¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

El peligro de la nueva variante del SARS-CoV-2 minimizado en México

De la tinta de Arturo Barba.

Arturo Barba Viernes 8 De Enero, 2021 · 06:55 am
El peligro de la nueva variante del SARS-CoV-2 minimizado en México
Se espera que la vacuna se aplique a 3 mil voluntarios mexicanos / Ilustrativa-EFE

La semana pasada la alerta internacional saltó en casi todo el mundo ante la aparición de una nueva variante del virus SARS-CoV-2 en el Reino Unido, llamada B.1.1.7 o VUI-202012/01, por ello, en casi todo el mundo se reforzaron los controles sanitarios en aeropuertos, puertos y fronteras, en las cuales se vigila la llegada de las personas provenientes de aquel país… Excepto en México.

Desde el inicio de la pandemia, en nuestro país las autoridades nunca establecieron controles sanitarios para detectar y vigilar la llegada de personas contagiadas por el nuevo coronavirus; tampoco se establecieron restricciones de movimiento de personas. Se permitió la llegada del virus sin ninguna intención de detectarlo ni controlarlo y, una vez aquí, se le ha dejado circular libremente, y hasta la fecha, no hay ninguna intención de mitigarlo.

Otra vez, ante la nueva variante reportada por el gobierno británico, el gobierno mexicano –por decisión del subsecretario de salud, Hugo López-Gatell–, renunció a priori y sin ninguna justificación científica al establecimiento de controles sanitarios para las personas provenientes del país europeo.

Hugo López-Gatell
Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud / Cuartoscuro

 

La justificación que esgrimió el funcionario transexnal el pasado 29 de diciembre durante la conferencia diaria de la Secretaría de Salud fue que la Organización Mundial de la Salud (OMS) “desaconseja el cierre de fronteras”. Dijo que lo más probable es que la cepa ya esté en México y que “el cierre de fronteras no contribuye sustancialmente al control de la transmisión de enfermedades”. Si le interesa, puede escuchar estas declaraciones en https://www.youtube.com/watch?v=8mclorwYtxo&feature=emb_logo  minuto 55’40”.

Sin embargo, la OMS nunca ha “desaconsejado” el uso de controles sanitarios ni de restricciones de movilidad en las fronteras, puertos y aeropuertos. Esa afirmación de López-Gatell es falsa.

En el Reglamento Sanitario Internacional de la OMS, capítulo III, titulado Medidas sanitarias relacionadas con la entrada de viajeros, artículo 31, se establece que “sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 32, 42 y 45, el presente Reglamento no impide que los Estados Partes exijan un examen médico, la vacunación u otras medidas profilácticas, o certificado de vacunación o prueba de la aplicación de otras medidas profilácticas, en los casos siguientes: a) cuando sea necesario para determinar si existe un riesgo para la salud pública; b) como condición para la entrada de viajeros que pretenden solicitar una residencia temporal o permanente…”. (https://www.who.int/ihr/publications/9789241580496/es/)

Señala que si una persona se niega a someterse a dichos controles sanitarios “el Estado Parte de que se trate podrá denegar, de conformidad con los artículos 32, 42 y 45, la entrada de ese viajero. Si hay pruebas de un riesgo inminente para la salud pública”.

Ante el potencial riesgo que implica la nueva variante del SARS-CoV-2, la OMS publicó el 31 de diciembre un comunicado (https://www.who.int/csr/don/31-december-2020-sars-cov2-variants/en/) en el que señala: “Algunos países han introducido recientemente restricciones de viaje como medida de precaución ante la aparición de nuevas variantes. La OMS recomienda que todos los países adopten un enfoque basado en el riesgo para ajustar las medidas en el contexto de los viajes internacionales, lo que incluye la evaluación de la transmisión local, la capacidad de los servicios de salud, lo que se conoce sobre el nivel de transmisibilidad de variantes específicas; impacto social y económico de las restricciones; y adherencia a las medidas sociales y de salud pública”.

