¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

La Generación confinada

El trágico presente y futuro que vive toda una generación a causa del Covid. ¿Que vida les espera?

Sergio Almazán Sábado 24 De Julio, 2021 · 07:00 am
La Generación confinada
Esta generación enfrenta inequidad en los servicios u oportunidades de acceso al conocimiento, la tecnología y la educación/Foto: cuartoscuro.

Tras 17 meses de crisis sanitaria, el confinamiento ha derivado en desajustes de índole emocional, social, laboral, educativo y por supuesto, económico.

En México, las consecuencias que la covid-19 han dejado, aún no es posible medir sus consecuencias en un amplio espectro.

Pero la violencia intrafamiliar, los rezagos en educación, el empobrecimiento por despidos y falta de empleo, la deserción escolar en aumento y la evidencia de las inequidades básicas en varias zonas del país y de las ciudades, hacen crítico el escenario para la llamada generación confinada.

 En varios institutos de salud mental y círculos académicos de sociología y economía internacionales, se comienza a hablar de los efectos que la epidemia y el aislamiento social provocarán en un corto y mediano plazo entre los niños y adolescentes del mundo.

La incertidumbre vivida en estos meses –que parecen no acabar con el encierro-; el ajuste y ruptura repentina de las actividades cotidianas, la falta de claridad sobre el rumbo futuro de la vida y la normalidad social están repercutiendo en los estados emocional y conductual de los sectores juveniles.

La Generación confinada como la han señalado los especialistas, enfrenta crisis en sus estados de ánimo, en sus comportamientos y maneras de relacionarse con una nueva realidad.

Lo que hasta ayer era atípico o imposible de imaginar: no convivir con sus compañeros de clase de forma presencial, no socializar en espacios públicos y reducir las visitas a familiares y amigos.

Es decir, aunque se ha demostrado la capacidad de adaptación ante la adversidad; en silencio, entre los muros de las casas y en la intimidad del hogar, muchos niños y jóvenes están viviendo el choque de sus emociones: ansiedad, depresión, miedo, tristeza y violencia.


Sumando otro factor tan grave con los anteriores: la inequidad en los servicios u oportunidades de acceso al conocimiento, la tecnología y la educación.

En nuestro país, 32 millones de mexicanos no tienen internet en su casa, cerca de 3 millones de estudiantes no pudieron concluir su ciclo escolar y debieron dejar los estudios de bachillerato o universidad por falta de recursos, de conectividad o violencia en su casa o zona donde viven, tendiendo otras alternativas que no son las formativas para mejorar en un futuro su condición de vida.

En zonas marginas de las ciudades como en varios estados del país, los jóvenes tienen dos alternativas: volver al campo a trabajar en la siembra a veces, para los cárteles o, enrolarse en el Ejército para enfrentar al narcotráfico, abandonando sus proyectos personales y profesionales. Pero, sobre todo, poniendo en riesgo su vida y su futuro.

Esta Generación confinada no sólo está enfrentándose a una crisis sanitaria sin precedentes, sino a la falta de recursos materiales y tecnológicos para hacer frente a la educación a distancia.

La carencia de un plan general y de cobertura nacional por parte de la Secretaría de Educación Pública en nuestro país, está marginando y empujando a otro grueso grupo de la población juvenil a la desigualdad e inequidad, sin esperanza de mejorar su futuro ni romper la cadena de pobreza familiar.

Mientras se discuten alternativas y se evalúan estrategias, metodologías y acuerdos con el sindicato de maestros en la SEP, la generación confinada vive la encrucijada del abandono a su proyecto profesional, formativo y personal para responder a la inmediata crisis familiar: abandonar la escuela y contribuir económicamente en casa, con sueldos miserables y futuros más desastrosos.

El confinamiento impide que puedan los estudiantes de escasos recursos, poder salir a la plaza pública de su poblado para tener conectividad y tomar sus clases, poder contar con los recursos para seguir su formación académica.

La Generación del confinamiento es una realidad de una sociedad que se encamina a la pobreza, la segregación y la complejidad de poder salir adelante y retomar la esperanza de la promesa de futuro que son los niños y jóvenes de este país. ¿Cómo podemos revertir y reducir los efectos de esta pandemia en ellos?

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias