¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

El costo de la mala salud que dejará la COVID-19

La pandemia dejará una larga secuela en una parte de los casi 169 millones de personas que han padecido la enfermedad.

Arturo Barba Viernes 28 De Mayo, 2021 · 07:27 am
El costo de la mala salud que dejará la COVID-19
En el mediano y largo plazos las consecuencias de la COVID-19 significarán una carga del 30% en los sistemas de salud / EFE

La pandemia no solo ha tenido un altísimo costo en vidas humanas con más de tres millones y medio de personas fallecidas hasta el día de hoy, sino que dejará una larga secuela en una parte de los casi 169 millones de personas que han padecido la enfermedad. Es ya una crisis de salud duradera.

En el mediano y largo plazos las consecuencias de la COVID-19 significarán una carga del 30% en los sistemas de salud de todo el mundo debido a la atención que requerirán los enfermos sobrevivientes (hospitalizados o no), quienes padecen efectos duraderos en su salud y que van desde la fatiga y el accidente cerebrovascular hasta la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Tan solo en el Reino Unido una de cada cinco personas que fueron hospitalizadas con la enfermedad tuvo una nueva discapacidad después de recibir el alta médica.

Foto: EFE

Esto implica un amplio impacto social y económico en diversos sectores, señala un artículo publicado en la revista Nature de esta semana por los investigadores Andrew Briggs, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido, y Anna Vassall, de la Universidad de Amsterdam, Holanda.

Los investigadores sostienen que contabilizar solo las muertes y contagios subestima el impacto de la pandemia en la salud de las poblaciones, particularmente entre aquellos con condiciones preexistentes y entre los más jóvenes.

Señalan la necesidad de tener una imagen mucho más clara de la carga que implica la enfermedad, con el uso de métricas que encapsulen todas las consecuencias de la enfermedad y para ello proponen utilizar dos métricas para captar una comprensión holística (enfoque que utiliza una visión integral y completa en el análisis de una realidad) del impacto de las enfermedades como los años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) y años de vida ajustados por calidad (AVAC).

Un AVAD representa un año de vida saludable perdido debido a una enfermedad, discapacidad o muerte prematura; un AVAC equivale a un año de perfecta salud. Este enfoque permite diseñar las políticas correctas a la hora de implementar las medidas para enfrentar la COVID-19 y, eventualmente, otras posibles pandemias y epidemias futuras.

Mientras contamos las devastadoras pérdidas de COVID-19 –de seres queridos, trabajos, comunidades, seguridad–, la pérdida duradera de la salud también debe ser contada, indican los científicos. “Sin las métricas adecuadas podemos ver, comprender y responder a solo una fracción del problema”.

Los investigadores expertos en economía de la salud, utilizan estas métricas para comprender la carga mundial de morbilidad y comparar los efectos de la prevención, el tratamiento y la acción social, en diferentes enfermedades, epidemias y pandemias. Recientemente, utilizaron estas métricas para calcular que una muerte por COVID-19 resulta en alrededor de 5 años AVAC perdidos en promedio.

Los AVAD y AVAC son utilizados por organismos multilaterales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial, grandes empresas de seguros y gobiernos para comprender la carga de otras enfermedades a nivel mundial, tomando en cuenta que la salud comprende nuestras actividades sociales, mentales y el bienestar físico.

Foto: EFE

Para ejemplificar la utilidad de estos indicadores los investigadores analizaron la carga que ha significado la COVID-19 en dos países muy distintos como Pakistán y Reino Unido: sus análisis sugieren que una nación de bajos ingresos con una población predominantemente joven podría quedar con un legado de enfermedad aún mayor entre las personas en edad de trabajar que una nación de altos ingresos con una población mayor.

Este enfoque tiene aún mayor impacto en países de ingresos bajos y medianos como Pakistán, donde el presupuesto en salud es de solo $15 dólares estadounidenses por persona, y permite estimar el impacto de la vacunación contra la COVID-19 cuyo costo de administrar dos dosis de vacuna es de $3.15 dólares por persona, y el precio de la propia vacuna es de $10 dólares. De este anáisis se desprende el papel clave que tiene desarrollo de vacunas propias, ya que se tendrá que mantener el suministro del medicamento en los próximos meses y años.

Los investigadores señalan que el 6% de la población mundial vive con dos o más comorbilidades que los ponen en alto riesgo de muerte o discapacidad por COVID-19 por lo que los análisis con AVAC y los AVAD pueden ayudar a los gobiernos a planear y coordinar intervenciones dirigidas a tales grupos.

Asimismo, la atención de las personas con otras enfermedades como la diabetes, tuberculosis o VIH requieren incrementos presupuestales sustanciales a nivel mundial, pero si no hay un claro análisis de todos los factores involucrados y los escasos recursos disponibles, se podría empeorar el bienestar general.

De ahí la importancia de contar con mejores medidas de carga de morbilidad que ayuden a mapear el impacto de COVID-19 en comunidades vulnerables y que midan la mala salud, la discapacidad, el estigma, la desigualdad y la pobreza que interactúan con el coronavirus y que dejarán secuelas para los próximos meses y años en centenas de miles o millones de personas en todo el mundo.

Foto: EFE

Revive Biden “sospechas” sobre el origen del SARS-CoV-2

Ante la negativa del gobierno chino de permitir más investigaciones por parte de la OMS para continuar con los análisis y determinar el origen del SARS-CoV-2, las sospechas propagadas por Trump fueron revividas por el presidente estadounidense Joe Biden, quien pidió al gobierno chino llevar a cabo una investigación conjunta de 90 días, para comprender los orígenes de la pandemia.

La base de tales sospechas son informes de funcionarios de inteligencia de la Casa Blanca que señalan que aún hay evidencias sin examinar sobre el surgimiento de la pandemia; algunas sostienen que el virus probablemente se produjo de forma natural, mientras que otras favorecen la teoría de que se filtró accidentalmente de un laboratorio en China.

De acuerdo con el New York Times el gobierno estadounidense tiene una gran cantidad de evidencia sin examinar que “requería un análisis adicional por computadora que podría arrojar luz sobre el misterio”.

Para ello, reunirá los recursos científicos necesarios para presionar a países aliados y agencias de inteligencia estadounidenses para que extraigan información existente, como interceptaciones de información, testigos o evidencia biológica, así como buscar nuevos datos de inteligencia para determinar si el gobierno chino encubrió un accidente.

Desde marzo de 2020, equipos de científicos han tratado de rastrear el inicio de la transmisión del SARS-CoV-2 entre los humanos y desde mediados de 2020 la OMS organizó un grupo de expertos quienes, de manera conjunta con científicos chinos, analizaron el origen de la enfermedad.

Después de diversos obstáculos del país asiático la misión tuvo que ser pospuesta en varias ocasiones hasta que en febrero de 2021, la Organización pudo enviar una misión internacional de 17 científicos. A finales de marzo el organismo dio a conocer que hay indicios de que el brote fue mucho más amplio en Wuhan en diciembre de 2019 de lo que se ha informado hasta ahora.

Foto: EFE

Peter Ben Embarek, director de seguridad alimentaria y zoonosis de la OMS, informó que la misión encontró varios signos de una propagación mucho más amplia en 2019 y que había más de una docena de cepas del virus en Wuhan, en diciembre de ese año.

La OMS investigó cuatro hipótesis: 1) transmisión zoonótica natural y directa; 2) a través de un animal intermediario (también zoonosis); 3) por comida congelada china; y 4) por medio una liberación accidental en un laboratorio. La liberación intencional quedó descartada.

Pero la que más preocupa es el inicio accidental y esa es la que analiza el gobierno estadounidense por una versión que señala a tres trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan que fueron hospitalizados con síntomas graves similares a los de la gripe en el otoño de 2019. La Casa Blanca espera encontrar información adicional sobre lo que sucedió dentro del laboratorio.

El informe de la Organización Mundial de la Salud señala que, aunque son raros, los accidentes de laboratorio ocurren y diferentes laboratorios de todo el mundo están trabajando con coronavirus de murciélago. Por un lado, la cepa CoVRaTG13 cercana en 96.2% al SARS-CoV-2 obtenida de murciélagos se secuenció en el Instituto de Virología de Wuhan y, por otro lado, uno de los laboratorio de ese instituto se mudó el 2 de diciembre de 2019 a una nueva ubicación cerca del mercado de mariscos de Huanan. “Semejantes movimientos pueden ser perjudiciales para las operaciones de cualquier laboratorio de alta seguridad”, indica el informe.

A pesar de eso, no encontró registro de virus estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 en ningún laboratorio antes de diciembre de 2019, o de sus genomas. En cuanto al cultivo accidental antes de diciembre de 2019, no existe evidencia de muestras y, por lo tanto, el riesgo de cultivo accidental en laboratorio es extremadamente bajo.

Sobre los trabajadores infectados el organismo, no encontró evidencia serológica de infección en trabajadores y el laboratorio que se mudó no informó de interrupciones o incidentes causados por la mudanza y tampoco localizó almacenamiento ni actividad de ese laboratorio con coronavirus u otros virus de murciélagos que precedan al brote.

El organismo ha señalado que es necesario llevar a cabo más investigaciones, pero el gobierno Chino se opone, estos hechos están alimentando el sospechosismo trumpista en la administración Biden.

Comentarios y sugerencias:

@abanav

sapiensideas.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias