¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Independientes, pero no ciudadanos

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 21 De Marzo, 2018 · 06:41 am
Independientes, pero no ciudadanos
Foto: Ilustración

El día en que tres políticos tradicionales que durante años militaron en un partido político y obtuvieron cargos de elección popular por la vía partidista, decidieron aspirar a una candidatura independiente a la Presidencia de la República, las reglas del juego cambiaron. Ya no se trató de un ejercicio auténticamente ciudadano, en el que las y los aspirantes debían entusiasmar y movilizar a miles de personas para que en un ejercicio hormiga los apoyos ciudadanos se fueran multiplicando poco a poco, se convirtió en una carrera de operación política en la que el dinero y el engaño fue lo que generó las firmas de apoyo ciudadano.

Las aspiraciones a candidaturas independientes de Pedro Kumamoto, Manuel Clouthier para el Senado, o de Marichuy a la Presidencia fueron ejemplos de verdadera participación ciudadana, en los que el cauce de apoyo emanó de la ciudadanía organizada en torno a las causas encabezadas por cada uno de ellos.

Hoy sabemos que ni Jaime Rodríguez “El Bronco”, ni Armando Ríos Piter, siguieron este camino, pues ellos prefirieron las clásicas formas de los partidos políticos a la movilización ciudadana.

A nadie extraña que el INE anunciara que 59% de los apoyos recabados por el Bronco y 86% de los obtenidos por Ríos Piter, fueran inválidos.

 

En el caso del Bronco, desde el inicio del periodo de recolección de apoyo ciudadano se empezaron a notar situaciones que llamaron la atención; por ejemplo: juntaba apoyos ciudadanos a una mayor velocidad que el resto de los aspirantes; uno sólo de sus auxiliares logró conseguir más de 5 mil firmas, un número mucho mayor que el resto de los auxiliares de cualquiera de los aspirantes; de las más de 2 millones de firmas que supuestamente recabó, las primeras 800 mil se concentraron mayoritariamente en Nuevo León.

El caso de Ríos Piter fue mucho más evidente, pues a finales de diciembre apenas superaba el medio millón de firmas, y para finales de enero ese número se había duplicado, en tan sólo un mes logró obtener más firmas que en los 2 meses y medio de 2017 que estuvo buscando apoyos. A partir de ese momento, su crecimiento en firmas enviadas comenzó a ser exponencial.

Otro dato que continuamente llamaba la atención es que del 100% de firmas enviadas, el sistema de manera preliminar validaba la mitad (aproximadamente), el resto las enviaba a lo que se llamaba mesa de control; es decir, una revisión mucho más detallada.

Es por esto que a nadie extraña el anuncio del INE del pasado viernes, pues si bien tanto el Bronco como Ríos Piter buscaron una candidatura presidencial por la vía independiente, ello no implicó que en algún momento pretendieran un ejercicio ciudadano real, pues sus prácticas se basaron en la operación política como cualquier partido que busca obtener apoyos sin importar si son auténticos, comprados o simulados.

El caso de Margarita Zavala es un poco diferente, de acuerdo con el INE, sí consiguió el 1% de firmas válidas del listado nominal de electores, aunque para ello tuvo que enviar un número muy superior de apoyos ciudadanos, pues el 45% fue invalidado por diferentes razones; una buena parte porque eran apoyos recabados a través de fotocopias de credenciales de elector.

Las preguntas que quedan en su caso, y que han sido parte del debate son: si esto implica que una parte importante (no mayoritaria) de sus firmas fueron recabadas de manera ilegal y en este caso, ante la gran cantidad de firmas recabadas irregularmente e invalidadas, aún así ¿se le debe otorgar el registro?; especialmente, al contrastarse con otros aspirantes como Marichuy, que de las firmas enviadas más del 90% fueron válidas. De cualquier forma, falta ver qué ocurre con la fiscalización de Margarita.

Finalmente, dejo para la reflexión: tanto el Bronco como Ríos Piter son funcionarios públicos con licencia, el primero es gobernador de Nuevo León y el segundo se desempeña como senador de la República, la pregunta que les dejo después de lo anunciado por el INE y de confirmarse que la gran mayoría de los apoyos ciudadanos que recabaron fueron simulados es: ¿deberían regresar al cargo público que tienen?

* Arturo Espinosa Silis – @espinosasilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias