¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

El oficio y su cruz

De ola tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 4 De Mayo, 2019 · 10:07 am
El oficio y su cruz
Ayer 3 de mayo la iglesia Católica conmemoró la fiesta de la Santa Cruz -que tiene que ver con el descubrimiento de Santa Elena / Especial

Ayer 3 de mayo la iglesia Católica conmemoró la fiesta de la Santa Cruz -que tiene que ver con el descubrimiento de Santa Elena de la reliquia donde Jesús fue crucificado. En Mexico, la celebración tiene otras razones y un mismo símbolo: Es la fiesta de los albañiles, trabajadores de la construcción que agrupa más o menos dos y medio millones de personas que en nuestro país se dedican a este oficio con más desprotección qué derechos laborales.

Aun recuerdo, mis años de estudiante donde leía la emblemática obra de Vicente Leñero: Los Albañiles (1963) donde el asesinato del vigilante de una obra de construcción era el detonante de un relato de la vida precaria y extrema de los albañiles.

Más reciente, es mi recuerdo de las terminales de autobuses en la Ciudad de México donde se reclutaban personas que venían a probar fortuna. Un hombre, habitualmente mal encarado y agresivo o burlón los reunía o elegía y los subía a un camión y luego en las obras que se realizan por los barrios de la urbe son agrupados azarosamente. En condiciones laborales muy frágiles, abusivas o peligrosas realizan la mayoría de estos trabajadores de la construcción su labor.

Según el INEGI más del 70% de los albañiles en nuestro país ganan en promedio 3 salarios mínimos mensuales y el 90% no cuentan con seguridad social o seguro de riesgos. Las edades van desde los 13 años hasta los 65, siendo la media de 37 años. Es decir los jóvenes económicamente activos sostienen una industria con pocas garantías laborales.

En una ciudad como la nuestra donde la industria inmobiliaria representa un activo de desarrollo y la explotación de zonas cada vez más amplías para la fuerte de vivienda o vías de comunicación. Regular de forma eficaz, transparente y organizado el empleo de los albañiles no como un oficio menor sino como parte de la actividad económica, laboral y profesional en una industria que genera a constructores, alcaldías e inmobiliarias jugosas ganancias.

No basta con que el patrón o contratista haya pagado la misa y comilona de sus albañiles; celebrarlos debería ser un reconocimiento de su trabajo y como tal garantizar sus derechos laborales.

Vicente Leñero, un periodista y escritor comprometido con su tinta nos ha dejado una obra pero también una reflexión que sigue sin atender: el oficio y la cruz de los albañiles.

Abramos la discusión: @salmazan71