¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

La memoria de nuestra raíz

De la tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 5 De Octubre, 2019 · 14:33 pm
La memoria de nuestra raíz
Muere el escritor e historiador Miguel Léon-Portilla

Pocas veces tuve la fortuna de escuchar sus conferencias del antropólogo Miguel León-Portilla, lo leí más de lo que escuché. Ha sido para la investigación de las culturas centrales de México, una fuente referencial, de discuisión y releectura en muchos sentidos.

Aún me hacen eco sus palabras que escuché aquel diciembre de 2016, cuando en el marco de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara el doctor León-Portilla, junto con Carmen Aguilera presentaban Mapa de México Tenochtitlan y sus contornos hacia 1550. Expresó al respecto. “Aún sigue sorprendiendo la grandeza de la historia mexicana, en especial la de la Cuenca de México, lo indígena mesoamericano y lo hispánico se hacen aquí presentes en el “Mapa de Upssala” en un escenario henchido de luz. Donde late la vida indígena pero sobre todo nuestro espejo de lo que hoy aún se puede mirar en el Centro Histórico y en nuestra piel”.

Oportuna y precisa resulta esta idea, no sólo como un homenaje y reconocimiento a uno de los grandes estudiosos de lo que el propio autor de Los antiguos mexicanos sino en el momento que estamos tan próximos a ser testigos: los 500 años del encuentro de Moctezuma II y Cortés. Donde se siembra una nueva civilización a la que el propio León-Portilla describía como la conquista y el vigorozo intercambio cultural. En tiempos donde lo nacional debe ir de la mano de lo global, de las revisiones de riqueza de ese encuentro.

La muerte del doctor Miguel León-Portilla, ocurrida el pasado 1 de octubre, antoja revisar, releer, recorrer las salas del Museo del Templo Mayor al que el propio antropólogo asistió en aquel 1978 donde se reúne el muestrario arqueológico, de investigación y análisis más importante de la cultura mexica que tenemos registro en el centro de la cuenca de México. Al  que se refería como el templo de la mexicanidad, la raíz de nuestra identidad.

Por espacio de más de medio siglo, León- Portilla abrió varias líneas de exploración, investigación, documentación y análisis sobre el papel que la cultura náhuatl tenía en el pasado y presente. De la lengua a la civilización, de la tradición a la historicaidad, el antropólogo y docente universitario, constantemente refería la trascedencia del trabajo de exploración, estudio y clasificación del hallazgo en 1968 por parte de Eduardo Matos Moctezuma al impulsar la exhibición, museografía e investigación de la zona arquoelógica del templo Mayor.

La trascedencia de este museo es porque como ocurre con Egipto, Roma o Grecia, la muestra arqueológica mezcla de momentos y grandezas, de derrocamiento y reedificación: el Templo Mayor expresan la raíz más honda de mesoamerica: su cosmovisión, su arquitectura, su cultura y su misteriosa relación con la naturaleza y el entorno.

Ante ese escenario de investigación, análisis y reporte se enfrentaron hombres como León-Portilla piedra angular en los estudios que vinieron más tarde: la civilización meseoamericana en aras del mestizaje. Incanbsable investigador, docente y difusor de las nuevas reflexiones y líneas de abordaje de la historia indígena náhuatl.

En este año, en que se cumplen medio milenio de la transformación de una civilización para dar lugar a lo que hoy somos: el mestizaje. Se precisa el trabajo del que convirtió su pasión, su defensa, su motivo e interés académico: la cultura mexica, los pueblos meseoamericanos del centro de México.

Dicen los documentos y notas en los diarios de aquel 1978 en que se inauguró el museo del Templo Mayor, obra arquitectónica de Pedro Ramírez Vázquez, en su discurso, Miguel León-Portilla se refirió al recinto como “el alma de la cultura mexica, la piedra civilizatoria de los mexicanos de ayer y hoy. “llegará a ser el recinto de nuestra memoria”. Y eso mismo pienso que ha logrado convertirse el doctor Miguel León-Portilla, el hemiciclo de nuestra memoria, de nuestra raíz. Descanse en paz el orgulloso estuidioso del mundo índigena náhuatl.

Abramos la discusión: @salmazan71