¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

El Frente Ciudadano

De la tinta de Ezra Shabot

ezra shabot Martes 31 De Octubre, 2017 · 06:33 am
El Frente Ciudadano
Dante Delgado, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, presidentes de MC, PR y PAN, rexpectivamente

El llamado Frente Ciudadano por México tiene una contradicción difícil de resolver, y que es el hecho de representar por un lado los intereses de los partidos que lo conformanPAN, PRD, MC – y por otro esta necesidad indispensable de abrirse a ciudadanos sin partido que serían el activo adicional que haría de esta alianza partidaria, un bloque más amplio capaz de atraer electores más allá de la capacidad de convocatoria de los partidos.

El problema es que los dirigentes partidarios y los militantes, exigen espacios ganados a pulso a lo largo de años de trabajo partidista y no tan fácilmente están dispuestos a renunciar a sus espacios en favor de nombres que suenan atractivos a la sociedad, pero que jamás han hecho algo para ganarse el derecho a figurar en las listas de los partidos.

Incluso en los niveles de dirigencia este problema está presente. La candidatura para la jefatura de gobierno de la Ciudad de México reservada para un o una perredista, estaría recayendo en la figura de Alejandra Barrales con el apoyo de Mancera y de Nueva Izquierda.

Sin embargo, el pragmatismo frentista abre la puerta no un ciudadano apartidario, sino a un sabueso de la política como Ricardo Monreal quien aparece como la única opción capaz de derrotar a López Obrador y a su abanderada en la capital, Claudia Sheinbaum, independientemente de las consideraciones éticas que esa candidatura implica.

Ciudadanos o políticos disidentes capaces de ganar elecciones, es parte de ese dilema que no tiene una solución fácil, pero que está en el centro de la discusión sobre los objetivos y estrategias de un Frente que promete mucho, pero que puede desvanecerse si no encuentra los equilibrios necesarios para competir en las elecciones del 18, con políticos, y con ciudadanos ajenos a la experiencia cotidiana del poder.