Link Copiado

Jimena símbolo de esperanza para los indocumentados

Mina Magallón 29/Ene/19 07:45
Jimena símbolo de esperanza para los indocumentados
Jimena llegó a EEUU proveniente de El Salvador en junio de 2018, a quien las autoridades migratorias separaron de su familia mandándola sola a la jaula.

De la tinta de Mina Magallón.

En notas pasadas comentamos que, en la primavera de 2018, el Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional (INS) en EEUU implementó una política de “cero tolerancia” separando a las familias de todos aquellos que entraran a EEUU ilegalmente.

Debido a la política de separar a las familias como medida draconiana, el 26 de junio de 2018 se presentó una demanda en un juzgado federal en contra del INS pidiendo la protección de la ley para que se reunieran a todos los menores que fueron separados de sus familias.

El juez federal Dana Sabraw dictó una orden preliminar para que el INS identificara y reunificara a las familias separadas.  También se prohíbe que separen de sus familiares a ningún menor entre 3 meses y 17 años.

Hasta ese momento se habían identificado a 3 mil 600 niños que se encontraban viviendo separados de sus familiares.

Cuando el juez dictó esta orden no existía ningún sistema centralizado para identificar, rastrear y conectar a menores separados. Por lo tanto, el cumplimiento de la orden judicial que le exigía al gobierno federal emprender un esfuerzo importante para identificar lo más rápido posible a los niños que habían sido separados de sus familiares fue muy lento y difícil.

El 12 de diciembre de 2018, el INS informó al juzgado federal que 2 mil 131 niños habían sido devueltos a sus familiares. No obstante, hoy en día se desconoce el número total y el estado actual de todos los niños separados de sus padres o tutores por las autoridades migratorias.

El esfuerzo para su reunificación enfrenta graves problemas debido a la falta de un sistema de datos integrado. Al mismo tiempo, la orden que dictó el juez federal no exigió a las autoridades migratorias que también determinaran el número y la identidad de los niños que esta misma separó de sus familiares en 2017.

Las Oficinas del Inspector General de los EEUU están realizando una revisión de los procedimientos de reunificación para explorar los desafíos que las “jaulas,” instaladas por inmigración han enfrentado en la reunificación de los niños separados.

Sobre la base de estos estudios, la Oficina del Inspector General planea recomendar soluciones para mejorar las operaciones del programa. Además, participa en múltiples revisiones para evaluar el cuidado y el bienestar de los niños que residen en las “jaulas”. En un futuro próximo dicen que tratarán de buscar la manera de cómo se pudiera hacer un esfuerzo para que los niños que “viven” en las instalaciones, “jaulas,” sean protegidos de cualquier daño y para proporcionar los servicios médicos necesarios, incluyendo la salud mental por el trauma sufrido debido a la separación forzada.

Se utiliza la palabra “separación” cuando pudieran utilizarse las palabras “campos donde concentran a menores indocumentados.”

Una víctima de esas jaulas fue Jimena, quien llegó proveniente de El Salvador en junio de 2018, a quien las autoridades migratorias separaron de su familia mandándola sola a la jaula.

El mundo entero escuchó la grabación de sus gritos desgarradores pidiendo a las autoridades migratorias que tan siquiera llamaran a su tía.

Gracias a la orden del juez federal Dana Sabraw, hoy en día Jimena vive feliz a lado de su mamá, quien pidió asilo político argumentando que los pandilleros en El Salvador la habían amenazado de muerte a ella y a su hija y que temían por sus vidas. Ahora residen juntas en Houston, Texas.

La petición de asilo político es un lento y largo proceso. La madre no puede trabajar pues no tiene visa, pero por lo menos se encuentra legalmente en los EEUU y no puede ser deportada. Jimena tiene el derecho de ir a la escuela pública y nadie puede preguntarle por sus papeles o calidad migratoria.

En la escuela recibe desayuno y comida gratis y participa en todas las actividades escolares. Jimena se encuentra muy bien adaptada. Tal es el avance de esta niña en tan pocos meses que cuando la entrevistan se ve como ella ha superado todas las barreras, todos los muros y hoy en día lee y habla inglés admirablemente.

Esperemos pues que esta niña, Jimena, sea el símbolo de la esperanza que representa la estatua de la libertad, para todos los inmigrantes que vienen a EEUU en busca de una mejor vida.

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon