¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Hermafrodita y Andrógino

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 25 De Octubre, 2020 · 07:00 am
Hermafrodita y Andrógino
Algunos peces, como el pez payaso, puede pasar de hembra a macho si es necesario / Pixabay

¿Han escuchado el término hermafroditismo? En el mundo natural podemos encontrarnos tanto con plantas como con animales que tienen gónadas de ambos sexos: masculino y femenino. Son pocos los animales que presentan ambos aparatos reproductores funcionales al mismo tiempo. Las lombrices de tierra y las sanguijuelas son casos de ello. Por lo general, los animales que presentan hermafroditismo cambian su aparato reproductor a lo largo del tiempo. Las estrellas de mar se desarrollan como machos en fases juveniles y cambian a hembras con la madurez. Pero también el entorno puede influir en este cambio. Algunos peces, como el pez payaso, puede pasar de hembra a macho si es necesario, como cuando el macho alfa muere, la hembra de mayor tamaño adopta ese rol y cambia de sexo. Por cierto, Nemo es un pez payaso…

En los seres humanos se presenta la intersexualidad, una variación cromosómica que provoca alteraciones genitales, hormonales y de fenotipos sexuales. No podría decirse que hay hermafroditismo en humanos debido a que no se ha constatado que puedan coexistir de manera funcional tanto las gónadas masculinas como las femeninas. Por ello se prefiere el término intersexualidad.

Como muchos otros términos presentes en nuestro lenguaje, el nombre de Hermafrodita viene del griego. De acuerdo con el mito, narrado en “Las Metamorfosis” de Ovidio, los dioses Hermes y Afrodita engendraron un hijo llamado Hermafrodito. Debido a que su encuentro no era legítimo –sorprende que tuvieran reparo en ello puesto que la legitimidad de los encuentros sexuales poco parecía importarles a los dioses griegos– decidieron dejar a su hijo al cuidado de una ninfas. Cuando Hermafrodito cumplió 15 años, decidió salir a recorrer el mundo. Después de mucho caminar, decidió refrescarse en un lago de aguas cristalinas. Tras despojarse de sus ropas, se adentró en el agua. Sin embargo, no advirtió que cerca rondaba la ninfa Sálmacis. Ésta, al verlo desnudo, se enamoró perdidamente del joven Hermafrodito. Decidió colgársele del cuello para besarlo, pero Hermafrodito la rechazaba. Sálmacis, loca de amor y deseo, se aferró a Hermafrodito como pudo. Mientras luchaban en el agua, Sálmacis pidió a los dioses que le concedieran nunca separarse de su amado. Entonces los dioses hicieron que sus cuerpos se unieran en una sola carne. Así, Hermafrodito pasó a ser Hermafrodita, pues ahora compartía la feminidad de Sálmacis.

En el lenguaje popular, el hermafroditismo puede confundirse con la androginia, término usado para referirse a la presencia de rasgos masculinos o femeninos que no son considerados culturalmente propios de su sexo. Platón, el filósofo griego, habla del andrógino en su diálogo “El Banquete”, donde habla del amor. De acuerdo con el mito del andrógino, en un inicio, los seres humanos se componían de dos rostros, cuatro brazos y cuatro piernas. Esto porque estaban unidos en un solo ser varón y mujer, o dos mujeres, o dos varones. El andrógino sería aquel ser cuya esencia fuera la unión del varón y la mujer. Estos seres quisieron conquistar el Olimpo, por lo que Zeus les separó con un rayo. Desde entonces, todos van buscando su otra mitad.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias