¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Inicia ensayo global para obtener fármaco contra Covid-19

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 3 De Abril, 2020 · 07:07 am
Inicia ensayo global para obtener fármaco contra Covid-19
Un investigador de la Universidad de Pittsburgh trabaja en una vacuna contra el Covid-19 / Foto: Reuters

El surgimiento del SARS-CoV-2 y estallido de Covid-19 ha significado para la investigación científica un esfuerzo sin precedentes y a contra reloj para obtener tratamientos, medicamentos y vacunas efectivas en una cooperación global, más o menos coordinada. Solo con ciencia y tecnología se podrá vencer la pandemia.

En días recientes la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un gran ensayo global llamado “Solidaridad”, para descubrir medicamentos que permitan contrarrestar al nuevo coronavirus y la peligrosa enfermedad respiratoria aguda que genera y que mata, en promedio, al 5% de los infectados.

El objetivo es recopilar rápidamente datos científicos sólidos durante la pandemia de varias regiones y países del planeta, entre ellos México. Sin bien los datos son diferentes en cada país, los casos graves y críticos rondan entre el 35% y el 20% de los casos, una cifra altísima que ha colapsado casi todos los sistemas de salud de las naciones ricas.

Estos pacientes padecen complicaciones de la enfermedad respiratoria que, en su mayoría, se manifiesta en una neumonía aguda. Personas con enfermedades preexistentes como la diabetes, hipertensión, males cardiovasculares, obesidad, malnutrición, entre muchos otros, son los más susceptibles de complicaciones y muerte.

De ahí la importancia del diseño del estudio que incluirá a miles de pacientes de docenas de países. Hay suficientes pacientes en los hospitales de todo el mundo, excepto en el tercer mundo, donde los estragos de la pandemia están en su etapa inicial. Se requieren con urgencia y hasta con desesperación medicamentos y tratamientos adecuados.

Sin embargo, típicamente, obtener un medicamento puede tomar entre 5 y 10 años a las grandes empresas farmacéuticas; de ahí la necesidad de no iniciar la búsqueda de los compuestos desde cero sino buscar entre aquellos que ya se han usado contra otros tipos de virus y otras enfermedades. También se están utilizando los avances de investigaciones que ya se habían iniciado en años anteriores contra el SARS y el MERS.

La OMS se está centrando en cuatro terapias que considera las más prometedoras: un compuesto antiviral experimental llamado remdesivir; los medicamentos contra la malaria cloroquina e hidroxicloroquina; una combinación de dos medicamentos contra el VIH, lopinavir y ritonavir; y esta misma combinación más interferón beta, un mensajero del sistema inmune que puede ayudar a dañar los virus. El gran ensayo global dirigido por la OMS se centrará en estas cuatro posibilidades.

Para inscribir a pacientes en los ensayos de Solidaridad los médicos pueden ingresar los datos del paciente en un sitio web de la OMS, incluida cualquier condición de salud preexistente que pueda cambiar el curso de Covid-19, como diabetes, VIH, cáncer, hipertensión, etc. El participante debe firmar un formulario de consentimiento informado que se escanea y se envía a la OMS electrónicamente, pero además, el médico debe indicar cuáles medicamentos están disponibles para realizar el ensayo y aquí está la primera dificultad para los sistemas de salud del tercer mundo com el nuestro: ¿habrá medicamentos disponibles para participar en el gran ensayo?

Además estos medicamentos deberán estar disponibles en suficientes cantidades y será necesario realizar mediciones y documentación de salud y datos epidemiológicos, mismos que, hasta ahora, en el caso de México no están disponibles para su consulta pública. Por ejemplo, el día en que el paciente detectó los primeros síntomas, el día en que ingresó al hospital, su evolución clínica, la duración de su estadía, el agravamiento o mejoramiento de su cuadro, si se le suministra oxígeno o ventilación, etc.

Una de las dificultades de esta prueba es que no se cumplirá del todo la regla científica de los ensayos clínicos, por ejemplo, la llamada prueba de “doble ciego” que es considerada el estándar más importante en la investigación médica, pero esto tomaría mucho más tiempo. La OMS tuvo que equilibrar entre el rigor científico con la rapidez. La idea de Solidaridad nació a principios de marzo  y, desde entonces, ha obtenido más de 108 millones de dólares de donativos de 203 mil organizaciones e individuos.

