¿Deseas recibir notificaciones?

El regreso “express” del refugiado

De la tinta de Mina Magallón

Mina Magallón 2/Abr/19 07:35
El regreso “express” del refugiado
En enero de 2017 el presidente Trump de un plumazo ordenó la suspensión del programa de admisión de refugiados a los EEUU por 120 días. Además, la administración de Trump suspendió indefinidamente la entrada de refugiados provenientes de Siria y redujo el límite máximo de admisión de refugiados para el año fiscal de 2017 de 110 mil a 50 mil refugiados.

En la nota anterior escribimos sobre la Ley del Refugiado [The Refugee Act] promulgada en los EEUU en 1980. Ahora hablaremos sobre el Reglamento [Protocol] draconiano que publicó Donald Trump el 20 de diciembre de 2018.

De acuerdo con la Ley del Refugiado de 1980 se define como refugiado a una persona que busca protección porque es perseguido en su país de origen. Y el término llamado ‘‘asilo’’ se define en la misma ley como la absoluta discrecionalidad del Estado de conceder refugio al individuo que dice ser perseguido. El término “solicitante de asilo” se designa a toda persona que solicita la calidad migratoria de refugiado en los EEUU, basándose en un miedo fundado a la persecución en su país de origen.

Grupos de derechos humanos critican severamente el nuevo reglamento argumentando que viola la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados adoptada en 1951 por las Naciones Unidas, la cual nos da una ridícula definición del término “refugiado,” estipulándose: Que haya sido considerado como refugiado en virtud de los Arreglos del 12 de mayo de 1926 y del 30 de junio de 1928, o de las Convenciones del 28 de octubre de 1933 y del 10 de febrero de 1938, del Protocolo del 14 de septiembre de 1939 o de la Constitución de la Organización Internacional de Refugiados.

Y uno se pregunta, ¿por qué los que elaboraron esta Convención no pueden decir clara y brevemente a quién se le considera como refugiado?

La descripción que nos da la Convención de las Naciones Unidas es absurda, amén de ser difícil el encontrar los seis (6) documentos a los que hace referencia. Además, han pasado más de cuatro décadas desde su publicación y la definición que da la Convención ha sido totalmente rebasada por la realidad hoy. La autoridad migratoria de EEUU simplemente aplica la Ley del Refugiado [The Refugee Act].

En enero de 2017 el presidente Trump de un plumazo ordenó la suspensión del programa de admisión de refugiados a los EEUU por 120 días. Además, la administración de Trump suspendió indefinidamente la entrada de refugiados provenientes de Siria y redujo el límite máximo de admisión de refugiados para el año fiscal de 2017 de 110 mil a 50 mil refugiados.

Esta pausa tenía como intención dar tiempo al gobierno de Trump para realizar una revisión de los procedimientos para la admisión de refugiados. Sin embargo, el 20 de diciembre de 2018 se publica un nuevo reglamento bajo el nombre de Protocolo para la Protección del Inmigrante que en la práctica se le está dando el nombre de “agárralo y regrésalo” [catch and return] debido a que este reglamento estipula que en el caso de que el oficial de inmigración (la migra) se levantó de buen humor y determina que el extranjero que busca asilo SÍ es creíble y que SÍ podrá presentar su petición de asilo como refugiado PERO, y aquí viene la estocada, el aplicante de asilo será regresado inmediatamente de manera “express” a México a esperar por meses, sino es que por años, su turno hasta que la resolución de su petición de asilo se otorgue o se niegue y no haya pendiente ninguna apelación o amparo.

El 14 de febrero de este año se presentó en un juzgado federal en California demanda alegando que el nuevo reglamento de inmigración siguiendo la política draconiana de Donald Trump de tratar a los inmigrantes indocumentados como violadores, homicidas y traficantes de drogas va en contra de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (the Immigration and Nationality Act) y la Ley de Procedimientos Administrativos (the Administrative Procedure Act).

Se alega en la demanda que la mayoría de los inmigrantes de hoy en día, que son de Honduras, El Salvador y Guatemala, que vienen huyendo de la violencia en manos de pandillas armadas que el gobierno de su país no ha podido o no ha querido controlar y peor aún que si los regresan a México sufrirán mayor peligro ya que argumentan en la demanda no hay ninguna seguridad hoy en la frontera en México. (Recordemos que de acuerdo a la ley el entrar a los EEUU es un privilegio y no es un derecho).

Hemos venido escribiendo que todos los asuntos migratorios están bajo el control exclusivo del poder ejecutivo, razón por la cual Trump podrá hacer y decir lo que quiera respecto a las caravanas de inmigrantes que están en la frontera y me atrevo a pronosticar que mientras Trump esté de presidente veremos que no se otorgaran asilo a ninguno de los inmigrantes de las caravanas de centroamericanos, quienes estarán forzados a esperar en México soñando que un día se les otorgue asilo hasta que despierten y se den cuenta que el sueño es en realidad una pesadilla, es una quimera, un espejismo, un horror en medio del desierto.

En la siguiente nota escribiremos sobre el asunto del niño cubano Elián González, quien robó el corazón del mundo entero cuando en el año 2000 llegó a Miami solo en una balsa y la comunidad cubana de Florida se vuelca a las calles, marchando y organizando por todos los medios y con todo el apoyo financiero para que se otorgara asilo a este niño, ya que su madre había muerto en la travesía al escapar de Cuba en una pequeña balsa.  Leeremos que resolvieron los juzgados cuando aplicaron la Ley del Refugiado de 1980 (The Refugee Act) a la petición de asilo de este niño que llegó solo a las costas de Florida en una balsa.

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter:  @MinaMagallon

Facebook:  Mina Magallon