¿Deseas recibir notificaciones?

La ciudad sitiada

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán 13/Abr/19 08:45
La ciudad sitiada
Policía aumenta la vigilancia en CDMX tras la delincuencia - Ilustración

Estas líneas se las dedico con solidaridad y afecto a mi compañero Héctor Zagal, quien lamentablemente se suma a la lista de los ciudadanos que diariamente son víctimas de robo y violencia en esta urbe. Una metrópoli acéfala de autoridad y justicia, descabezada de un gobierno frontal que atienda uno de los más grandes problemas que vive la Ciudad de México: la inseguridad como práctica y modus operandi.

Según los propios datos revelados por en el Reporte de Seguridad de la Ciudad de México marzo de 2019,  los delitos patrimoniales, es decir robo a casa sin violencia han aumentado, con respecto al mismo periodo del año anterior.  Cerca de 2mil 377 carpetas de investigación se han integrado en el primer trimestre del 2019, 44% más con respecto al mismo periodo pero en el 2018. De las cuales, 870 carpetas es por roo patrimonial: autos y casas.

La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum ha querido justificar estos resultados de una inacción efectiva, real y concreta al problema de inseguridad generalizada que vive la ciudad, alegando que el gobierno anterior no reveló o maquilló las cifras delictivas. No dudo que sea cierto pero lo que no se puede es seguir sin actuar.

Al tiempo que la política del actual gobierno federal y local ha sido de las comparaciones con respecto de las otras administraciones,  y la espera de una reforma a las leyes de seguridad para el establecimiento de la Guardia Nacional, llevamos cuatro meses con una ciudad que va en aumento delictivo, en violencia y homicidios que ponen en focos rojos a sus habitantes, turismo y economía.

¿Cómo hacer crecer la economía, la vida urbana y la movilidad de la Ciudad de México, cuando salir de andar en la calle es un peligros, dejar la casa sola es un riesgo, transportarse en el metro un motivo para ser secuestrado o en menor medida, asaltado?…  El ciudadano de a pie que a diario precisamos de salir a trabajar, estudiar,  producir ingresos para llevar a casa y la familia, advertimos que no nos basta con justificar las estadísticas delictivas actuales vs. del gobierno del Doctor Mancera –quien en su hedonismo político, se sirvió de la ciudad para su  beneficio y curul actual–  No nos sirven de nada cuando volvemos a casa sin nuestro auto, nuestras pertenencias,  o ha sido violentada nuestra seguridad porque han robado nuestro propio hogar.

Las víctimas se suman como estadísticas, los pretextos del gobierno actual como excusas para no estar actuando en zonas que ya se conocen altamente delictivas,  cruceros, modus operandi de las bandas delictivas, estaciones y horas pico en  el metro o en  metrobús. Si la radiografía que han detallado en su informe  la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México de los barrios, alcaldías, zonas y corredores comerciales  donde se ubican los mayor número de actos delictivos está tan depurada por qué las acciones de los cuerpos de seguridad es tan frágil, débil o inexistente.

A diario sumamos nombres, rostros, sitios y casas de conocidos que son víctimas de la inseguridad, la violencia, secuestro u homicidio. El paraíso que presumió ser la ciudad de México de los grupos delictivos  es a penas un espejismo. La declaración mañanera del actual presidente sobre qué disminuyó el 30% de la inseguridad en épocas que fue jefe de gobierno, parecen no ser la receta que hoy surta el efecto necesario con su compañera de partido.

Los recientes nombramientos de la naciente Guardia Nacional  deben de ser los mecanismos para recuperar la paz, establecer la seguridad, impartición de justicia y la disminución de la violencia urgente en todo el país. La ciudad de México al ser epicentro del desarrollo económico, poblacional y turístico no puede esperar más deterioro. Habitar la urbe implica sentirse libre, seguro, incluido y resguardado. Aspectos que hoy día se miran muy lejos de lograr.

Abramos la discusión @salmazan71