Para ello, se están programando varios centros de documentación de respaldo y gestión de datos. El objetivo es claro: obtener respuestas rápidamente para tratar de averiguar qué funciona y qué no, basados en evidencia aleatoria. Aunque el camino no será nada sencillo.

Hasta ahora los datos disponibles son escasos. Los medicamentos funcionan al disminuir la acidez en los endosomas que son compartimentos dentro del citoplasma de las células que usan para ingerir material externo y que algunos virus pueden utilizar y “engañar” para ingresar a una célula. Pero la entrada principal para el SARS-CoV-2 es diferente, ya que utiliza su llamada proteína espiga para unirse a un receptor en la superficie de las células humanas. Los estudios en cultivo celular sugieren que las cloroquinas tienen cierta actividad contra el SARS-CoV-2, pero las dosis necesarias generalmente son altas y podrían causar graves toxicidades, es decir, efectos secundarios peligrosos.

Anteriormente, se habían utilizado las cloroquinas contra el dengue y el chikungunya, pero no tuvieron éxito en personas en ensayos clínicos aleatorios. Recientemente, el presidente estadounidense, Donald Trump, mencionó públicamente el uso de este medicamento, varias personas lo ingirieron y les ocasionó la muerte. En China, de acuerdo con la revista Science, se realizaron más de 20 estudios con cloroquina o hidroxicloroquina, pero sus resultados se desconocen hasta ahora.

Un equipo de investigadores de Francia publicaron un estudio en el que trataron a 20 pacientes con Covid-19 con hidroxicloroquina y llegaron a la conclusión de que el medicamento redujo significativamente la carga viral en los hisopos nasales. Sin embargo, no fue un ensayo controlado aleatorio y no informó resultados clínicos como las muertes.

El remdesivir es un antiviral análogo de nucleótidos que bloquea la ARN polimerasa del virus del Ébola y evita su replicación. La idea detrás de la reutilización de remdesivir es que su amplia actividad antiviral puede hacerla efectiva contra el SARS-CoV-2. De acuerdo con un artículo publicado en Nature en febrero pasado, el “remdesivir tiene una eficacia bastante alta en todos los diferentes coronavirus y, por lo tanto, es uno de los principales candidatos para comenzar a someterse a pruebas”.

Su actividad es de amplio espectro, hay datos in vitro e in vivo para coronavirus y seguridad clínica contra la enfermedad por el virus del Ébola. En enero se publicó un artículo que demostró que remdesivir es activo contra un aislado clínico de SARS-CoV-2. Los datos experimentales en ratones infectados con el virus MERS también mostraron que el fármaco era mejor que una combinación de lopinavir/ritonavir e interferón beta para mejorar la función pulmonar. Remdesivir reduce la gravedad de la enfermedad, la replicación del virus y el daño a los pulmones en un modelo de MERS en primates no humanos.

La combinación de ritonavir/lopinavir –que se usan para el VIH e inhiben la proteasa del virus, que es una enzima clave que divide una larga cadena de proteínas que usan los virus para reproducirse– reduce el número de virus. Estos medicamentos han demostrado su eficacia para inhibir la proteasa de los coronavirus en monos y también se ha probado en pacientes con SARS y MERS.

En un estudio publicado en New England Journal of Medicine, médicos chinos probaron esta combinación contra Covid-19 en 199 pacientes de Wuhan, a quienes les suministraron dos píldoras de lopinavir/ritonavir dos veces al día, más la atención estándar, y a otro grupo solo les brindaron la atención estándar sin medicamentos y no obtuvieron diferencias significativas entre los dos grupos. Más de una quinta parte de estos pacientes murieron, pero los investigadores sugieren que posiblemente se debió a que se les suministró el tratamiento demasiado tarde.

Otra fórmula que se está probando es la mezcla de ritonavir/lopinavir con el interferón beta, que es una molécula involucrada en la regulación de la inflamación en el cuerpo que también ha demostrado un efecto positivo en monos infectados con MERS. Pero los investigadores advierten que el uso de interferón en pacientes graves de Covid-19 podría ser riesgoso si se administra en una etapa tardía, ya que podría conducir fácilmente a un daño tisular peor en lugar de ayudar a los pacientes.

Solidaridad no será un ensayo convencional ya que puede modificarse en cualquier momento y cuenta con una junta global de monitoreo de seguridad de datos que analizará constantemente los resultados provisionales a intervalos regulares y decidirá si alguno de los métodos tiene un efecto claro o si alguno debe descartarse.

 

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias