¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Ganar perdiendo

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 30 De Octubre, 2019 · 10:32 am
Ganar perdiendo
Alberto Fernández será el próximo presidente de Argentina / Foto Especial

El domingo pasado hubo elecciones generales (Presidencia y Congreso) en Argentina y Uruguay, mientras que en Colombia se definía quiénes ocuparían alguno de los más de 20 mil cargos públicos subnacionales en contienda. Por todo esto, el 27 de octubre fue uno de esos domingos electorales que levantan muchas expectativas sobre lo que puede ocurrir tanto por los resultados como en los posibles conflictos postelectorales.

Los múltiples estallidos sociales que se han suscitado en diversos países de la región desde unas semanas atrás hacían que la expectativa sobre el desenlace de esta jornada electoral fuera alta. La historia de la región nos ha enseñado que las pasiones políticas son muchas y que las aguas se vuelven turbulentas, e incluso violentas, con facilidad. Afortunadamente en esta ocasión la historia fue otra, en gran medida gracias al talante democrático de los diferentes actores políticos involucrados, ya que al empezar a conocerse los primeros resultados de estas jornadas lo que vimos fue la serenidad de un gran espectáculo democrático.

En Uruguay, se anunciaba que una segunda vuelta de la elección presidencial sería necesaria y ésta se disputaría entre Daniel Martínez del Frente Amplio (partido en el gobierno) y Luis Lacalle Pou del Partido Nacional. Ninguno de ellos se adelantó a decir que habían ganado la Presidencia y ambos recibieron con cordialidad la noticia de volver a medirse en las urnas a finales de este mes.

En Argentina, a pesar de la crisis que se desató luego de los resultados de las elecciones primarias y los agrios desencuentros que se dieron entre Mauricio Macri, Alberto Fernández y Cristina Fernández, las aguas parecen tranquilizarse un poco. El presidente Macri reconoció los resultados en un emotivo mensaje, y al día siguiente recibió al presidente electo Alberto Fernández en la Casa Rosada para empezar a platicar sobre la transición que vendrá.

Finalmente, en Colombia, tanto Carlos Fernando Galán como Miguel Uribe Turbay, felicitaron públicamente a Claudia López (primera mujer que encabezará la Alcaldía de Bogotá) por su victoria en las urnas la misma noche del domingo y le desearon éxito en su gestión.

Generalmente, las elecciones son muy pasionales, todos quieren que gane el candidato o candidata de su elección y las campañas son campos de guerra en los que cada candidatura busca posicionarse como la mejor opción, casi siempre a costa de atacar lo más posible al rival. La polarización durante la contienda es la regla, especialmente en estos tiempos donde las decisiones casi siempre son entre proyectos políticos que al menos en el papel parecen opuestos, en donde las y los electores tienen que decidir entre liberales y conservadores, radicales de derecha o de izquierda, etiquetas que han marcado como rivales irreconciliables a las diferentes opciones políticas.

Por eso, en el contexto actual, en el que el electorado termina dividiéndose entorno a las opciones políticas y que la polarización ideológica enfrenta a las sociedades, se debe valorar que los diferentes actores políticos se comporten como lo hicieron Macri en Argentina, o como Galán y Uribe Turbay en Colombia e incluso que se respete a cabalidad la decisión ciudadana como en Uruguay donde Daniel Martínez y Luis Lacalle Pou irán a una segunda vuelta electoral, especialmente cuando la participación ciudadana fue altísima (80% en Argentina y 90% en Uruguay). Este tipo de conductas dejan ver el talante democrático y la estatura moral de los actores involucrados, evitan divisiones en la sociedad, fortalecen los valores democráticos de tolerancia y respeto, propician la civilidad política y el diálogo de cara a futuros gobiernos.

Por ello, lo más destacado de la jornada electoral del domingo pasado, no fueron los resultados, algunos de ellos ya eran esperados, sino la actitud democrática mostrada por los contendientes, pues, aunque algunos perdieron, la democracia ganó. Ojalá aprendamos.

@EspinosaSilis