¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Descubren la diferencia de la respuesta inmune de hombres y mujeres contra la COVID-19

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 28 De Agosto, 2020 · 08:00 am
Descubren la diferencia de la respuesta inmune de hombres y mujeres contra la COVID-19
La gravedad por COVID-19 y su elevada tasa de mortalidad, es mayor en los hombres que en las mujeres / EFE 

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 se sabe que la gravedad del padecimiento y su elevada tasa de mortalidad es mayor en los hombres que en las mujeres, pero la complejidad de la enfermedad no ha permitido a los científicos esclarecer del todo las razones por las cuales se presenta este fenómeno.

Sin embargo, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Nature de esta semana, por un equipo de 36 científicos estadounidenses encabezados por Akiko Iwasaki, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, la razón podría estar en la respuesta diferente de los sistemas inmunitarios de ambos sexos contra la infección.

Foto: EFE

 

De acuerdo con las estadísticas de la ONU Mujeres, que recopila la información sobre la pandemia de distintos organismos multilaterales, el 45.7% de los casos confirmados en todo el mundo se presenta en mujeres, mientras que en los hombres el porcentaje es de 54.3. No obstante, la diferencia de mortalidad es mayor en hombres, con 58% frente al 42% en mujeres.

La discrepancia de los efectos del nuevo coronavirus en los sistemas inmunitarios de pacientes masculinos y femeninos con COVID-19 no han sido claros, pero su conocimiento podría ayudar a mejorar la respuesta terapéutica orientada a un enfoque basado en el sexo de los pacientes.

Lo que sí queda claro es que en diversas investigaciones llevadas a cabo en varias regiones del planeta han corroborado que la gravedad de la COVID-19 tiende a ser mayor en los hombres que en las mujeres, y en México no es la excepción e incluso la diferencia es mayor: la Secretaría de Salud reportó en mayo pasado que el 43.2% de los casos y el 33% de las defunciones ocurrieron en mujeres.

Para obtener más información sobre esta interrogante, Akiko Iwasaki y sus colegas analizaron a 98 pacientes, con una edad promedio de entre 61 y 64 años, ingresados en el Hospital de Yale en New Haven, Estados Unidos, que padecían la enfermedad leve a moderada y que habían confirmado un resultado positivo de la infección por SARS-CoV-2.

Cuando el organismo humano se enfrenta a un patógeno como el coronavirus ocurre un proceso de protección y reacción inmunológica de varios pasos a lo largo de 15 días. En primer lugar, el cuerpo responde de manera inmediata y no específica con un arsenal de células protectoras como los macrófagos, neutrófilos y las células dendríticas, que ralentizan el progreso del virus e inclusive pueden evitar que cause síntomas de enfermedad.

Luego de este escudo protector, continúa una respuesta adaptativa específica en la que el organismo produce anticuerpos que se unen específicamente al virus para neutralizarlo. Estos anticuerpos son proteínas que se encuentran en la sangre llamadas inmunoglobulinas. Pero también entran en acción las células T, que reconocen y eliminan a las células ya infectadas por el virus y las destruyen para evitar su propagación. Este sistema inmunitario es como un ejército constituido por cientos de millones de células distribuido en todo el cuerpo.

Los científicos descubrieron que las pacientes femeninas presentaban una respuesta de células T más sólida y sostenida que los pacientes masculinos, quienes tienen una respuesta deficiente de células T que, a su vez, está correlacionada con una enfermedad más grave.

Foto: EFE

 

También observaron una sobrerreacción del sistema inmune, común en la COVID-19, que genera niveles muy elevados de estas células protectoras, conocido como tormenta de citocinas y quimiocinas, que son moléculas que señalan a las células inmunes dónde acudir y que, en el caso de la infección por el nuevo coronavirus, se aglutinan descontroladamente en los sitios donde se presentan inflamaciones.

Esta sobrerreacción descontrolada ocurre con mayor frecuencia en pacientes femeninas que en masculinos. Es decir, mientras en las mujeres los niveles más altos de citocinas se asociaron con una peor respuesta a la enfermedad, en los hombres el agravamiento ocurrió con una deficiencia en la respuesta con células T.

El conocimiento de estas diferencias es fundamental para plantear tratamientos terapéuticos distintos. Los pacientes masculinos pueden beneficiarse de las terapias que eleven las respuestas de las células T, mientras que a las mujeres les favorecen las terapias que reducen la respuesta inmunitaria temprana.

Los autores advierten que no pudieron descartar otros factores subyacentes que pueden modificar el riesgo de un mal resultado en pacientes masculinos y femeninos con COVID-19, para lo cual sugieren realizar investigaciones con un mayor número de pacientes.

Este paso es fundamental para mejorar los tratamientos de enfermos hospitalizados con cuadro severos y críticos, y gracias a este resultado se podrán salvar muchas vidas.

Desarrollan microrrobots caminantes

La creación de un ejército de robots microscópicos de una décima de milímetro, del grueso de un cabello humano, que caminan sobre sus cuatro patas fue desarrollado por un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania, EE. UU., encabezado por Marc Miskin.

Este logro es el resultado del desarrollo de una nueva clase de actuador, un componente micromecánico que hace que los robots se muevan, que es compatible con la electrónica de silicio que predomina en la electrónica mundial.

Foto: Especial

 

Producir robots miniaturizados ha sido un objetivo codiciado en el mundo de la robótica y la electrónica, que se había conseguido con la tecnología disponible hasta ahora, hasta que Marc Miskin y sus colegas desarrollaron un sistema de actuadores de escala micrométrica.

Se trata de una nueva clase de actuadores electroquímicos que superan este problema, cuyo desarrollo fue publicado en la revista Nature, que forman patas que se doblan cuando son estimuladas por una luz láser, provocando el movimiento coordinado que les permite caminar.

El equipo de científicos pudo producir más de un millón de microrrobots andantes en una oblea de silicio de cuatro pulgadas. Los robots funcionan con energía fotovoltaica de silicio, es decir, aprovechan la luz como fuente de energía.

Foto: Especial

 

Estos son los primeros robots conocidos con un tamaño inferior a 0.1 milímetros en los que se utilizan componentes electrónicos integrados para controlar su actuación.

Los microrrobots son robustos, sobreviven en ambientes altamente ácidos y a variaciones de temperatura, trabajan a temperaturas de hasta 73 grados bajo cero. Se pueden inyectar a través de agujas hipodérmicas, lo que ofrece la oportunidad de explorar el interior de ambientes biológicos.

Actualmente, estos nuevos microrrobots tienen una función limitada, son más lentos que otros robots nadadores, no perciben su entorno y carecen de control integrado. Sin embargo, los investigadores señalan que su compatibilidad con las tecnologías de silicio existentes permitirá incorporar mayores capacidades de manera paulatina.

Este es el inicio de la microrrobótica tantas veces mostrada en la ciencia ficción.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias