¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Historia del petróleo

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 13 De Enero, 2019 · 08:50 am
Historia del petróleo
El petróleo, independientemente de los aterradores pronósticos ecológicos, sigue siendo nuestra principal fuente de energía.

“Nada más amado que lo que perdí”, cantaba Joan Manuel Serrat. Se refería obviamente a una efímera historia de amor. Yo hoy me refiero a algo menos romántico aunque por lo visto igual de traicionero: los hidrocarburos. Ahora que la gasolina escasea, y todos estamos entrando en pánico, caigo en la cuenta del largo romance que han sostenido los hidrocarburos y nuestro estilo de vida.

La energía ha sido fundamental para el desarrollo del ser humano. Las personas necesitan energía para cocinar, calentarse, transportarse y producir. Entonces no es nada más un lujo fifí, por decirlo así. Las civilizaciones que han conseguido dominar una fuente energética son las que han logrado sobreponerse a las demás; si producen más, venden más. En algunas civilizaciones, la energía se conseguía de una manera inhumana: la esclavitud. Roma fue construida por esclavos.

Hay noticias de que los chinos hace más de dos mil años descubrieron y empezaron a utilizar el petróleo. En el siglo XIII, perforaron pozos para extraerlo. Se ingeniaron para transportarlo a través de tuberías de bambú que, supongo, estaban bien vigiladas. Sin embargo, su uso no se generalizó.

El petróleo no fue importante hasta el S. XX, cuando la electricidad y el automóvil se popularizaron como productos básicos. Como sea, el petróleo ya estaba repartido desde mucho antes. En el S. XIX, John D. Rockefeller dominaba cerca del 90% de la extracción, refinamiento y transporte del petróleo en los Estados Unidos. Mientras éste construía su imperio, los Nobel y Rothschild buscaron controlar a su vez el petróleo ruso. El pastel estaba prácticamente ya rebanado.

El momento decisivo en la historia del petróleo es la Primera Guerra Mundial. Entonces quedó claro que el control de este hidrocarburo podía significar la victoria o la derrota. El petróleo se convirtió en la prioridad de todas las potencias. Tras la Primera Guerra, los Estados Unidos seguían controlando casi toda la producción del petróleo. Francia y Gran Bretaña apostaron por desarrollar la producción de petróleo en Oriente Medio. Resultó que allí estaba la papa.

El petróleo, independientemente de los aterradores pronósticos ecológicos, sigue siendo nuestra principal fuente de energía. Ojalá se generalizaran fuentes de energía más limpias pero, por ahora, las petroleras siguen siendo muy poderosas. Por lo tanto, el petróleo es objeto de disputas geopolíticas y ambiciones violentas. México lo vive de primera mano. Lo que la historia nos enseña es que su control no se debe a los manotazos, sino al cálculo y la inteligencia. La disputa por el petróleo es una partida de ajedrez. ¿México sigue sin aprenderse las reglas? No lo sé. Me queda claro, eso sí, que la falta de inversión, la corrupción y la procastinación han asfixiado a PEMEX. Y la historia viene de largo. ¿Qué hicimos con la abundancia que nos prometió López Portillo gracias al petróleo?

Esperemos que la vida regrese a normalidad lo más pronto posible. No soy estratega. No soy experto en el tema. Pero no vaya a  ser que nos salga más caro el remedio que la enfermedad.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias