¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Hashtag

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 23 De Agosto, 2020 · 07:00 am
Hashtag
El uso del (#) es un primer intento por tender puentes entre personas y formar comunidades virtuales / Freepik

El 23 de agosto se celebra el Día del Hashtag. Este símbolo (#) era común en las primeras salas de chat, allá por 1993, para acceder a canales de temática específica, como lugares de procedencia, equipos de fútbol, música, etc. Pero sería hasta el 23 de agosto de 2007 que las cosas darían un giro. Ese día, el usuario Chris Messina tuiteó una sugerencia para usar el símbolo (#) ‘hashtag’ para etiquetar y agrupar temas y grupos.

El primer uso comunitario de este símbolo ocurrió en octubre de 2007 con el hashtag #sandiegofires para agrupar mensajes en torno a un incendio ocurrido en California en aquel momento. Tal fue la popularidad del símbolo, que Twitter lo incorporó en sus funciones dos años después añadiendo un hipervínculo a cada ‘hashtag’, el cual nos lleva a un universo de conversaciones alrededor de ese tema. Pero no sólo eso, añadir un (#) es una manera de añadir contexto a nuestras publicaciones.

Lo que me interesa del tema es su inicio en salas de chat, es decir, en una comunidad de diálogo e intercambio de ideas, y su incursión en Twitter, una red social que, en un primer instante, parece más un monólogo solipsista que un mundo de diálogo. Las funciones de Twitter han ido aumentando de tal manera que la conversación es más sencilla y directa. El uso del (#) es un primer intento por tender puentes entre personas y formar comunidades virtuales. Las redes sociales nacen de esta tendencia humano por conocer la vida de los demás y por mostrar la propia. “El hombre desea por naturaleza saber”, diría Aristóteles. Pero no sólo somos curiosos por naturaleza; también somos animales políticos, escribió el mismo Aristóteles. Conjeturo, por ello, que el filósofo griego estaría fascinado al ver cómo el desarrollo tecnológico ha formado comunidades, reales y virtuales, cada vez más amplias e hiperconectadas.

Internet no es sino eso, una red de puentes, de comunicaciones, de contacto. Podemos compartir en tiempo real lo qué pensamos, dónde estamos, qué estamos cenando. Y nosotros podemos asomarnos a un punto cualquiera del planeta y ver cómo va la vida por allá. También existe el lado político de Internet; movimientos sociales se han gestado en las redes y se pueden compartir las diferentes versiones de una marcha gracias a ellas. Y así como hay videos graciosos, también podemos encontrarnos con cursos de todo tipo, desde cómo hornear un pastel, hasta cómo construir un huerto urbano o cómo destapar un baño. La contingencia ha llevado al mundo virtual las clases y las conferencias. Es innegable que Internet ha revolucionado nuestra vida

Claro que la vida virtual no sustituye la vida fuera de la pantalla, pero no puede negarse su impacto. No se trata de que una devore a la otra, sino de comprender sus límites e interacciones. ¿Creen ustedes que Aristóteles tendría redes sociales si viviera en nuestro siglo? Yo creo que las consideraría una herramienta fundamental para la reflexión. Gracias a las redes, podemos estar en contacto con otros, con sus ideas, y con las urgencias del momento. Quizás el Instagram de Aristóteles estaría lleno de fotografías de plantas y animales, con alguna reflexión al respecto. En Facebook publicaría algún dilema filosófico e invitaría a sus peripatéticos a reunirse con él al día siguiente para tratar el tema mientras dan un paseo. En Twitter, hablaría de política concluyendo con un silogismo impecable. Sería un gran tuitero. Me lo imagino usando los ‘hashtag’ #cuidemoslapolis, #cultivaslavirtudotevale, #sersedicedemuchasmaneras, #animalpolitico, #naturelover. No lo sé, ¿ustedes qué piensan?

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

(con la colaboración de Karla Aguilar)

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias