¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Las lombrices de tierra afectadas por el cambio climático

De la tinta de Arturo Barba

Arturo Barba Viernes 25 De Octubre, 2019 · 07:48 am
Las lombrices de tierra afectadas por el cambio climático
Las lombrices de tierra son muy sensibles al clima / Foto Especial

Aunque pasan desapercibidas porque no se ven, el trabajo de las lombrices de tierra tiene un impacto clave en los ecosistemas del suelo de todo el planeta. En su dominio subterráneo realizan funciones vitales para la estabilización del suelo, la descomposición de residuos orgánicos e impulsan los ciclos de nutrientes de las tierras. Todo ciudadano interesado en la jardinería y los cultivos sabe que su presencia es sinónimo de suelos sanos.

Sin embargo, a pesar del papel fundamental de estos auténticos “ingenieros de ecosistemas”, se sabe poco sobre la diversidad y distribución mundial de las lombrices de tierra, o las amenazas que enfrentan. Los beneficios que proporcionan a los ecosistemas del planeta podrían verse considerablemente afectadas por el cambio climático, señala un estudio científico realizado por 141 investigadores de 35 países, incluidos dos mexicanos.

De acuerdo con este estudio que evaluó los datos de casi 7 mil sitios muestreados en 57 países de todos los continentes, excepto la Antártida, esto podría tener un efecto en cascada en todos los ecosistemas terrestres de formas que aún no imaginamos.

El conjunto de datos obtenido por este equipo multinacional de científicos encabezados por Helen Phillips, del Centro de Investigación de la Biodiversidad de Leipzig, Alemania, reúne datos de comunidades de lombrices de tierra para mapear patrones globales de su diversidad y abundancia; para evaluar los factores ambientales que dan forma a la biodiversidad de lombrices de tierra, y modelar las comunidades locales de estos anélidos.

Los resultados demuestran que las variables climáticas, específicamente la precipitación pluvial y la temperatura, son elementos fundamentales para su biodiversidad a escalas globales. A diferencia de muchas especies de plantas y animales, donde la biodiversidad alcanza su punto máximo en las latitudes bajas tropicales, los investigadores descubrieron que la riqueza y abundancia de especies de lombrices de tierra es mayor en las latitudes medias.

Los resultados de la investigación publicada esta semana en la revista Science, subrayan que las lombrices de tierra son muy sensibles al clima, pero aún no se comprende el alcance del impacto que sufren sus comunidades y poblaciones por culpa del cambio climático y, junto con ellas, las afectaciones a los diversos ecosistemas terrestres.

Por ello, los investigadores entre los que se encuentran los mexicanos Carlos Fragoso, del Instituto de Ecología y Esperanza Huerta, de El Colegio de la Frontera Sur, subrayan la urgente necesidad de comprender cómo estos cambios pueden alterar las funciones y los servicios clave que proporcionan las lombrices de tierra.

El último libro de Charles Darwin publicado en 1881, fue un tratado sobre lombrices de tierra, cuyo impacto editorial rivalizó con su célebre obra Sobre el Origen de las Especies. Son populares y, en general, se sabe el beneficio que traen consigo las poblaciones de lombrices en diversos suelos, desde patios y jardines hasta los suelos boscosos y selvas, sin embargo, a 140 años de distancia de la obra de Darwin, aún se desconocen los patrones de su biodiversidad a escala global.

Se sabe que forman parte sustancial de la gran biodiversidad de suelos, que son responsables de una amplia gama de funciones en los ecosistemas y que brindan servicios de los cuales depende la vida terrestre. Influyen en la estructura y funcionamiento de los suelos: Gracias a sus actividades de excavación estabilizan las partículas de tierra; aumentan la porosidad y elevan las tasas de infiltración del agua de lluvia en el suelo; reducen la erosión de las tierras superficiales y aceleran el movimiento de gases dentro o fuera del suelo. Aumentan la descomposición de materia orgánica al ingerir más de 30 veces su propio peso por día y mezclan rápidamente grandes cantidades de hojarasca, lo que aumenta la liberación de nutrientes vegetales, por ello, la presencia de lombrices de tierra mejora el crecimiento de plantas.

En el estudio, los científicos realizaron mapas globales que predicen la diversidad local (número de especies), abundancia y biomasa. Recopilaron 180 conjuntos de datos publicados en la literatura científica para crear un conjunto de información que abarca 6 mil 928 sitios. Analizaron los patrones espaciales de las comunidades de lombrices de tierra y determinaron los aspectos ambientales que impulsan su biodiversidad. Luego, correlacionaron las comunidades de lombrices con los “impulsores” ambientales para conformar tres modelos que miden la riqueza de especies, la abundancia de especímenes por metro cuadrado, y la biomasa por metro cuadrado. Cada modelo contenía 12 variables ambientales como efectos principales que se agruparon en seis aspectos: suelo, precipitación, temperatura, retención de agua, cobertura del hábitat y elevación.

Este nuevo estudio dejó fuera aspectos como los impactos a escala local de cambios en el uso de la tierra, el uso de pesticidas, labranza y otras prácticas agrícolas, aunque se sabe que tales perturbaciones pueden alterar profundamente las poblaciones de lombrices.

Esta investigación es parte del creciente reconocimiento de la biodiversidad del suelo, su impacto en la salud humana y en la salud de los ecosistemas. Es parte de los esfuerzos internacionales para documentar la diversidad de otros organismos del suelo incluidas bacterias, hongos y nemátodos, emprendida por la Iniciativa Global de Biodiversidad del Suelo, que busca impulsar políticas de conservación diseñadas para proteger adecuadamente esta diversidad biológica oculta bajo nuestros pies.

Dejan sin biotecnología moderna al maíz mexicano

El pasado mes de septiembre,el Pleno del Senado aprobó por 81 votos a favor, uno en contra y 28 abstenciones, el dictamen que expidió la Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo, que señala a la producción, comercialización, consumo y diversificación constante de esta semilla, como manifestación cultural nacional.

En su artículo cuarto establece que el maíz nativo y sus productos derivados deberán estar “libres de organismos genéticamente modificados y otras técnicas de mejoramiento genético como la mutagénesis o cualquier otra desarrollada por la ciencia sobre la cual no exista un absoluto grado de certeza científica respecto a su ausencia de riesgos para la salud humana”.

Sin embargo, esta disposición está en contra de los avances científicos y tecnológicos. Simple y sencillamente prohibe el uso de la biotecnología moderna en el principal alimento mexicano. Condena al país a la dependencia alimentaria.

Hace 15 años, México importaba el 30% del maíz que consumía de los Estados Unidos, hoy importa más del 50%. Y de este maíz que importamos, el 80% es genéticamente modificado. Tenemos más de 20 años consumiendo maíz transgénico y esa dependencia alimentaria continuará.

Invitado por el consorcio Agrobio,el biotecnólogo español José Miguel Mulet, investigador de la Universidad Politécnica de Valencia, sostiene que esta prohibición no se sostendrá y para ello comenta el ejemplo de Europa, donde también se tiene un marco regulatorio prohibitivo, pero donde existe cada vez mayor dependencia a la importación de cultivos transgénicos como maíz, soya y algodón, entre otros.

Esto ocurre por que las semillas transgénicas son más baratas, no requieren pesticidas y requieren menos agua, todos estos factores hacen que los agricultores europeos prefieran dichas semillas. “Simplemente se trata de un asunto económico”, sostiene. De ahí que cada año aumenten las importaciones de transgénicos que vienen de Argentina, Brasil, Estados Unidos, India y Pakistán.

El experto, autor de libros como “Transgénicos sin miedo” o “Comer sin miedo”, señala que la nueva Ley solo perjudicará a los pequeños agricultores y a los consumidores, y beneficiará a las grandes empresas productoras de semillas, transgénicas e híbridas. “Lo ideal es una Ley que regule y que permita los cultivos científicamente mejorados”.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com