¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

La pandemia de SARS-CoV-2 pudo iniciar desde octubre de 2019

Comprender cuándo surgió el SARS-CoV-2 es fundamental para evaluar la manera en cómo los científicos pueden monitorear nuevos patógenos que puedan transmitirse de animales a humanos.

Arturo Barba Viernes 19 De Marzo, 2021 · 06:44 am
La pandemia de SARS-CoV-2 pudo iniciar desde octubre de 2019
Personal de salud aplica prueba COVID a hombre / EFE

Un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego que simuló las primeras etapas del brote de SARS-CoV-2 en Wuhan, China, concluyó que el virus probablemente empezó a circular entre los humanos desde mediados de octubre de 2019, dos meses antes de lo informado por las autoridades chinas, que señalaron que el primer caso se había presentado en diciembre de ese mismo año.

Las estimaciones que se publican hoy en la revista Science son muy distintas a las reportadas hasta ahora. La versión oficial sostenía que el primer caso pudo ocurrir en un mercado de mariscos en la ciudad china, donde se vendían ejemplares tanto vivos como muertos de diversas especies de animales, entre ellos pangolines y murciélagos.

Desde marzo de 2020, equipos de científicos han tratado de rastrear cuándo inició la transmisión del SARS-CoV-2 entre los humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) envió una misión de 17 científicos que investigan los orígenes del coronavirus y, de manera preliminar, ha dado a conocer que hay indicios de que el brote fue mucho más amplio en Wuhan en diciembre de 2019 de lo que se ha informado hasta ahora.

Peter Ben Embarek, director de seguridad alimentaria y zoonosis de la OMS, informó que la misión había encontrado varios signos de una propagación mucho más amplia en 2019 y que había más de una docena de cepas del virus en Wuhan en diciembre de ese año. El informe oficial de la OMS sobre los primeros datos de esta investigación supuestamente serían dados a conocer esta misma semana, pero hasta, la noche de este jueves 10 de marzo, no se había relevado la información.

Comprender cuándo surgió el SARS-CoV-2 es fundamental para evaluar la manera en cómo los científicos pueden monitorear nuevos patógenos que puedan transmitirse de animales a humanos (zoonosis) y comprender por qué se fracasó en los esfuerzos iniciales de contención y mitigación de la COVID-19.

Los investigadores encabezados por Jonathan Pekar, del Departamento de Informática Biomédica, de la Universidad de California San Diego, simularon las primeras etapas del brote de SARS-CoV-2 en China, y descartan que el inicio de la pandemia haya sido el mercado de mariscos de Huanan, en Wuhan, a fines de 2019 ya que, aunque los primeros genomas del virus se obtuvieron de muestras de personas infectadas en ese lugar, muchos de los primeros casos reportados a principios de diciembre no tenían ninguna conexión con el mercado; además, en la prensa china se reportaron casos de COVID-19 desde noviembre.

Para llevar a cabo la investigación publicada en Science, los científicos utilizaron un enfoque combinado, llamado “coalescente”, mediante el cual analizaron el árbol genealógico del virus (filogenética) por medio de la técnica denominada “reloj molecular bayesiano”, que permite estimar el tiempo retrospectivo para rastrear el ancestro común más reciente de las cepas obtenidas del coronavirus. Analizaron 583 genomas completos de SARS-CoV-2, muestreados en China en el momento en que se descubrió el virus por primera vez a fines de diciembre de 2019, hasta los obtenidos a fines de abril de 2020.

Además, usaron un modelo epidemiológico (análisis del comportamiento de la enfermedad en la comunidad) avanzado, con el cual llevaron a cabo simulaciones considerando la posibilidad de que la variante de SARS-CoV-2, que surgió por primera vez, fuera menos apta que la que se extendió ampliamente. De esta manera, determinaron cuánto tiempo pudo haber circulado el virus antes de la época del ancestro común más reciente.

Simularon epidemias en dos fases: una en la que el primer caso de infección fue con una variante menos apta que se extinguió, pero antes de desaparecer dio lugar a una cepa mutante que persistió; y la otra, con una cepa del virus que prevalece desde la infección inicial y que se extiende principalmente en entornos urbanos. A través de este enfoque, los científicos observaron una simulación en la que aproximadamente dos tercios de los contagios desaparecieron sin provocar una pandemia.

Los resultados sostienen que el nuevo coronavirus circulaba en la provincia de Hubei en niveles bajos desde octubre de 2019 y a principios de noviembre la prevalencia del virus era demasiado baja como para ser descubierta. Pero cuando se identificó por primera vez en diciembre, el virus ya se había establecido y circulaba ampliamente en Wuhan.

“Nuestros resultados definen el período comprendido entre mediados de octubre y mediados de noviembre de 2019 como el intervalo plausible cuando surgió el primer caso de SARS-CoV-2 en la provincia de Hubei”, señalan los investigadores en el artículo.

