¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

La moral y el gobierno

De la tinta de Mina Magallón.

Mina Magallón Martes 5 De Noviembre, 2019 · 08:14 am
La moral y el gobierno
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Foto: Reuters

López Obrador informa que para celebrar su primer aniversario estará publicando en diciembre un libro titulado “La economía moral” y con sus tuits me hacen recordar con horror a la Santa Inquisición. Algunos de sus tuits explicaban que la Santa Inquisición perdonaba en caso de arrepentimiento. A lo que Luis Cárdenas contestó: “¡Pues que Dios nos agarre confesados!”

La diferencia entre la moral y el gobierno se examina en el primer curso de Derecho Civil, generalmente llamado Introducción al Estudio del Derecho.  Se estudia que la moral está integrada por un conjunto de reglas de conducta subjetivas, individualistas, unilaterales y se apoya en las convicciones, en la conciencia, en la educación y en costumbres. La inobservancia de un precepto ético tiene una sanción interior y tal vez el reproche de nuestros semejantes. Por el contrario, se estudia que la regla jurídica tiene un carácter eminentemente colectivo y bilateral, ya que a la vez que otorga derechos, también impone obligaciones. Además, es regla externa, ya que no se concreta a nuestros pensamientos o sentimientos, sino que se relaciona con nuestra conducta, con los hechos visibles. El derecho se apoya en la fuerza, en el poder, en la potencia. La justicia sin la fuerza, enseñaban en la Facultad de Derecho, es impotente. Por ello, se representa a la justicia como una mujer, con venda sobre los ojos, con una balanza en una mano, y con la espada -símbolo del poder- en la otra.

Siguiendo la idea que escribían en los tuits del peligro de caer ante la Santa Inquisición sin haberse confesado, se debía a que el juzgador tenía en sus manos todo el poder para decidir si el acusado de verdad se arrepentía de sus pecados. El mismo peligro existe hoy en día cuando vemos a un gobierno que ahora todo perdona, el mismo sistema judicial que teníamos y al que acusábamos de ser igual que la Santa Inquisición ahora deja en libertad a los rufianes que en Tepito se dedicaban a la venta de armas, drogas, y todo lo que uno quisiera o soñara con tener, no obstante, fuere ilegal. ¡Puff! Como magia se encontraba todo lo que uno quisiera fácilmente en Tepito. Estamos ahora yéndonos al otro extremo de la Santa Inquisición donde se castigaban a muchos inocentes. Ahora estamos dejando en libertad a muchos delincuentes porque la forma no fue llenada correctamente por los policías, sea por Dios ya ni el diablo se las cree. También lo vimos recientemente en Culiacán cuando las fuerzas gubernamentales que habían capturado al hijo del Chapo lo soltaron. Las razones que se dieron fueron contradictorias así que bien a bien no se sabe.  Pero sí sabemos que lo soltaron después de haber sido detenido.

Otro hecho particular sucedió a la par de las balaceras en Culiacán y la fuga de 55 presos del penal de Aguaruto, de los que 49 continúan prófugos.

Así como el presidente cree en la importancia de tener una economía moral para fortalecer los valores del gobierno, es igual de importante tener la herramienta para usar el poder del gobierno fortaleciéndolo combatiendo a los grandes delincuentes y así poder tener una sociedad que viva en paz.

Nos dicen los tuits que antiguamente la confesión y el arrepentimiento nos protegía de la Santa Inquisición. Ahora vemos que, a los malos, delincuentes, traficantes los está protegiendo la moral a lo que antiguamente se usaba para castigarlos, hoy los premia con soltarlos.

Muchos siglos han pasado desde que existe el poder de un gobierno para combatir la delincuencia, la violencia, los carteles, los secuestradores, etc. Es tiempo de no confundir a la moral con la fuerza de un gobierno para combatir la falta de moral.

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter:  @MinaMagallon

Facebook:  Mina Magallon