¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Generan holograma 3D con sonido

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 15 De Noviembre, 2019 · 07:55 am
Generan holograma 3D con sonido
La imagen en 3D también emite sonido y reacciona cuando se le “toca” / Foto: especial

Una pequeña bolita de esponja de tan solo 2 milímetros de diámetro y unos cuantos gramos de peso es colocada en una cámara rodeada de 256 pequeñas bocinas o transductores de medio centímetro de diámetro; de repente, la pequeña partícula levita en el aire debido al sonido emitido por los transductores como una trampa de aire acústica. Con ellos se puede controlar su movimiento hacia los lados o hacia arriba y abajo a gran velocidad y con gran precisión.

Una luz láser es dirigida hacia ella y la sigue incluso en movimiento. Todo ocurre de manera sincronizada: a dónde se mueve la bolita se dirige la luz que cambia en diferentes colores. Se mueve con rapidez y la luz la sigue con precisión. El reflejo de la luz en la pequeña esfera va describiendo figuras como una pantalla flotante. Así, se forman imágenes en tercera dimensión (3D) de cualquier color y forma, aros geométricos o “toros”, cubos, esferas, el globo terráqueo, mariposas, etcétera. Se parecen a los hologramas de las películas de ciencia ficción Star Trek o Star Wars.

Esta imagen en 3D también emite sonido y reacciona cuando se le “toca”. Es el primer prototipo de la pantalla de trampa volumétrica acústica multimodal levitante (MATD, por sus siglas en inglés) que puede producir simultáneamente contenido visual, auditivo y táctil. Fue desarrollado por Ryuji Hirayama y su equipo de investigadores de la Universidad de Sussex, Reino Unido.

El sistema usa ondas de ultrasonido para atrapar la partícula y la ilumina con luz roja, verde y azul para controlar su color mientras se mueve. La imagen que se produce se puede observar desde cualquier ángulo. Imagen: Cortesía de Nature.

 

El sistema usa ondas de ultrasonido para atrapar la partícula y la ilumina con luz roja, verde y azul para controlar su color mientras se mueve. La imagen que se produce se puede observar desde cualquier ángulo. Proporciona contenido audiovisual tridimensional, táctil y audible, que puede observarse a simple vista, sin necesidad de usar lentes o equipo adicional.

La pequeña esfera alcanza velocidades de hasta 8.75 metros por segundo en el movimiento vertical y 3.75 metros por segundo en dirección horizontal. El dispositivo podrá ser utilizado en aplicaciones en computación y biomedicina, para simular operaciones en arterias y otras partes del cuerpo humano.

Hasta ahora, pocos investigadores pensaban que sería posible utilizar el sonido para mover una partícula lo suficientemente rápido como para crear una pantalla en el aire. Tecnologías como hologramas, realidad virtual y estereoscopios usar trucos de luz para crear la ilusión de profundidad; pueden ser de tamaño natural y fotorrealistas, pero los hologramas se pueden ver solo desde ciertos ángulos; la realidad virtual y los estereoscopios requieren un casco y todas estas técnicas pueden causar fatiga visual.

 

Esta nueva tecnología de pantallas volumétricas de espacio libre, por el contrario, utiliza láseres, campos eléctricos, proyecciones de niebla y otros enfoques para crear imágenes en 3D que los espectadores pueden ver desde cualquier punto. De esa manera, se trata de las pantallas más cercanas a la tecnología usada por la Princesa Leia para pedir auxilio en el robot R2D2 en la película Star Wars de 1977.

La investigación en pantallas volumétricas tienen una ventaja crucial sobre los hologramas, ya que requiere mucho menos poder computacional. Pero, a pesar de décadas de esfuerzo, las pantallas de espacio libre todavía se limitan a pequeños dibujos.

 

El nuevo desarrollo, publicado en la revista Nature de esta semana, proporciona una reproducción completamente sensorial que ofrece visibilidad sin restricciones, desde cualquier lugar alrededor de la pantalla se puede recrear usando superficies giratorias y también reacciona al tacto y al sonido.

Ver video en: https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=Ziz2kSEtUrg&feature=emb_logo

Esta nueva técnica necesita altavoces en dos lados, lo cual restringe la capacidad del espectador para interactuar con la pantalla y limita su tamaño. Pero con actualizaciones de hardware los investigadores esperan mejorarlo, junto con un tipo diferente de onda acústica, para crear imágenes con altavoces ubicadas en un solo lado.

También buscan mejorar su comprensión sobre cómo responde la pequeña esponja a mayor velocidad o incluso para describir imágenes más complejas levitando múltiples partículas a la vez.

Un problema de esta tecnología es que la interacción táctil y la imagen no ocurren exactamente en el mismo lugar, porque los campos necesarios para crear la interacción puede interferir entre sí. Independientemente de esta inexactitud, la nueva tecnología pareciera teletransportación sacada de la ciencia ficción que en un futuro de mediano plazo tendrá aplicaciones en diversos campos como la investigación, la biomedicina y el entretenimiento.

Analizan proteoma de mono gigante extinto

Un equipo de científicos de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, analizó el proteoma del esmalte dental de una especie de simio gigante extinto, llamado Gigantopithecus blacki, que ayudará a comprender la evolución y diversificación de los simios.

Giganthopithecus es un grupo hermano de los orangutanes con un ancestro común de hace 10 millones a 12 millones de años Imagen: Cortesía de Nature.

 

G. blacki fue descubierto en 1935 a partir de una muestra de un diente y se cree que vivió en el sudeste asiático durante el período del Pleistoceno, hace dos millones de años. Hasta ahora se han identificado numerosas piezas dentales y cuatro pedazos de mandíbulas, pero la ausencia de restos craneales ha hecho difícil determinar la línea evolutiva del antiguo simio.

Frido Welker y sus colegas analizaron un molar fósil de G. blacki de 1.9 millones de años descubierto en la cueva Chuifeng en China, de donde recuperaron proteínas del esmalte y sugieren que pudo haber pertenecido a una hembra. El análisis indica que Giganthopithecus es un grupo hermano de los orangutanes con un ancestro común de hace 10 millones a 12 millones de años.

 

Los investigadores señalan que estas son las proteínas de fósiles más antiguas analizadas hasta la fecha. Esta nueva técnica de análisis del proteoma amplía las posibilidades de extender estudios similares en restos localizados en otras áreas geográficas y de diferentes épocas.

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com