¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

La Covid-19 puede transmitirse por vía sexual

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 8 De Mayo, 2020 · 07:20 am
La Covid-19 puede transmitirse por vía sexual
Llevan a paciente con Covid-19 en una camilla dentro del Hospital Juárez, en la Ciudad de México / Foto: Reuters

A diferencia de enfermedades de transmisión sexual como el sida, herpes y papiloma, hasta hace cinco años se desconocía que las enfermedades infecciosas causadas por virus, como el Ébola y el zika, también podían transmitirse a través del semen.

Por ello, desde que inició la pandemia de Covid-19 se sospechaba de la posibilidad de que el coronoavirus pudiera transmitirse por vía sexual, pero hasta ayer no se había comprobado.

Un equipo de científicos de China pertenecientes al Hospital General del Ejército Popular de Liberación, al Centro Nacional de Investigación Clínica para Enfermedades Renales, al Hospital Pekín-Chaoyang y al Hospital Municipal de Shangqiu, informaron en un artículo científico publicado en la revista Enfermedades Infecciosas de la Asociación Médica Americana (JAMA), que el SARS-CoV-19 puede estar presente en el semen de personas contagiadas, sean sintomáticas o no.

Este hallazgo agrega otra posibilidad de contagio del coronavirus, ya que no solo puede transmitirse a través de gotículas y aerosol respiratorios, sino también a través de las heces, la orina y, ahora, el semen.

Los investigadores encabezados por Diangeng Li analizaron muestras de 38 pacientes mayores de edad enfermos por Covid-19, quienes se encontraban internados en el Hospital Municipal de Shangqiu en la provincia de Henan, China, entre el 26 de enero y el 16 de febrero.

Los resultados arrojaron que 6 pacientes tuvieron semen positivo para SARS-CoV-2, es decir, el 15.8% de las muestras contenían el virus y podían transmitir el Covid-19 por vía sexual. Pero lo que llamó más la atención de los investigadores es que en el 8.7% de los casos, correspondió a personas en recuperación, lo cual indica que aún cuando se superan las etapas más críticas de la enfermedad, todavía se es portador y transmisor del virus.

Los investigadores subrayan que incluso cuando el virus no puede replicarse en el sistema reproductor masculino, puede persistir en los testículos, especialmente cuando hay inflamación local sistémica a causa de la infección. De hecho, 23 de los participantes (el 60.5%), habían logrado la recuperación clínica y 15 (39.5%) se encontraban en la etapa aguda del síndrome respiratorio.

Desde hace décadas se sabe que el contacto sexual es la principal ruta para las enfermedades de transmisión sexual (ETS), que son causadas por una gran variedad de patógenos como bacterias, protozoarios, virus y hongos, entre otros. Pero con estos resultados se confirma que la presencia de virus en el semen tiende a ser más común de lo que se cree entre los virus que generalmente no se transmiten sexualmente.

“La presencia de virus en el semen puede ser más común de lo que se entiende actualmente”, señalan los investigadores en el artículo. “No se debe suponer que los virus tradicionales de transmisión no sexual están totalmente ausentes en las secreciones genitales”.

Los estudios sobre detección y persistencia de virus en el semen contribuyen a la práctica clínica, para definir su epidemiología y para la salud pública, especialmente si se trata de virus altamente letales y causantes de una gran tasa de morbilidad, como es la Covid-19.

Es importante señalar que este estudio es apenas el primero en demostrar que el SARS-CoV-2 puede transmitirse sexualmente, pero su principal limitante es que la muestra de la investigación es pequeña y tampoco se realizó un seguimiento prolongado de los participantes, por lo que se requieren más estudios.

Por ejemplo, se requieren muestras grandes y realizar un seguimiento pormenorizado de cómo se elimina el virus, el tiempo de supervivencia, la concentración del patógeno en el semen y la potencial persistencia y, quizá, reactivación del virus.

De cualquier manera, más vale tomarse en serio este riesgo de transmisión sexual de Covid-19 y revisar las pautas sobre las prácticas sexuales de los convalecientes, sobrevivientes y del resto de la población.

 

Desaprueban “certificados de inmunidad” de SARS-CoV-2

Hace dos semanas el gobierno chileno propuso proporcionar certificados de inmunidad digitales o físicos, que garanticen que un individuo que ha sido infectado es supuestamente inmune al SARS-CoV-2. De hecho, otros gobiernos que buscan dejar atrás las medidas restrictivas por la pandemia también han sugerido emitir esos “pasaportes de inmunidad” o “de libre riesgo” como Alemania, Italia, Reino Unido y Estados Unidos.

Pero científicos y expertos consideran que la medida es prematura, debido a que todavía no se sabe, a ciencia cierta, si un paciente recuperado adquiere inmunidad ante el virus y, si es así, durante cuánto tiempo.

En artículos científicos publicados en The Lancet y JAMA, se señala que todavía hay muchas dudas sin resolver como en qué momento se puede considerar que una persona ya está recuperada, si está libre del virus y ya no es contagiosa, y en caso de que se encuentre sana, si su organismo tiene anticuerpos que la protejan ante una segunda infección.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se opone a dichos certificados ya que hay aspectos de la pandemia que aún se están investigando y de los cuales todavía no hay resultados científicos. El conocimiento actual y las limitaciones técnicas no brindan “evidencia de que las personas que se han recuperado de Covid-19 y tienen anticuerpos estén protegidas de una segunda infección”, señaló el organismo multilateral en un comunicado, el pasado 24 de abril.

Se han realizado estudios sobre la evidencia de anticuerpos a la infección por SARS-CoV-2 y en la mayoría se muestra que las personas que se han recuperado tienen anticuerpos contra el virus, pero algunas de ellas a niveles muy bajos de neutralización y pocos anticuerpos en su sangre, por lo que la OMS considera que aún es insuficiente la información disponible para tomar esas medidas.

La inmunidad

Cuando el organismo humano desarrolla inmunidad a un patógeno a través de una infección natural ocurre un proceso de varios pasos a lo largo de, generalmente, una o dos semanas. En primer lugar el cuerpo responde ante los virus de manera inmediata y no específica con un arsenal de células protectoras del sistema inmune como los macrófagos, neutrófilos, y las células dendríticas, que ralentizan el progreso del virus e incluso pueden evitar que cause síntomas de enfermedad.

Luego de este escudo protector continúa una respuesta adaptativa específica en la que el organismo produce anticuerpos que se unen específicamente al virus para neutralizarlo. Estos anticuerpos son proteínas que se encuentran en la sangre llamadas inmunoglobulinas, pero también entran en acción las células T que reconocen y eliminan a las células ya infectadas por el virus, para evitar su propagación.

La respuesta adaptativa combinada puede eliminar el virus del cuerpo y, si la respuesta es lo suficientemente fuerte puede prevenir la enfermedad grave o cuando se vuelva a encontrar con el mismo virus, previene una reinfección. Esto se llama inmunidad.

Los resultados de este proceso de inmunidad ocurrido en el organismo se puede medir por la presencia de los anticuerpos en la sangre.

Sin embargo, hay diversos elementos que pueden arrojar falsos positivos, el principal de ellos es que estos resultados pueden cruzarse con los anticuerpos que se generan en el organismo por otros coronavirus, hay seis de ellos: cuatro ocasionan la gripe común, el MERS y SARS. Pero además, las pruebas de anticuerpos específicos para SARS-CoV-2 todavía se encuentran en desarrollo y la mayoría no están diseñadas para determinar si las personas son inmunes a infecciones secundarias.

También se ha sugerido la necesidad de certificados de vacunación para viajeros internacionales como ocurre en algunos países para el caso de la fiebre amarilla, sin embargo, aún no existe vacuna contra Covid-19. En el mejor de los casos, se tendrá hasta mediados del 2021.

Existen cartillas de vacunación en diversos países, como México, que son para incentivar a las personas a vacunarse como un bien social y como un derecho a la salud. Quizá en el futuro, cuando exista la vacuna contra el coronavirus, se incluya en el cuadro básico de vacunas.

Por si fueran pocos los elementos científicos en contra de esta propuesta no debemos olvidar el riesgo de la onmipresente y omnipotente corrupción. Este certificado podría ser falsificado y traficado, lo cual traería consigo riesgos potenciales a la salud pública mundial. Todavía es muy pronto para hablar de “certificados de inmunidad”.

 

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com

 

Escucha la colaboración de Arturo Barba, en la Primera Emisión de MVS Noticias con Luis Cárdenas:

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias