¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Feminismo como eje de gobierno y de actuación

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 11 De Marzo, 2020 · 09:41 am
Feminismo como eje de gobierno y de actuación
En fechas recientes, y particularmente en los últimos días, las mujeres nos han mandado un mensaje muy poderoso desde todos los rincones del país / Especial

En fechas recientes, y particularmente en los últimos días, las mujeres nos han mandado un mensaje muy poderoso desde todos los rincones del país: alzaron sus voces para exigir libertad, seguridad y respeto, derechos que nosotros como hombres damos por sentados para nuestra existencia. El sábado y domingo ellas hicieron rugir las calles con sus demandas, y el lunes nos demostraron cuánto de nuestro mundo se sostiene en sus hombros y en sus manos. Hicieron patente la gravedad de lo que implicaría su ausencia de las aulas, las oficinas, las calles, las labores de cuidado y de los espacios públicos en general.

Previo a estos tres días –7, 8 y 9 de marzo-, nos enteramos de los más recientes casos de mujeres violentadas hasta el extremo de la barbarie. Nuestra sociedad se dolió y horrorizó ante los feminicidios de Ingrid, Fátima y semanas antes, Abril por la atención mediática que recibieron, pero sus casos nos recordaron que, por desgracia, no fueron las únicas.

En las últimas semanas, el tema de la violencia contra las mujeres ha dominado la conversación pública. Instituciones, empresas, actores políticos y líderes de opinión han aprovechado la coyuntura para hablar sobre temas de género. Las redes sociales se han inundado de las posiciones de todos sus usuarios, algunos convencidos, otros simplemente buscando los reflectores y otros aprovechándose de él para generar división sin dejar de lado sus filias y fobias.

Transcurridas estas semanas en las que mucho se ha escrito y hablado, de  escuchar sus reclamos, de verlas llenar las calles y protestar, y especialmente de dimensionar mejor a lo que se enfrentan cada día en sus casas, en la calle, en la escuela, en el trabajo, y en cada espacio en que se desarrollan sus vidas, lo que nos debe quedar claro es que el país no puede ser el mismo después de estos tres días, y nosotros tampoco.

Desafortunadamente, después de todo esto, hasta ahora no hemos visto acciones ni del gobierno, ni del sector privado, ni de la sociedad civil, ni se han anunciado medidas para garantizarles a las mujeres sus derechos a la libertad, la seguridad, al respeto y en general, a poder vivir tranquilas y no en un permanente estado de alerta.

Los discursos y los aplausos han estado ahí para quienes se han subido al tema, pero nada se ha dicho sobre las medidas específicas que se adoptarán para evitar que más mujeres sean asesinadas, acosadas, desaparecidas y violentadas por el hecho de ser mujeres. El gobierno, el Presidente, la clase política y los empresarios deberán actuar, diseñar e implementar políticas públicas, acciones concretas y decisiones corporativas para garantizar la plena libertad y la absoluta seguridad de todas las mujeres de este país.

No hemos visto anuncios en los que se den a conocer medidas reales y efectivas a favor de la equidad de género, tales como: asegurar que mujeres y hombres reciban el mismo salario por el desempeño de las mismas labores, elaborar e instrumentar protocolos para atender los casos de acoso o violencia, establecer licencias de maternidad y paternidad suficientes, contar con guarderías para apoyar a madres y padres que trabajan, instalar lactarios en los espacios de trabajo, contar con horarios laborales flexibles y la posibilidad de trabajar desde casa, garantizar ambientes laborales seguros, asegurar la impartición de justicia integral para las víctimas de violencia machista y sus familias, y sistemas de búsqueda que respondan con efectividad ante los casos diarios de desaparición con fines de trata, por mencionar apenas algunos.

Las medidas antes mencionadas serían obvias si se viera la realidad con las gafas del feminismo puestas. El feminismo debe ser una visión rectora de estas acciones, pues éste no clama por establecer la superioridad de un sexo sobre otro; el feminismo reivindica la creencia de que las mujeres y los hombres deben tener los mismos derechos y poder acceder de manera equitativa a las oportunidades que les permitan su ejercicio en plenitud.

Que lo vivido estos días no sea en vano. Nos toca actuar y de manera decidida, comprometernos a hacer una realidad un mundo libre de violencia para ellas.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias