¿Deseas recibir notificaciones?

Joven colmilludo

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal 24/Mar/19 08:53
Joven colmilludo
Napoleón Bonaparte, joven colmilludo - Ilustración

Seguramente, cuando escuchamos hablar de Napoleón, la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de un conquistador francés chaparrito. Bueno, pues resulta que Bonaparte no era francés, sino de Córcega y su lengua materna era el corso.

Pero dejemos eso aparte, porque él mismo se afrancesó hasta los huesos. ¿Y su altura? La verdad es que Napoleón no era tan bajito como se imaginan. Medía entre 1.67 y 1.70 metros, lo cual estaba por encima de la estatura promedio del joven francés de finales del siglo XVIII, que estaba en torno al 1.64 metros  y también por encima del mexicano actual promedio, que es de 1.65. Es decir, si Napoleón viajase en el metro de la Ciudad de México, se vería ligeramente alto.

Probablemente a Napoleón lo imaginamos corto de estatura, porque siempre iba acompañado de altos y fornidos soldados, que lo hacían ver más pequeño. Por ejemplo, los granaderos de la Guardia Imperial debían medir mínimo 1.78 metros.

Por cierto, desde el Imperio de Bonaparte, se promulgó una ley que prohibía llamar Napoleón a los cerdos. Por algo lo habrán prohibido… El novelelista George Orwell hubiese sido perseguido por su personaje de Rebelión en la granja. ¿La han leído?

La estatura como la juventud son muy relativas. Hoy pensamos que una persona de 18 años apenas es un adulto. No siempre ha sido así. En la historia hay monarcas como Tutankamón, Alejandro Magno o Iván el Terrible, que reinaron con pocos años encima. Un caso impresionante fue María Estuardo de Escocia, quien nominalmente fue coronada a los 6 años de haber nacido.

Carlos XII de Suecia comenzó a reinar a los 15 años y a los 18 mostró que no era un joven despistado. En 1700 Pedro el Grande, zar de Rusia, comenzó una guerra contra Suecia. Subestimando al joven Carlos XII, el zar, aliado con Polonía y Dinamarca, atacó a Suecia. Carlos XII de Suecia, contando con menos hombres que Pedro, logró vencerle. A los 18 años, uno no es un niño, uno es lo que ya quiere ser.

Sapere aude!

¡Atrévete a saber!

@hzagal