¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Huevitos y conejitos

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 21 De Abril, 2019 · 09:37 am
Huevitos y conejitos
Huevitos de Chocolate y Conejitos, ostumbre extranjera que se va imponiendo no por impulso de la religión, sino del marketing - Archivo

Hoy termina la Semana Santa. Para muchos representa el fin de las vacaciones y el regreso a la rutina. Para los cristianos de diversas confesiones, es la fiesta más importante de la religión. Ayer en la noche, en los templos católicos se encendió el cirio pascual, símbolo de la resurección de Jesús.

Es curioso, sin embargo, que los católicos mexicanos celebren con tan poco entusiasmo la pascua. ¿Quién de ustedes, por ejemplo se reúne en familia para celebrarla? Los católicos mexicanos viven con más fervor el viernes de crucifixión que el domingo de resurrección. Hay una gastronomía mexicana de vigilia, piensen en los huauzontles capeados, las empanadas de bacalao, la sopa de habas, las lentejas con plátano, la capirotada; pero no hay, en cambio, una gastronomía de pascua. Los huevitos de chocolate y él conejito son, una costumbre extranjera que se va imponiendo no por impulso de la religión, sino del marketing. ¿No les parece raro? Mi amigo Obdulio tiene la teoría que a los mexicanos nos gusta más el drama y los latigazos que las victorias. ¿Será?

Por ello, las fiestas populares de semana santa terminaron ayer con la quema de Judas. Hoy ya no hay humaredas en las calle y las cenizas han sido barridas. La tradición del Judas nos llega desde España. En México, es un espectáculo fantástico en el que el arte de la cartonería y la pirotecnia se conjugan. Y no sólo se quema al traidor Judas, sino a cualquier personaje odioso para el pueblo, desde “diablitos” hasta políticos. Una vía de escape de coraje y desprecio que termina en risas y gritos de júbilo. Y quemado el Judas (antes también se mojaba a los pobres transeúntes), se acabó la semana santa.

Es importante recordar otra celebración pascual: el Pésaj judío. Esta celebración recuerda la liberación del pueblo hebreo del yugo egipcio. Pésaj significa “salto” o “paso”, aludiendo así al éxodo hebreo guiado por Moisés. Se celebra el día 14 de Nisán, primer mes del calendario judío. No podemos olvidar que Jesús era judío y el día en que fue arrestado se encontraba en Jerusalén celebrando el Pésaj con sus discípulos. En ese momento, conocido como la última cena, Jesús anuncia que será traicionado y que su muerte es necesaria para el perdón de los pecados del ser humano.

Originalmente la pascua cristiana se celebraba dos días después del Pésaj, pero el Primer Concilio de Nicea (325 d.C.) decretó que la pascua debía celebrarse en domingo, el día en que Cristo resucitó. Este domingo no tiene una fecha específica en el calendario, sino que corresponde al primer domingo posterior a la luna llena después del equinoccio de primavera. Por ello las fechas de la semana santa se encuentran entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Deliberadamente se buscó que la pascua cristiana no coincidiera con la judía.

Sea como fuere, en mi casa sí escondemos huevitos de chocolate para que los niños de la familia los encuentren.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal