enero 18, 2022
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Jesús, María y José: migrantes y exiliados

José, María y Jesús tuvieron la suerte de poder regresar a su tierra tras la muerte del rey Herodes. Lamentablemente, para los migrantes del siglo XXI el panorama pinta menos halagüeño.

Héctor Zagal
Jesús, María y José: migrantes y exiliados
Migrantes arribaron al Bosque de Chapultepec para pasar la tarde.

Según el Evangelio de Mateo, poco después del nacimiento de Jesús, José y María huyeron precipitadamente hacia Egipto, llevando consigo al niño para salvarlo de la persecución de Herodes. Sin pretenderlo, los magos habían alarmado a Herodes, rey de Judea y de Samaria,cuando visitaron al cruel monarca en Jerusalén y le preguntaron “Donde está el rey de los judíos que acaba de nacer”. El monarca, temeroso de que el recién nacido le arrebatase el trono, ordenó asesinar a todos los niños pequeños de Belén; pero Herodes no consiguió su propósito, pues un ángel había puesto sobre aviso a José.

El camino desde Belén a Egipto debió de haber duro. Incluso los Evangelios apócrifos,pródigos en fantasías, hablan de fieras, de la sed del desierto y de los temibles ladrones. ¿Se imaginan el terror de María durante el viaje? Temerosa de que, en cualquier momento, los soldados de Herodes les diesen alcance. Además, José era un sencillo artesano. ¿Cómo costear el viaje? Yo imagino que el oro, obsequio de los magos, les habrá servido para poder viajar.

Probablemente, se habrán instalado en Alejandría, donde había una importante colonia judía. Aún así, vivir en Egipto habrá sido difícil. El idioma, la lengua, las costumbres, la urgencia de hallar trabajo. La Biblia no dice cuánto tiempo permaneció la familia en aquellas tierras. Lo que sí dice es que, cuando murió Herodes, un ángel le indicó a José que regresara junto con su familia a Israel.

Jesús, María y José fueron exiliados políticos. Fueron migrantes que huyeron de una autoridad despótica y cruel.

La gente migra por muchos motivos. Algunos, los menos, emigran por gusto. Otros para ampliar sus estudios. La mayoría de las personas, sin embargo, migran huyendo de la pobreza y de la violencia que azota sus tierras de origen.

Imagen ilustrativa/Foto: cuartoscuro

Salvo contadas excepciones, migrar no es fácil. El pasado 9 de diciembre se volcó un tráiler que transportaba migrantes en Chiapas. Decenas de ellos fallecieron. ¿Por qué miles de venezolanos, haitianos, mexicanos, cubanos, hondureños, etc. están dispuestos a jugarse la vida para llegar a Estados Unidos? Porque seguir viviendo en sus países de origen no es opción para ellos.

Sin duda, Estados Unidos, Canadá y Europa deben ser más sensibles y acoger de la mejor manera posible a los migrantes. Además, en no pocas casos, Europa y Estados Unidos tienen una responsabilidad histórica con algunos de los países más pobres de Asia, África y América. El colonialismo y el imperialismo expoliaron a esos países. Por ello, considero Europa y Estados Unidos tienen una responsabilidad moral con los migrantes.

No obstante, les confieso que me preocupa que los gobiernos de los países expulsores de migrantes no asuman su responsabilidad. Ellos, no los países de acogida, son los primeros responsables de los migrantes. Sé que los expertos en migración ya no utilizan la expresión“país expulsor”, pero me parece que es acertada. La corrupción, la violencia la pobreza, la falta de oportunidades que impera algunos países expulsa a los migrantes. Así de claro.

¿Hay que apoyar económicamente a los países expulsores? Evidentemente. Pero, tampoco podemos ser ingenuos; si un gobierno es corrupto, improvisado, ineficiente o cómplice dela violencia, los apoyos y programas que lleguen desde extranjero serán malversados o torpemente administrados por sus gobernantes. En la mayoría de los casos, la situación socioeconómica de esos países es el resultado de muchas, muchas decenas de malos gobiernos. Quizá, el primer paso, sería ver qué tienen en común los gobiernos de los países expulsores. ¿No? Después, creo que la comunidad internacional debería preguntar a los gobiernos de los países expulsores: ¿qué es lo que estás haciendo para mejorar la situación en el país donde gobiernas?

José, María y Jesús tuvieron la suerte de poder regresar a su tierra tras la muerte del rey Herodes. Lamentablemente, para los migrantes del siglo XXI, el panorama pinta menos halagüeño.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

(El autor es profesor de Filosofía en la Universidad Panamericana y conductor del programa de radio “El Banquete del Dr. Zagal)

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias