¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Las elecciones sin elección

Un pésimo manejo de la pandemia sumado con los malestares políticos, radicalización y polarización ensucia el panorama previo a las próximas elecciones, del tema escribe Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 29 De Mayo, 2021 · 09:45 am
Las elecciones sin elección
El próximo 6 de junio México llevará a cabo elecciones, las cuales son consideradas las más grandes del país / Foto: Cuartoscuro

En una semana, las elecciones más grandes –por volumen no por históricas, tendrán lugar en todo el país y tienen como escenario las crisis que la pandemia de la covid-19 deja en todos esos rubros que son el motivo de las decisiones ciudadanas: salud, trabajo, vivienda, estabilidad, futuro…

Y en el caso de nuestro país, un pésimo manejo de la pandemia sumado con los malestares políticos que se agudizan ante la falta de opciones verdaderas, reales o una oposición que ayude al electorado a decidir en el momento de llegar a la casilla, vuelve muy complejo el día de cruzar la boleta, porque no tenemos una clase política, un partido, un grupo de servidores, aspirantes y sistema que verdaderamente represente y entienda la compleja situaciones de millones de mexicanos que enfrentan situaciones críticas en la vida cotidiana a consecuencia de un sistema que dejó de funcionar hace décadas y se empeñan en seguir manteniendo que es la forma de producir, de hacer política social y pública.

¿En verdad, hay algún partido que empatice con los intereses y las necesidades de sus ciudadanos?… Lo que hemos visto en sus campañas, en sus discursos, en la violencia y muerte de más de una veintena de candidatos es que no tienen conexión, empatía, interés y amor por este país. Ninguno de los contendientes, de los dirigentes partidistas, de los candidatos han mostrado un mínimo de propuestas reales y verdaderas por mejorar el rumbo de la vida social y política del país.

En cada periodo electoral el reto el reto es romper el círculo de la ignorancia y la resignación que se ha vuelto un vicio entre los partidos y sus promesas que sabemos que no se cumplen. Ese juego perverso o quizá de ilusión al que asistimos a las casillas pensando que ahora sí ocurrirá el milagro y cada vez estamos más convencidos que asistimos a mirar alejarse las promesas de cambio.

Por un lado, tenemos como el siglo XIX, una sociedad franca y violentamente dividida por las ideologías de los favores negados y los beneficios perdidos, que con el actual gobierno ese sector de la población que vivía acostumbrada de los beneficios de la cultura de la corrupción, mientras sus privilegios no se tocaron todo funcionaba perfectamente. Ese sector, está enojado, sus preferencias parecen acortarse. El otro sector, la base que soporta la maquinaria social de este país, se agudiza su precaria situación esperando la dádiva de un programa social raquítico en un complejo y voraz sistema de producción que lo tiene cual calavera de Posada. No hay esperanza ni porvenir, las realidades que no hacen puente.

Esa polarización y radicalización social no construye puentes.  La política, los partidos por el contrario, buscaron agudizarla y las clases dizque pensantes, informadas, los opinólogos, nos han machacado a diario que los culpables de la “desgracia del país” es ya sabes quién, porque los dejó sin los beneficios de su complicad de sexenios anteriores. Confieso que por vez primera, en los últimos 30 años que he ejercido mi derecho a votar no tengo ninguna elección para las elecciones, ninguna propuesta a la cual aliarme, ningún partido con el cual encuentre un mínimo del eco de los intereses comunes. Sus discursos como sus ideologías conservadoras, homofóbicas, misóginas, sus pifias y su insensibilidad irresponsable son una verdadera decepción y me dejan sin opción. Es decir, que asisto a unas elecciones, sin elección. Lo único claro, es que este próximo 6 de junio debemos salir a votar y hacer saber nuestro desacuerdo, para crear una nueva clase, partido y sistema político acorde a las emergentes, urgentes y necesarias realidades colectivas y sociales.

Pd. Mi agradecimiento a lectores, radioescuchas, compañeros de trabajo y directivos de MVS por estos 8 años de vida de El Cocodrilo.

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias