¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

El fondo de los fondos

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 10 De Octubre, 2020 · 07:00 am
El fondo de los fondos
El pasado 7 de octubre la Cámara de Diputados aprobó la extinción de los fideicomisos con un fuerte rechazo de varios sectores de la comunidad / Foto: Archivo

Después de casi medio año en que el jefe del ejecutivo había enviado una iniciativa para extinguir de más de un centenar de fideicomisos, el pasado 7 de octubre la Cámara de Diputados, la aprobó con un fuerte rechazo de varios sectores de la comunidad artística, científica y de organizaciones sociales a quienes la decisión de ley afectará proyectos o programas a los que venían subsistiendo gracias a los recursos obtenidos de tales fideicomisos. Aquí todo suena un desastre en la administración y distribución de los recursos públicos en función de investigación, promoción, difusión cultural, proyectos y apoyos en casos de desastres. Esa es en principio el fundamento de la creación de los fideicomisos, pero la otra cara son los serios, profundos y graves problemas de opacidad que a lo largo de los sexenios ha tenido la rendición de cuentas del destino que tienen esos recursos que ascendían al 3.3% del Producto interno bruto del país.

Fundar, el Centro de Análisis e Investigación A. C ha llevado a cabo desde hace varios años, reportes sobre el manejo, destino y opacidad en muchos de los fideicomisos que el Estado ha otorgado a organizaciones, programas y proyectos de los cuales tenemos poca transparencia y seguimiento del destino y manejo de los recursos otorgados para fines específicos y su administración o cumplimiento de los objetivos para los que fueron creados, asignados o distribuidos.

Según el informe de Fundar. “El arte de desaparecer dinero público” en 2019 se dio un sobrejercicio del dinero destinado a los fideicomisos de 600% sin indicar su destino de esos recursos. Por ejemplo, en 2018 se aprobaron más de 60 mil millones y se gastaron más de 203 mil millones, es decir más de 225% más de lo asignado, sin que haya claridad del uso y fin del dinero ejercido, en 2019 se repite el caso, aprobados más de 40 mil millones y gastado más de 90 mil millones. Es decir, estamos ante un evidente desvío y manejo irregular de las finanzas públicas que son sensibles a irregularidades o corrupción.

Debido a que varios de los programas y recursos asignados a Fideicomisos están bajo figuras de mínima rendición de cuentas o marco jurídico y legal muy limitado, los recursos no se transparentan o los programas a los asignados no cuentan con los informes precisos del manejo y su destino. Sumándose aspectos sobre su estructura, ya que muchos de los fideicomisos están conformados por distintas entidades públicas y privadas, federales o locales que ha generado una complejidad en el seguimiento o rastreo del ejercicio de sus recursos y poder integrar carpetas globales de informes claros y comprobables.

En 2019 por ejemplo, el 93% de los recursos que se asignaron a los fideicomisos, algo más de 905 mil millones no cuentan con controles de vigilancia sobre el manejo, asignaciones, pagos realizados o contrataciones para cumplir programas o proyectos a los que se suponen fueron destinados, bajo la figura de información reservada o restringida se han presentado actos de opacidad en la rendición de cuentas sobre el destino de esos fideicomisos.

Una figura jurídica que buscó ser una manera de asignar recursos públicos a programas y proyectos sociales, de investigación, salud, de apoyo ante desastres naturales, de producción de arte y cultura se han convertido en paraísos fiscales y desvío de recursos para muchos operadores que a nombre y cobijo de estas figuras fiduciarias han encontrado una manera de manejar sin auditoria aquellos recursos públicos afectando programas y proyectos fundamentales para la población, a su vez, provocar una crisis en sectores o rubros que podían ver la luz a través de los fideicomisos.

Lo que debe seguir es crear un sistema jurídico, legal y administrativo de asignación, distribución, seguimiento, planeación y rendición de cuentas claro, objetivo, auditable y público para los fideicomisos y demás figuras administrativas-financieras que den certeza, apoyo y legalidad al manejo de los recursos públicos para bienes sociales. Y así transitar a la verdadera equidad y legalidad del Estado ante el manejo responsable de la hacienda pública y erradicar la corrupción que sigue siendo el mal mayor del país.

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias