¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

El rojo mexicano

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 19 De Diciembre, 2020 · 07:00 am
El rojo mexicano
Médicos del área de Hospitalización Covid-19 del Hospital Militar "Chivatito" revisan a una paciente / Foto: Cuartoscuro

La tan anunciada fase alerta epidemiológica nos llegó y rebasó. La Ciudad de México en semáforo rojo llega con una incapacidad hospitalaria que 75%, es decir, aquel 60% de ocupación de camas que era considerado como el límite y preocupante hoy lo rebasa la urbe más poblada del país, que no cesó de jugársela en las calles y actividades no esenciales.

Con cerca de las 20 mil defunciones por Covid-19 hasta el momento, la jefa de gobierno de la ciudad de México da uno de los mensajes más contundentes en este periodo de pandemia: “la ciudadanía tendrá que hacer un esfuerzo extraordinario”; lo que implica cierre a todas aquellas actividades no esenciales que se debaten entre la salud y la subsistencia económica. Tal como ocurrió en los primeros meses del 2020; hoy y hasta el 10 de enero 2021 nos confinamos con el objeto de disminuir lo que ya es indetenible un efecto de rebaño: infecciones por contagios masivos.

Ese destino manifiesto se ha cumplido ante un escenario poco favorecedor en la vida económica, laboral, social y de salud de la población mexicana que parece no resistir sus economías a resguardarse en sus casas. Aunque el otro lado de la pandemia, ha sido el desinterés de muchos sectores de la ciudadanía a tomar las precauciones y medidas sanitarias indispensables: uso correcto del cubrebocas; gel antibacterial, sana distancia y confinamiento. Hemos hecho sociedad y autoridades todo lo contrario, a nombre de la ignorancia, la soberbia, la necesidad laboral, la insensibilidad de empresarios que han obligado hasta la muerte a empleados a seguir laborando con las mínimas de higiene y protección y el desacato de las medidas con reuniones sociales, fiestas, actividades colectivas y comerciales sin que sean esenciales.

Tarde y mal llegamos a retraer y asumir un nuevo confinamiento, con cifras alarmantes en todos los sectores: de salud, de economía, de seguridad, de violencia, de desempleo, de atención hospitalaria, de crisis laboral, familiar, educativa e institucional. Jugamos a la ruleta y como casi siempre ocurre, el destino nos gana la apuesta. Hoy volvemos a replantear y ajustar la vida cotidiana, económica, familiar social. Quizá cuando regresemos a otra nueva normalidad ya nada sea normal: más defunciones, más familias desintegradas y en crisis por esta pandemia, más microempresas quebradas, más desempleo, más inseguridad… Mientras los partidos, los servidores públicos y las autoridades con miras a sus campañas electorales, a repartir besos, promesas, y dádivas para favorecerse en las urnas.

El rojo mexicano intenso y contundente: muertes por pandemia, crímenes, desigualdad, rojo saldo económico y laboral. Y a recomenzar con esas fracturas que deja una pandemia a la que todos: instituciones y ciudadanos jugamos a retarla, a no enfrentarla con determinación y con fines ideológicos-partidistas. Aunque tarde y mal, esta decisión de un nuevo regreso a la casa será quizá la última oportunidad para que ciudadanos e instituciones asumamos el peso y dimensiones de esta crisis de salud, una pandemia que tiene en vilo al mundo entero, pero a la que muchas naciones han sido más definitivos en sus acciones, para mitigar su propagación y efectos.

El rojo mexicano tiene también olor a sangre: seguimos en números rojos en seguridad, violencia y muertes por robo, narcotráfico y pugnas entre cárteles. Las calles, los barrios, los gobiernos enfrentados y acorralados por las balas de los sicarios, de los criminales que dominan y trazan la ruta del país, de la vida cotidiana. Con esos rojos mexicanos estamos pro cerrar este 2020, desalentador, triste y preocupante.

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias