¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

La música comparte patrones universales en las culturas del mundo

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 22 De Noviembre, 2019 · 07:37 am
La música comparte patrones universales en las culturas del mundo
Desde hace mucho tiempo se ha dicho que la música es el lenguaje universal de la humanidad / Foto: especial

De acuerdo con un nuevo estudio científico, en la enorme y amplia diversidad de las diferentes culturas de todo el mundo, las canciones comparten patrones universales. Desde aquellas de amor y religiosas hasta las de cuna, existen similitudes en todas las manifestaciones musicales en todas las sociedades. Así, la música se asocia a comportamientos como el cuidado infantil, la curación, la danza, el amor, el duelo, la guerra, el desamor, las procesiones y otros rituales, todos estos sumamente similares entre las sociedades.

El equipo de científicos del Laboratorio de Música de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, encabezado por Samuel Mehr, llevó a cabo el primer análisis científico sobre las similitudes y diferencias de la música en las sociedades de todo el mundo. Al examinar canciones de cuna, canciones curativas, canciones de baile y canciones de amor descubrieron que todas ellas comparten funciones de comportamiento con características musicales similares.

El estudio realizó una “historia natural” de la canción: un análisis sistemático de las características de la música vocal de todo el mundo, consistente en un cuerpo de texto etnográfico sobre el comportamiento musical de una muestra representativa de la mayoría de las sociedades. Se trata de una investigación que duró 5 años, en la que los investigadores llevaron a cabo un análisis intercultural de más de un siglo de investigaciones en el campo de la antropología y la etnomusicología en más de 300 sociedades.

Lo que buscaban hacer Samuel Mehr y sus colegas era responder a las preguntas: ¿Es la música una cultura universal? Si es así, ¿qué cualidades musicales se superponen en sociedades dispares? Si no es así, ¿por qué parece tan omnipresente?

Desde hace mucho tiempo se ha dicho que la música es el lenguaje universal de la humanidad. Esa hipótesis ha existido entre los teóricos, los lingüistas y los psicólogos de la música durante décadas y de ahí ha surgido análisis sobre las adaptaciones musicales y su impacto en las emociones, el lenguaje, el control motor y la percepción auditiva pero, a pesar de tener componentes psicológicos comunes, hasta ahora nunca se había demostrado su “universalidad” en todas las culturas.

Los científicos de Harvard fusionaron la antropología y la psicología de la ciencia de datos, ofreciendo una nueva forma de abordar problemas antiguos en la musicología, con lo que arrojaron conocimientos profundos sobre los asuntos cognitivos universales que subyacen a las diversas músicas que crea y disfruta nuestra especie. Reunieron carretes, vinilos, cintas de casete, discos compactos y grabaciones digitales de colecciones privadas de antropólogos y etnomusicólogos y los combinaron con un corpus de etnografía que contiene casi 5 mil descripciones de canciones de 315 culturas humanas, acompañadas con descripciones detalladas de los contextos de las canciones. Esta base de datos –única en el mundo– es llamada por los investigadores La Historia Natural de la Canción.

Analizaron cada grabación según la formalidad, el nivel emocional y la religiosidad, y los resultados subrayan la universalidad de la música para mapear las variaciones en la canción humana (música vocal). También demuestran que la música se ha desarrollado en todas las culturas y que se asocia con tipos predecibles de funciones y contextos sociales, como la danza y el amor. Por ello, los investigadores afirman que las funciones sociales de una canción se pueden predecir a partir de sus características musicales en las diversas sociedades.

Samuel Mehr y sus colaboradores también analizaron si los comportamientos sociales están vinculados con las canciones y cómo varían entre sociedades; asimismo examinaron cómo las melodías y los patrones rítmicos de las canciones varían sistemáticamente.

Las diversas interrogantes planteadas en esta investigación fueron tan convincentes que el proyecto, publicado esta semana en la revista Science, se convirtió rápidamente en una importante colaboración internacional con músicos, científicos de datos, psicólogos, lingüistas y politólogos. Se trata del estudio científico más ambicioso en este campo que demuestra, a ciencia cierta, que la música impregna la vida social de manera similar en todo el mundo.

El equipo de investigadores codificaron la etnografía y la discografía que conforman la Historia Natural de la Canción en docenas de variables. Registraron detalles sobre cantantes y miembros de la audiencia, la hora del día, la duración del canto, la presencia de instrumentos y más detalles de miles de pasajes sobre canciones en el corpus etnográfico. La discografía se analizó de cuatro maneras diferentes: resúmenes de máquinas, valoraciones de los oyentes, anotaciones de expertos y transcripciones de expertos.

Al examinar canciones de cuna, canciones curativas, canciones de baile y canciones de amor en particular, descubrieron que comparten funciones de comportamiento con características similares. Las canciones de cuna y de baile son omnipresentes y también son muy estereotipadas, pero tienden a definir el espacio de lo que puede ser la música, ya que hacen cosas muy diferentes con características que son casi opuestas entre sí.

La investigación demuestra que los patrones profundos de la música en todas las culturas está construida a partir de componentes psicológicos comunes, pero también desmantela ideas que rigen la gramática musical actual que sostienen, por ejemplo, que la tonalidad es un invento de la música occidental. Los datos de los investigadores sostienen que esta podría ser una característica universal de la música y una muestra de cómo nuestras mentes están diseñadas para hacerla.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com