Los científicos ponen el acento en el retraso en la identificación del nuevo virus, lo cual resalta la dificultad al vigilar nuevos patógenos zoonóticos con alta transmisibilidad y con tasas de mortalidad moderada.

También informaron que, aunque todos los primeros casos documentados de COVID-19 se encontraron en la provincia de Hubei, no se puede descartar la posibilidad de que el primer caso haya adquirido inicialmente el virus en otro lugar, si bien las primeras cadenas de transmisión de persona a persona detectadas hasta ahora se remiten a Wuhan.

Las circunstancias que rodearon la aparición del SARS-CoV-2 siguen sin conocerse del todo y, aunque el SARS-CoV-2 es un virus que se adapta y muta constantemente para propagarse entre los humanos, los investigadores hasta ahora no saben si el virus que surgió por primera vez era menos apto que el virus que se propagó por China y el mundo.

Por otro lado, todavía no se ha encontrado el reservorio animal de donde surgió el coronavirus, o el hipotético hospedero intermedio, pero en cualquiera de los dos casos el mercado de mariscos ha quedado descartado.

Estos resultados coinciden con lo informado por la misión de la OMS en febrero de 2021, en la que participaron 17 científicos del organismo y 17 de China: Luego de analizar las muestras de los genomas de los coronavirus de los primeros casos detectados en China, se encontraron 13 secuencias genéticas diferentes del virus SARS-COV-2, es decir, 13 variantes distintas, a partir de diciembre de 2019. Algunas de ellas de pacientes contagiados en el mercado, pero otras de pacientes distribuidos en distintos puntos geográficos de la provincia de Hubei.

Delimitar la fecha, la ubicación y las circunstancias de la infección original por SARS-CoV-2 en humanos es fundamental para comprender la mejor manera de reaccionar, con un enfoque preventivo y en poco tiempo, ante el surgimiento de futuras pandemias.

 

Generan en laboratorio células “tipo” embrionarias humanas

Estructuras celulares similares a los blastocistos de embriones humanos fueron generadas in vitro a través de dos métodos distintos por dos equipos de científicos por separado que publican sus resultados en sendos artículos en la revista Nature de esta semana.

En el primer caso, llevado a cabo por investigadores chinos y estadounidenses encabezados por Jun Wu, del Centro Médico de la Universidad del Suroeste de Texas, se obtuvieron “blastoides humanos”, que son estructuras celulares semejantes a los blastocistos, a partir de un cultivo tridimensional de células madre pluripotentes humanas.

En el otro estudio de investigadores de Australia, China, Estados Unidos y Singapur, encabezados por José Polo, de la Universidad de Monash, Australia, se generaron células llamadas “iBlastoides” (blastoides inducidos), a partir de células del tejido conectivo que se encuentra en casi todo el organismo humano.

Las células obtenidas por ambos equipos pueden ser inducidas a autoorganizarse para formar estructuras que se asemejan al desarrollo celular en etapas tempranas de los embriones humanos para producir células madre o troncales pluripotentes, en una caja de petri.

Luego de unos días de la fecundación de un óvulo por un espermatozoide se inicia el desarrollo de los embriones humanos y en las primeras dos semanas forman una estructura llamada blastocisto, que es una configuración esférica formada por una capa externa de células que rodean una cavidad llena de líquido en cuyo interior hay un grupo de células madre pluripotentes, que tienen la capacidad de diferenciarse en prácticamente cualquiera de los más de 200 tipos de células del organismo humano.

De ahí la importancia científica de este tipo de células, sin embargo, por regulaciones bioéticas no es posible contar con suficientes células de este tipo y las que se donan de los embriones sobrantes de las clínicas de fertilización in vitro (FIV), están sujetas a estrictas regulaciones y son muy limitadas.

Para intentar superar esta restricción, recientemente los científicos desarrollaron un modelo de laboratorio con estructuras similares a blastocistos de ratón llamadas blastoides, pero las investigaciones con el modelo animal no tienen el alcance de las investigaciones con células humanas.

Este logro científico permitirá generar, por primera vez, un modelo humano de laboratorio con blastoides similares a las células humanas. No son equivalentes pero cuentan con estructuras semejantes.

Con las iBlastoides y blastoides humanos se podrán generar células madre pluripotenciales en suficientes cantidades para la investigación biomédica en múltiples campos como la medicina regenerativa de tejidos ya que de ellas se pueden producir neuronas, tejido cardíaco, células de la retina, renales,hepáticas, etc.

Además será una gran herramienta para las investigaciones que permitan comprender el desarrollo embrionario temprano, los trastornos que ocurren durante el embarazo y contribuirán al desarrollo de nuevas terapias asociadas con la fertilización in vitro, entre muchas otras aplicaciones.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias