imponer cuarentenas inútiles pero altamente disruptivas o cerrar fronteras y aeropuertos, quizás por meses.  Tales cierres interrumpirán el comercio, los viajes y la productividad. Sin duda, los mercados bursátiles del mundo se tambalearán y/o tal vez caerán precipitadamente. Además de la economía, la enfermedad probablemente afectará directamente la seguridad global, reduciendo la fuerza y la capacidad de las fuerzas armadas, las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU y la policía en todo el mundo”. Pero al igual que a Casandra, nadie la escuchó, nadie la tomó en serio, la tiraban de a loca, decian que era escritora de cuentos de ciencia ficción.  El mundo hoy vive las predicciones que venia haciendo la investigadora Garret por mas de dos decadas.

Bill y Melinda Gates también han estado trabajando por años para evitar una pandemia global. En 2015, Bill Gates escribió un artículo en el periódico del New York Times en el que comparó la preparación mundial para “una epidemia implacable” a “llevar un tenedor a una pelea con metralletas”. Gates agregó: “Pero sabemos el costo de no actuar. Según el Banco Mundial, una epidemia mundial de gripe reduciría la riqueza mundial en $3 billones de dólares (y se quedó chiquito), sin mencionar la miseria inconmensurable que causarían las millones de muertes”.

En 2018 la Organización Mundial de la Salud creó una designación, “Enfermedad X”, agregándose a la lista de virus que requieren la atención urgente de los encargados de formular políticas en los gobiernos.  Se pretendía que la “X” representara el próximo contagio desconocido que los expertos en salud global creían que llegaria en cualquier momento.  La evaluación en 2018 preveía una enfermedad que “tendría una tasa de mortalidad más alta que la gripe ya que se propagaría fácilmente y sacudiría a los mercados financieros incluso antes de alcanzar el estado de pandemia. En pocas palabras, COVID-19 es la enfermedad “X”.

Igualmente, el Departamento de Salud y Servicios Humanos del gobierno de Trump recibió una advertencia el año pasado cuando tuvo lugar una hipotética pandemia de influenza llamada “Contagio Carmesí”. La simulación de esta demostró la lamentable falta de preparación en los EEUU para una pandemia como es el COVID-19.

A medida que las predicciones se acumulan, ahora sabemos que durante las últimas dos décadas no hemos querido escuchar ninguna de las numerosas advertencias sobre una pandemia. Lo que plantea la pregunta: ¿Qué nos tomará para escuchar a la Casandra de hoy en dia?

 

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias