¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

FCE o el efecto avestruz

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 10 De Agosto, 2019 · 09:57 am
FCE o el efecto avestruz
Andrés Manuel López Obrador y Paco Ignacio Taibo II

En un país que se dice de no lectores, la industria editorial representa una inversión a mediano y largo plazo donde ningún esfuerzo por el fomento, promoción y alcances de la lectura son un gasto. Toda vez que la lectoescritura debe ir acompañada de la erradicación del analfabetismo que en nuestro país es de 5.5% de la población, es decir, casi cinco millones de mexicanos de 15 años y más no saben leer y escribir. Lo que impacta en las limitaciones para el desarrollo y proyecto de vida personal, profesional, laboral y económico.

En enero pasado el presidente López Obrador junto con el director del Fondo de Cultura Económica: Taibo II anunciaban con vítores el proyecto de promoción a la lectura en todo el país con lo que se busca hacer accesible el libro con sus lectores. Es muy temprano para saber el éxito de la iniciativa, pero los tropiezos se suman con las declaraciones “No tener nada que ofrecer” en la Feria del libro de Fráncfort 2019 a la que no asistirá el FCE por estar en austeridad y además porque para el titular de a paraestatal editorial “ nuestro país tiene poco que ofrecer “(sic) .

La Feria del libro de Alemania es un espacio no para lectores sino sobretodo para empresas que firman, acuerdan, pactan promueven y proyectan autores, obras literarias, científicas, traducciones y medios digitales de libros de los países participantes. El FCE es una empresa de autores y títulos humanistas, históricos y culturales de nuestro país y, esta actitud es más un efecto avestruz, es decir mirarse el ombligo, no salir al mundo y ver lo que se está escribiendo y leyendo en el mundo es encerrarse en un ensimismamiento que como escribió recientemente la periodista Adriana Malvido es una forma de muros.

Si bien es cierto que la política pública actual es poca en materia de relaciones internacionales en tiempos globales. La cultura no puede reducirse a vaciar bodegas y rematar libros, a festivales de comunidades y fiestas de pueblos originarios o a expresarse en cartas para firmas internacionales sobre el respeto a las artes indígenas y luego fotografiarse de forma frívola y pretensiosa como lo hace la actual secretaria de Cultura con el conductor de moda de cadenas televisivas. Discursos encontrados y conductas adversas.

Estos dobles discursos a los que han caído los servidores públicos austeridad/limitación, banalidad y exhibicionismo salen cada vez más caros, porque creer que poco o nada tenemos que ofrecer de forma internacional es creer que tampoco merecemos recibir o conocer lo que está pasando, produciendo, creando y leyendo el mundo. La cultura es un puente no un dique, es un camino no un muro. Mirarnos el ombligo como avestruz nos condena a lo que Vasconcelos llamo el vicio de la ignorancia: lamer las heridas y hacer héroes a los caídos. “Pobre moral que se encierra en el vínculo de la ignorancia y el nacionalismo” afirmó Alfonso Reyes.

Junto con la cancelación a la feria del libro de Fráncfort, está la incertidumbre de la edición 39 de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) que se suma lo que en materia de libros y fomento a la lectoescritura desde el aula han entregado como solicitud de encuentro 160 maestros de la SEP con su titular para que la FILIJ se lleve a cabo y sea el eslabón y puente entre el aula, los niños y jóvenes en una cultura amplia, inetgral y universal. No crecemos sino miramos el mundo

Como lo publiqué hace unos meses en este mismo espacio, la presencia y la política ensimismada, chovinista, nacionalista a calzador y reduccionista del director del FCE nos sale muy caro, nos cuesta mucho y cada vez más lejos el programa de lectura se agota o se reduce a sus libros, sus cuates, su familia que son los únicos que se repiten hasta el cansancio en ferias, remates, ventas y eventos de literatura, libros y lectores. Es decir, estamos asistiendo a los efectos de la avestruz, mirar la cultura hacia abajo, hacia adentro, hacia el fondo…

Abramos la discusión: @salmazan71