¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Educar en el femini… ¿qué?

De la tinta de Pamela Cerdeira

Pamela Cerdeira Miércoles 2 De Agosto, 2017 · 08:11 am
Educar en el femini… ¿qué?
Foto: Archivo

Feminazis, machorras, malcogidas son sólo algunos de los términos que algunas mentes estrechas usan para definir a las mujeres que se atreven a alzar la voz por el movimiento feminista.

En 1948 Simone de Beauvoir decía en El Segundo Sexo que ya demasiada tinta había corrido para hablar sobre el feminismo, en una discusión más que cerrada. Hoy casi 70 años después la palabra que define un movimiento que busca la equidad, no más pero tampoco menos, sigue erróneamente ligada a ideas negativas. Y también 70 años después la equidad sigue siendo una tarea pendiente.

¿En qué consiste esta tarea? ¿Qué es el feminismo y a quiénes beneficia?

Chimamanda Ngozi Adichie lo responde en dos sencillisimos formatos: un video de una TED Talk que se puede encontrar en línea y el libro Querida Ijeawele Cómo educar en el feminismo.

La primera vez que la autora oyó el término feminista pensó que estaba siendo insultada, hoy seguramente muchos coincidirían. Antes de tratar de dejarse seducir por cualquier connotación negativa habrá que recordar que a este movimiento se le deben cosas que hoy parecieran tan naturales como el derecho al voto y los derechos reproductivos.

¿Cómo distinguir cuando algo no se está viendo o haciendo con perspectiva de género? Chimamanda sugiere una herramienta sencilla: ¿Puedes invertirlo y obtener los mismos resultados? Utiliza como ejemplo la infidelidad, ¿debería una mujer perdonar la infidelidad de su marido? Si al invertir la situación la mujer fuera perdonada, entonces la decisión de perdonar sigue siendo feminista.

Rechazar la idea de que la maternidad y el trabajo se excluyen, repartir el cuidado de los hijos de forma igualitaria, que el género no sea una razón para hacer o no hacer nada nunca –cocinar no es conocimiento preinstalado en la vagina- escribe Ngozi Adichie. No enseñar a las niñas la obligación de gustar, desmitificar la sexualida, quitar a los hombres el peso de ser los responsables exclusivos de la manutención del hogar y por qué no también tener el derecho a pedir matrimonio.

Este libro hace algo hace importantísimo más allá de lo ya muy poderosas ideas que plasma que es mantener viva la discusión sobre un tema que no sólo habla de un poco más de la mitad de la población mundial, también sus conquistas nos benefician a todos.