 

Controles sanitarios en fronteras y aeropuertos

En una gran cantidad de artículos científicos llevados a cabo desde que surgió el nuevo coronavirus se ha demostrado el papel clave que tienen los controles sanitarios en aeropuertos, puertos y fronteras así como el control de la movilidad de las personas, para intentar mitigar la propagación del nuevo patógeno.

En un artículo publicado en marzo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), un equipo de científicos de Canadá, China y Estados Unidos, encabezados por Chad R. Wells de la Escuela de Salud Pública de Yale (https://www.pnas.org/content/117/13/7504), indican que el establecimiento de controles sanitarios y las limitaciones de viajes de personas en aeropuertos entre enero y febrero de 2020 tuvo un papel crucial para evitar el 70.5% de los contagios por COVID-19 en China.

Asimismo, sus resultados muestran que el riesgo diario de exportar al menos un caso de SARS-CoV-2 desde China continental a través de viajes internacionales superó el 95% el 13 de enero de 2020. Durante las primeras tres semanas y media de implementación de las restricciones de viaje se disminuyó la tasa diaria de exportación del virus en un 81.3%, en promedio.

En otro artículo publicado en mayo en la revista Epidemics de grupo Elsevier, por un equipo de científicos chinos encabezado por M. Pear Hossain, se demuestra que a través de una medida de control fronterizo intensivo y la cuarentena rápida pueden ganarse 44 días adicionales en el tiempo de llegada del nuevo coronavirus. “El estudio nos permite evaluar los efectos del control fronterizo y las medidas de cuarentena sobre la aparición y propagación global de COVID-19 en un mundo completamente conectado utilizando la dinámica de los casos secundarios”, señala la investigación.

Durante la aparición de un brote epidémico, una de las tareas de salud pública más urgentes es prevenir la propagación del virus desde un país de origen a otro. El mayor riesgo es una persona infectada que puede viajar a otra región y propagar el virus, de ahí que los científicos señalen que el control y vigilancia de las redes de transporte y los puertos de entrada, como una de las primeras medidas públicas.

Los países que implementaron las medidas más estrictas de control sanitario en las fronteras, aeropuertos y puertos de entrada a su territorio, son aquellos que pudieron controlar de manera más eficiente la propagación del virus –junto con otras medidas–, como son el caso de Singapur, Corea del Sur, Vietnam y Nueva Zelanda, entre otros.

Foto: EFE

 

Mutaciones y virus

La mutación es algo inherente a los virus, es su principal arsenal de sobrevivencia; y el SARS-CoV-2 evoluciona y muta rápido. De hecho, el coronavirus que surgió en 2019 en la ciudad de Wuhan, China, no es el mismo que ahora predomina en todo el mundo. La que prevalece es una cepa diferente del coronavirus llamada D614G que surgió en febrero pasado en España; y hasta ahora se ha convertido en la más común en el planeta, incluido México.

En experimentos con hámsters, los investigadores descubrieron que D614G se replica 10 veces más rápido y también que es mucho más infeccioso. El coronavirus SARS-CoV-2 muta dos veces cada mes, por lo que los virus que ahora circulan son un 20% diferentes al original.

Pixabay

 

Sin embargo, la nueva variante B.1.1.7 detectada en el Reino Unido preocupa a la comunidad científica internacional debido a que se detectaron 23 cambios o mutaciones. De ellos, 17 los obtuvo en una sola vez, es decir, es entre 37% y 46% diferente al de Wuhan.

Ocho de las 17 mutaciones se presentaron en el gen que codifica la proteína espiga o de pico en la membrana externa del virus, la que produce las protuberancias en la membrana externa del virus que le dan la apariencia de llevar corona, vista al microscopio.

Dos de los cambios son particularmente preocupantes: Una llamada N501Y y esta le permite al coronavirus aumentar la fuerza con la que la proteína se une al receptor humano llamado Enzima Convertidora de Angiotensina 2 (ACE2, por sus siglas en inglés) que usa el virus como una pequeña puerta molecular para invadir las células humanas.

La otra es denominada 69-70del conduce a la pérdida de dos aminoácidos de la proteína espiga y, al parecer, ayuda al virus a evadir la respuesta inmune en algunos pacientes inmunodeprimidos.

Este patógeno evoluciona rápidamente al invadir poblaciones humanas, y es imposible evitar el surgimiento de nuevas variantes, linajes y cepas, ya que el coronavirus es capaz de adaptarse a las nuevas condiciones de sus hospederos (los humanos) de manera permanente.

Pero esta no es la única variante identificada de SARS-CoV-2: la N453Y y Mink surgieron en granjas de visones (de la misma familia de los hurones, tejones y nutrias) en Países Bajos y Dinamarca a fines de la primavera y principios del verano. En Sudáfrica surgió otra variante identificada de un linaje separado al de Reino Unido, pero también tiene la mutación N501Y en el gen espiga.

La preocupación por B.1.1.7 es que podría causar una enfermedad más infecciosa, es 50 veces más contagiosa que el coronavirus de Wuhan. También existe la evidencia de que la variante sudafricana podría estar infectando más a los jóvenes.

Para estar al tanto de los cambios del SARS-CoV-2 científicos de varias partes del mundo analizan el mapa genético de virus tomados de muestras de personas enfermas y muertas por la COVID-19; solo así es posible advertir los cambios que está adquiriendo mientras infecta y predomina entre las poblaciones. De ahí la importancia de llevar a cabo secuencias genéticas y el análisis filogenético para actualizar de manera permanente su árbol genealógico.

A poco más de un año de haber surgido se han identificado muchas variantes genéticas del virus. Su análisis ha sido útil para comprender los patrones de propagación y transmisión en todo el mundo, pero sobre todo para vigilar una posible mutación que lo haga aún más peligroso. Ya el simple hecho de ser más infeccioso y transmisible lo hace mucho más peligroso, sobre todo en un país donde el 80% de los fallecidos no llegaron a cuidados intensivos y con la mayor letalidad del mundo.

Se trata de nuevas variantes que todavía no se conocen todas sus características, pero se están extendiendo más rápido que otras. La epidemiología, el sentido común y la prudencia indican que hay que tomarse en serio a la nueva variante. Deben establecerse controles sanitarios en puertos, aeropuertos y fronteras.

Prueba covid
Foto: EFE

 

Falleció Rafael Loyola Díaz

Rafael Loyola Díaz, sociólogo e investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, fundador y director del Centro del Cambio Global y la Sustentabilidad en el Sureste, gran científico, generoso maestro, excelente ser humano y una voz crítica imprescindible de las políticas públicas en materia de ciencia, tecnología e innovación, murió el pasado 5 de enero víctima de COVID-19.

Analítico, propositivo y congruente, cuestionó la falta de políticas públicas de largo aliento en ciencia y tecnología en los gobiernos mexicanos en las pasadas tres décadas. El libro Vaivenes entre innovación y ciencia. La política de CTI en México 2012-2018, recientemente editado por Rafael Loyola junto con Judith Zubieta, es un documento imprescindible para comprender los desatinos (y pocos aciertos) en esta materia de los gobiernos mexicanos pasados y el presente.

“En momentos como los que estamos experimentando con una pandemia como la COVID-19, es cada vez más clara la relevancia de contar con un sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación (CTI) vigoroso, cuyo valor, más allá de las aportaciones académicas que puedan derivarse de él, sea reconocido socialmente como promotor de bienestar y desarrollo”, escribió Loyola Díaz en la introducción.

A quienes analizamos y nos interesamos por las políticas científicas públicas y su difusión y a quienes tuvimos la fortuna de conocerlo y convivir con él nos ha quedado un enorme vacío.

 

Comentarios y sugerencias: @abanav y abanav@gmail.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias